El dolor puede provenir del afán y la ansiedad (Tercera parte)

Conozco personas creyentes que aunque conocen la Biblia y lo que Dios dice sobre el afán y la ansiedad, no ponen en práctica los mandamientos de Dios, y por lo tanto no tienen victoria ni sobre sus pecados, ni sobre las tentaciones que el maligno nos trae. Sufren mucho. Pero como vemos en los estudios sobre el dolor, hay una causa de esto y hay que resolverlo bíblicamente.

El apóstol Santiago nos avisa de las consecuencias de leer y conocer la palabra de Dios pero no ponerla en práctica.

Santiago 1:22-25

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque se considera a sí mismo, y luego se va,  y se olvida cómo era.

Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienvenido en lo que hace”.

Entonces, ¿de qué manera somos culpables de hacer lo que Santiago nos dice que no hagamos? ¿Estamos desobedeciendo a Dios?

Lo hacemos cuando no obedecemos la palabra de Dios. Por ejemplo, Filipenses 4:6 nos dice que por nada estemos afanosos, preocupados. Leemos esto y a lo mejor oramos. Pero al poco rato volvemos otra vez a pensar en un problema que nos agobia y en vez de poner en práctica lo que hemos leído y obedecer a Dios, volvemos a dejar que la ansiedad y temor tome control de nosotros.

Es ese caso estamos haciendo justo lo que Santiago nos dice que no hagamos.

Muchos cristianos tienen falta de paz en sus vidas porque no obedecen lo que Dios nos manda en su palabra. Todo lo que los escritores bíblicos nos han dejado ha sido inspirado por el Espíritu Santo de Dios y es para nuestro provecho, pero si no obedecemos lo que Dios dice somos como el hombre de Santiago, nos miramos en el espejo y vemos nuestra necesidad pero no hacemos nada al respecto. No nos lavamos la cara; no nos peinamos; no nos cepillamos los dientes.

Cada día debemos examinarnos y ver cómo debemos rectificar en nuestra manera de vivir. Debemos mirar atentamente en la ley de la libertad, la Biblia, y hacer esto cada día al empezar el día. Debemos pasar menos tiempo en las cosas del mundo y más tiempo en las cosas de Dios.

Romanos 12:2 dice lo siguiente:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

¿Necesitamos ir a gente que no pone en práctica los mandamientos de Dios para que nos ayuden? ¿Los sicólogos o siquiatras? En absoluto. Todo lo que necesitamos está en la palabra de Dios, y todo lo que necesitamos está en Cristo. Si tenemos el Espíritu Santo de Dios y su palabra, ¿qué más necesitamos? Cristo vive en nuestro corazón por medio de su Espíritu, por lo tanto ¿necesitamos a los hombres para resolver nuestros problemas?

Yo estoy aquí para testificar de la eficacia de la palabra de Dios en resolver cualquier problema emocional que al fin y al cabo, es un problema espiritual.

Yo estuve con depresión, ansiedad, temor, igual que millones de gente en el mundo, pero la palabra de Dios me sacó de todo esto. Pero para ello se necesita disciplina, oración, tesón, y fe. Necesitamos conocer las promesas de Dios en su palabra y creerlas por FE.  ¿Es nuestro Dios digno de ser creído? ¿Vamos a ir la gente del mundo a buscar ayuda?

Romanos 8:31

¿Qué pues diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Filipenses 4:13

“TODO lo puedo en Cristo que me fortalece”.

¿Vas a creerlo? Si no lo crees es que no tienes fe verdadera en Cristo nuestro Señor.

Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on +00002011-10-24T02:11:14+00:0031000000bMon, 24 Oct 2011 02:11:14 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am10  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: http://logos77.wordpress.com/2011/10/24/el-dolor-puede-provenir-del-afan-y-la-ansiedad-tercera-parte/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 256 seguidores