Calvinismo (Segunda Parte)

 

La doctrina Calvinista es exclusivista, no sólo en teoría sino en la práctica. Causa divisiones y disputas en el cuerpo de Cristo y enfatiza constantemente la elección, predestinación, la maldad del hombre, y ensalza a los hombres más que a Jesucristo, que es el Nombre sobre todo Nombre en los cielos y en la tierra.

 

Jesús y sus Apóstoles son nuestros ejemplos. Si queremos saber como es Dios, solo tenemos que mirar a Jesús. Él es el resplandor de la gloria del Padre, y la imagen misma de su sustancia (Hebreos 1:1-4). (Juan 14:7-11) “el que me ha visto a mí ha visto al Padre”  (Juan)10:30 “Yo y el Padre, uno somos.”

“Hay algunos….que……aseguran que Dios mismo es la causa y autor del pecado…….Si yo intentara refutarlos, sería como inventarse un argumento largo para demostrar que Dios no es el diablo.” (John Milton, De Doctrina Cristiana)

A pesar de que algunos Calvinistas y la Confesión de Fe de Westminster lo niegen, Juan Calvino y el sistema de teología que sostenía, dice… que…. Dios mismo es la causa y autor del pecado……..De acuerdo a Calvino, todo lo que pasa está sucediendo de acuerdo al plan perfecto de Dios. Todo está como debe estar. Y ¿qué decimos de las cosas malas que hacen los hombres?  ¿Podemos imputarle a Dios todo lo malo que pasa retrocediendo en el tiempo hasta llegar al pecado original?

Por lo que a Calvino respecta, incluso el primer pecado y sus terribles consecuencias fueron decretados por Dios. Por eso, Calvino, podía decir:

“Dios no solo pudo prever la caída del primer hombre, y en él la ruina de su posteridad; sino que para su propio placer lo dispuso así.”

Sobre como veía Calvino esta clase de control soberano y dirección divina (sobre todo las elecciones humanas), él razonaba:

“……algunos son predestinados a vida eterna, otros a condenación eterna; por lo tanto, al decir que cada uno ha sido creado para uno u otro fin, decimos que el hombre ha sido predestinado a vida o a muerte.”

 

La clave para entender a Calvino no está en las palabras “predestinado para” sino en las palabras “creados para.”

Son las características de la fe Reformada lo que me preocupa y este es el énfasis de este artículo. Puede sonar irónico, pero una de las razones de escribir este artículo es porque se que muchos creyentes que siguen esta doctrina son Cristianos sinceros y devotos. Aunque estoy en clara oposición con el Calvinismo, no considero a los Calvinistas enemigos. Los veo más bien como victimas del esta doctrina errada.

El hecho de que muchos Calvinistas sean sinceros en sus creencias y devotos del Señor, no se discute aquí ni su fe se pone en duda. El motivo de apelar a ellos, y de criticar duramente el Calvinismo, está motivado hasta cierto punto por el hecho de considerar a los Calvinistas verdaderos Cristianos.

Esta es una discusión “de casa”, entre hermanos, y no se debe interpretar de ninguna otra forma.

 

 

Ref.  “The Dark Side of Calvinism”  George Bryson

 Half Dome at Sunset

Published in: on +00002009-08-07T08:02:20+00:0031000000bFri, 07 Aug 2009 08:02:20 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am08  Comments (5)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2009/08/07/calvinismo-segunda-parte/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Al igual que el otro,muy bueno y muy interesante.
    Puse los enlaces en el articulo de mi blog para que los que lo deseen leer lo hagan.,
    saludos

  2. Interesante explicación de George Bryson, pero me pareció más ilustrativa su respuesta al comentario del Hermano Paulo.

    Yo nací en hogar católico romano y por ende mariano. Nací de nuevo en una Iglesia Presbiteriana, Crecí en la Palabra con Pentecostales, y Mi alimento espiritual preferido es con Bautistas, pero admiro mucho a varios predicadores Calvinistas. Por eso entiendo su comentario y me identifico mucho con el mismo.

    Tengo amigos de varias denominaciones y preferimos no entrar en polémica, para mantener la vista en lo único importante: Cristo.

    Por eso me gusta mucho Romanos 12:4-8 que dice: “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.”

    Todos tenemos mucho que aprender, pero también tenemos mucho que enseñar.

    Bendiciones.

  3. HumbleServant,

    Gracias por su visita y comentario. Le he estado leyendo y le respeto. Es un honor que haya venido por aqui.

    Yo también crecí Católica y pasé por varias iglesias entre ellas la Bautista, con la que fuí salva. Ellos son los mayores evangelistas que hay. La mayoría de los creyentes vienen de ellos. Incluso en la iglesia de Calvary Chapel, muchos allí han sido Bautistas antes. Esta iglesia no hace tanto enfasis en evangelismo personal, sino más bién da la invitación de recibir al Señor, a la gente que acude a la iglesia.

    Creo que eso es sabío porque muchos creyentes no están preparados para hacerlo y a veces pueden hacer más mal que bién. Yo me he encontrado con varios casos así.

    Tengo que reconocer que algunos Bautistas no conocen al Señor. Son meramente religiosos. Dicen una oración sin arrepentimiento verdadero y por lo tanto no nacen de nuevo. No les han presentado el verdadero Evangelio, o toman esa decisión por el motivo erroneo, y muchos cada año hacen profesión de fe sin entender lo que hacen. No han nacido de nuevo (Juan3), y están tan perdidos como los que están fuera.

    Que el Señor le siga bendiciendo.

  4. HumbleServant:
    buena y sabia actitud la suya.
    bendiciones

  5. Dentro de las iglesias reformadas hay dos corrientes teológicas referente a los Decretos de Dios, el supralapsiarianismo y el infralapsiarianismo.

    En el supralapsiarianismo se defiende la creencia de que antes de que el hombre fuese creado y pecara ya Dios había predestinado a unos para salvación y a otros para condenación y Él es quien decreta la caida. Lo que conocemos como la doble predestinación.

    En el infralapsiarianismo se cree que Dios, siendo Dios y teniendo el control de todas las cosas, primero crea al hombre y decreta “permitir” la caida bajo el libre arbitrio de Adán. Después de la caída el ser humano pierde el libre arbitrio para escoger a Dios y se convierte en esclavo del pecado haciéndose hostil contra Dios, por lo cual elige a los que quiere salvar reorientándolos hacia Sí mismo y deja a los demás en la elección de vivir en su pecado. Aquí no hay doble predestinación.

    Si no entendiéramos que Dios inevitablemente gobierna todas las cosas podríamos caer en el error del Deísmo.

    Actualmente, la mayoría de los reformados, y la inmensa mayoría de los que componían los sínodos donde se elaboraron las confesiones reformadas, somos infralapsarianos y rechazamos la doble predestinación y la idea de que Dios decretara la caida, otra cosa es que la permitiera.

    Que Dios os bendiga!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s