El cerebro que usas, y cómo él te usa a ti

 

21 febrero 2010 — Los neurocientíficos siguen descubriendo cosas maravillosas acerca del cerebro humano. En cierta manera somos responsables de usar nuestro cerebro, pero en otras maneras el cerebro nos hace cosas a nosotros. Si nadie ha descubierto dónde está la demarcación durante miles de años, es poco probable que lo logremos en nuestros tiempos, pero los siguientes descubrimientos pueden hacer un poco de luz en el misterio.

 

Imagen realizada del cerebro humano por tomografía por emisión de positrones, visualizando el consumo de energía. Cortesía de Jens Langne

 

  1. Canta para la salud mental. Hay algo en cantar que le hace bien al cerebro. BBC News y National Geographic informaban de una investigación en la Universidad Northwestern que desvelaba que la música ayuda a prevenir la dislexia en los niños y que puede incluso rehacer circuitos en un cerebro dañado. Esto parece indicar que si uno no decide recurrir a la terapia musical, no se obtienen estos beneficios.
  2. Acuérdate de olvidar: Nuevos estudios acerca de la memoria parecen sugerir que el olvido es un proceso activo. Los viejos recuerdos no se limitan a desvanecerse; son borrados activamente para dar lugar a nuevas memorias. Esta es la idea que aparece en un artículo en Live Science acerca de investigaciones en China y en los laboratorios de Cold Spring Harbor, Nueva York. Los investigadores creen que esto podría llevar a medicamentos que podrían ayudar a los pacientes a borrar malos recuerdos, como sucesos traumáticos. Pero mejor asegurarse de no aplicar una sobredosis. No es seguro si el cerebro mantendría su conocimiento después de un reinicio —¡pensemos en lo que sería tener que volver a la escuela!
  3. La siesta estimula: Y hablando de reinicializar, la siesta de mediodía podría refrescarte la memoria como un reinicio en caliente. PhysOrg, Live Science y Science Daily comunicaban resultados de estudios en la Universidad de California en Berkeley que demuestran que las siestas aclaran la mente y potencian la capacidad de aprendizaje del cerebro. Las mamás pueden apreciar el rato de tranquilidad cuando el bebé duerme su siesta, pero además están sucediendo cosas importantes en aquella cabecita durante este intervalo. Y quizá mamá debería también aprovechar y echarse a dormir un rato.

Los participantes que tomaron siestas de 90 minutos en un experimento controlado consiguieron puntuaciones notablemente superiores en tests de aprendizaje. Un investigador lo decía en términos familiares: «Es como si el buzón de entrada en tu hipocampo está lleno, y que, hasta que duermas y borres estos correos electrónicos, no vas a recibir más correo. El correo entrante rebotará hasta que duermas y lo traslades a otra carpeta». Así que esta es la razón de que nos olvidemos de lo que el profesor ha enseñado. Desafortunadamente, el maestro no recibe un mensaje de «Devuelto al remitente» de parte del estudiante. Y más valdrá que el estudiante no trate de convencer al profesor de que sestear en la clase es una manera de potenciar su capacidad de estudio.

La analogía cerebro-ordenador recibió recientemente otro respaldo. Investigadores del Instituto de Ciencias Ténicas en Graz están abandonando el método de computación de fichero simple y están construyendo procesadores tipo red. Science Daily dice que este esfuerzo se inspiró en el estudio de las conexiones del cerebro, donde cada neurona se conecta con muchas otras neuronas. «Los científicos quieren diseñar una nueva generación de neuroordenadores basándose en los principios de los mecanismos de computación y de aprendizaje que se encuentran en el cerebro, y conseguir al mismo tiempo nuevo conocimiento acerca de los mecanismos de aprendizaje del cerebro».

¿De dónde sacó la naturaleza todos estos sofisticados trucos informáticos?Science Daily busca en los gusanos para la respuesta. Fuese lo que fuese, comenzó muy al principio. Su titular decía: «El último antecesor que compartieron los humanos y los gusanos tenía un cerebro sofisticado, según se ve por los microARNs».

Este último artículo se gana el Primer Premio a la Estulticia Evolucionista por comenzar con «El último antecesor que compartimos con los gusanos, que rondaba los mares hará como 600 millones de años, puede ya haber poseído un sofisticado cerebro que liberaba hormonas a la sangre y que estaba conectado a diversos órganos sensoriales». Lo que se implica aquí es que nuestros cerebros evolucionaron a partir de cerebros de gusanos. Pero esto se basa en supuestos evolucionistas y en el tiempo profundo, y de todos modos no ayuda a Darwin: se limita a empujar el origen de estos sofisticados mecanismos más cerca del mejunje primordial. Más vale volver a la realidad. ¿Quién no va a sentirse fascinado por el cerebro? Somos conscientes de que escogemos pensar y actuar, pero hay también muchos procesos de fondo que funcionan automáticamente —la reorganización de memorias durante el sueño, la redistribución de las conexiones como respuesta a la música, la concentración de la atención en el aprendizaje y en el recuerdo de una nueva habilidad o de una nueva idea. Tenemos la sensación de que estamos operando una computadora muy sofisticada. Sabemos cómo usar la interfaz gráfica del usuario, pero no tenemos ni idea de cómo funciona el software o los circuitos. Los evolucionistas suelen ser materialistas y a negar que tenemos libre albedrío (p. ej., 17/02/2010, apartado 1), pero los creacionistas creen generalmente que tenemos responsabilidad por nuestras decisiones y acciones. Los debates proseguirán, pero es difícil defender el determinismo cuando uno reflexiona. ¿Lo ves?

 

Arthur C. Custance:

 


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesThe Brain You Use, and How It Uses You 21/02/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 2/24/2010 01:25:00 PM


Lectura adicional

Published in: on +00002010-02-24T02:59:32+00:0028000000bWed, 24 Feb 2010 02:59:32 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am02  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: http://logos77.wordpress.com/2010/02/24/el-cerebro-que-usas-y-como-el-te-usa-a-ti/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 255 seguidores