La electricidad da forma al corazón

 

 

31 julio 2010 — Ya sabíamos que el corazón es un dispositivo eléctrico. Las corrientes de iones eléctricos son vitales para su funcionamiento como órgano contráctil. Ahora, investigadores de la Universidad de California han descubierto otra cosa que la electricidad hace para el corazón: guía el corazón en su desarrollo hasta la forma correcta. Esta es una investigación clave que expone cómo unos factores epigenéticos —unos factores por encima y más allá del código genético— son esenciales para la formación de partes del cuerpo.

Vista frontal de un corazón humano. Las flechas blancas indican el flujo normal de la sangre. 1. Atrio derecho; 2. Atrio izquierdo; 3. Vena cava superior; 4. Arteria aorta; 5. Arterias pulmonares, izquierda y derecha; 6. Venas pulmonares; 7. Válvula mitral; 8. Válvula aórtica; 9. Ventrículo izquierdo; 10. Ventrículo derecho; 11. Vena cava inferior; 12. Válvula tricúspide; 13. Válvula pulmonar. La posición materialista de que los códigos, genético, epigenético, y otros, tienen que haber surgido por azar y selección natural no resiste a la realidad de su complejísima estructura y su crítica función. Ilustración: Wapcaplet

El equipo investigador, publicando en PNAS,1 explicaba el propósito de su investigación (Nota: por morfogénesis se hace referencia al origen de la forma, mientras que los cardiomiocitos son las células musculares especializadas que hacen latir el corazón):

<!–[if !vml]–><!–[endif]–>La morfogénesis cardíaca es un complejo proceso mediado por un conjunto coordinado de factores celulares y moleculares, además de medioambientales. Unos estudios recientes han demostrado que fuerzas epigenéticas como la contractilidad de los cardiomiocitos y el flujo hemodinámico intracardíaco regulan este proceso. Además, estudios in vitro sugieren que los cardiomiocitos pueden realinearse según la direccionalidad de la conducción eléctrica. Sin embargo, debido a que la conducción eléctrica cardíaca y las fuerzas contráctiles mecánicas están íntimamente vinculadas en el corazón intacto, es difícil evaluar la contribución individual de estas influencias en la organogénesis global del corazón. Aquí usamos varios mutantes cardíacos de peces cebra para desacoplar estas dos influencias, y descubrimos que la conducción eléctrica exclusiva de las influencias contráctiles puede participar directamente en el remodelado y en la morfogénesis del corazón de los vertebrado.

En otras palabras, la conducción eléctrica guía a las células individuales del corazón a su posición durante el desarrollo del corazón y para su reparación. Dicen los investigadores en la sección de Análisis de su artículo que se sabe que «La dirección del crecimiento y la orientación de diversos tipos de células en cultivos de tejidos puede quedar influida por campos eléctricos aplicados externamente». Añaden: «Además, existen corrientes eléctricas endógenas [en el interior del organismo] en una diversidad de tejidos, y se ha lanzado la hipótesis de que influyen en la migración y en la forma de las células». Este artículo anuncia la confirmación de esta hipótesis en el caso de la formación del corazón. «Nuestros resultados in vivo [mediante el uso de peces cebra] indican que las corrientes eléctricas fisiológicas pueden desde luego tener incidencia en la morfología celular y en la organogénesis cardíaca global». Los peces mutantes sin un funcionamiento apropiado de la conducción eléctrica desarrollaron enfermedad cardíaca.

Así, ¿cómo funciona esto? Explican: «Estos efectos eléctricos pudieran ser mediados por flujos de calcio intracelulares que pueden afectar a la polarización. Además, también pueden quedar redistribuidos una cantidad de receptores superficiales de la célula en la membrana celular debido a campos eléctricos». ¿Da este descubrimiento esperanza a pacientes del corazón? Los pacientes con trastornos de la conducción eléctrica mejoran cuando los latidos se vuelven a sincronizar. Los investigadores explican por qué esto funciona: «Así, la mejora cardíaca global debido a la resincronización de los ventrículos en pacientes con fallo cardíaco que manifiestan trastornos de la conducción eléctrica puede deberse a una realineación benéfica y a un remodelado mejorado del miocardio principalmente debido a una señalización eléctrica apropiada y sincronizada». Si conseguimos arreglar la electricidad, el corazón se amolda a su forma correcta. Ahora los dispositivos de desfibrilación y los estimuladores cardíacos eléctricos comienzan a adquirir un mayor significado.

Esto significa que la terapia mediante células madre (véase bajo la etiqueta células madre) podría necesitar un arranque eléctrico para funcionar de forma apropiada: «Dado que las anteriores terapias cardíacas de base celular han proporcionado sólo una modesta mejora en la función cardíaca», decían en conclusión, señalando una nueva dirección para la terapia: «puede que sea necesaria una comunicación y estimulación eléctrica de célula a célula para una integración y alineamiento óptimos de los cardiomiocitos embriónicos y mioblastos esqueletales injertados en el miocardio dañado para mejorar la ejecutoria global del miocardio». ¡Una mejor vida mediante la electricidad!


1. Chi, Bussen et al, «Cardiac conduction is required to preserve cardiac chamber morphology», Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado en línea el 10 de julio de 2010, doi: 10.1073/pnas.0909432107.

Este fascinante descubrimiento es sólo la punta de un iceberg que guiará a la biología hacia el futuro: la epigenética. Es mucho lo que hemos aprendido de la genética —el código del ADN que proporciona la información para en ensamblaje de proteínas y de los bloques constitutivos de la célula. Pero la genética no hace más que proporcionar los ladrillos, las tuberías y los cables al sitio de construcción y presentar un plan. ¿Qué dirige las piezas a sus posiciones correctas en el momento adecuado? ¿Qué hace que algunos genes se expresen en células cardíacas, y otros genes se expresen en neuronas? Si todos los genes tienen el mismo plan, ¿por qué se vuelven tan diferentes en diferentes partes del cuerpo? Está claro que hay mucho más en marcha que proporcionar a cada célula un plan general.

Aquí vemos un ejemplo de un factor epigenético, donde están implicadas las corrientes eléctricas. Imaginemos la precisión con que se tienen que posicionar estas corrientes para guiar las células a la forma de una aurícula o de un ventrículo, por no hablar de guiar todas las células nerviosas y los vasos sanguíneos a su sitio? ¿Qué es lo que activa las corrientes eléctricas y las orienta de forma apropiada? Y esto es sólo un atisbo de la pasmosa complejidad de lo que está sucediendo en el útero mientras se va formando el corazón de un bebé y comienza a latir en sólo 9 a 10 semanas desde el momento en que el bebé comenzó como una única célula fertilizada.

La complejidad del desarrollo fue presentada de forma breve en la segunda mitad del reciente documental Darwin’s Dilemma [el Dilema de Darwin], producido por Illustra Media. Científicos como Richard Sternberg y Jonathan Wells comentaban que la complejidad del desarrollo y de los factores epigenéticos es tan vasta, tan poco comprendida, tan inasequible a un origen por azar, que deja muy lejos a la genética clásica. ¿Acaso el equipo científico estudiando estos fenómenos de morfogénesis y desarrollo recurren al darwinismo como un factor relevante? ¡De ninguna manera! Ni tan solo mencionan ninguna evolución una sola vez en su trabajo. ¿Extraño, no, cuando los apóstoles del materialismo insisten en que nada en biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución?

La ciencia está sólo empezando a hacer las preguntas acerca de cómo unos factores más allá de la genética guían a las moléculas a formarse en células especializadas, luego a tejidos, luego a órganos, luego a organismos complejos (los gráficos computerizadas en Darwin’s Dilemma son excelentes para ilustrar este extremo). La morfogénesis no puede describirse mediante un código unidimensional. Hay jerarquías de códigos involucradas en el desarrollo de cada célula y organismo. Si el darwinismo no puede sobrevivir a la realidad de que un código genético no puede aparecer por azar (véase El origen del primer sistema vivo), ¿cómo podrá sobrevivir a toda una jerarquía de códigos sobre códigos? (véase código de histonas, código de splicing, código epigenético.) La realidad del diseño deliberado, de un designio trascendental, es innegable. Sólo la irracionalidad del ateísmo puede cegar al hombre a esta realidad.


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesElectricity Forms Your Heart 31/07/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 7/31/2010 09:17:00 PM

Published in: on +00002010-08-09T07:48:19+00:0031000000bMon, 09 Aug 2010 07:48:19 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am08  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: http://logos77.wordpress.com/2010/08/09/la-electricidad-da-forma-al-corazon/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Muy buena explicacion he encontrado en sus exelentes comentarios,yo tengo varios problemas en el corazon y hoy el cardiologo me informo que van a tratar mi problema con electricidad, haran un katete y por alli llegaran al corazon para hacerme el tratamiento, el dr me comento que despues de ese tratamiento ya no tendre tanto cansancio y falta de oxigeno. Que piensan ustedes de este asunto? gracias por sus comentarios

  2. Hola Jose,

    Gracias por su comentario. Aqui no hay médicos. Sentimos no poder ayudarle comentado su problema.

    Esto es un blog de apologética cristiana y de la ciencia de Dios, que pretende demostrar que la teoría de la evolución es solo eso, una teoría, no un hecho y contradice la verdadera ciencia. Tenemos artículos científicos que nos envian de vez en cuando, y ese sobre la electricidad y el corazón es uno de ellos.

    Le deseamos exito en esa operación, y lo que sí podemos hacer, que es más importante que todo, es orar por usted. Yo le prometo hacerlo. ¿Cuando se opera?

    Que el Señor le bendiga y le cuide


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 255 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: