Rebelión en el bando Darwinista

 

Humpback Whale

David Coppedge

7 marzo 2008 — Aparte de algunas pequeñas escaramuzas, la síntesis neodarwinista (la acción de la selección natural sobre mutaciones genéticas aleatorias) ha mantenido su predominio en la teoría evolutiva desde la década de 1930. Ahora, el descontento con el predominio de la selección natural está conduciendo a una intensa confrontación entre evolucionistas, que se debatirá en una conferencia este verano. Susan Mazur la llama «el Woodstock de la Evolución», en la agencia de noticias independiente The Scoop.

No será la Granja de Yasgur, pero lo que suceda en el Instituto Konrad Lorenz en Altenberg, Austria este mes de July promete ser mucho más transformador para el mundo que Woodstock. Se trata de una reunión de 16 biólogos y filósofos de categoría de estrellas del Rock —llamémoslos «los 16 de Altenberg»— que reconocen que la teoría de la evolución que aceptan la mayoría de los biólogos profesionales y que se enseña en las instituciones académicas en la actualidad, es inadecuada para explicar nuestra existencia. Es anterior al descubrimiento del ADN, carece de una teoría para la forma corporal y no acomoda «otros» nuevos fenómenos. De modo que la teoría que nos legó Charles Darwin, que fue desempolvada y reempaquetada hace 70 años [la Síntesis Neodarwinista], parece a punto de renacer como la «Síntesis Evolutiva Extendida».

Mazur entrevistó personalmente a muchos de los contendientes e incluyó sus fotografías en su artículo. Algunos de ellos están decididos a aferrarse a la vieja teoría, convencidos de que se trata de mucho ruido y pocas nueces. Otros, en grados diversos, han arriesgado sus carreras para plantar cara a la ortodoxia. Pocos están dispuestos a exponer sus desafíos abiertamente, y algunos temen ser excomulgados. Por ejemplo, Stanley Stanley Salthe dijo que no consigue publicar sus puntos de vista en los medios de comunicación estándar:

Sí, claro, la selección natural ha quedado demostrada. … pero lo interesante es que raramente, por no decir que nunca, se ha demostrado que tenga nada que ver con la evolución en el sentido de cambios a largo plazo en las poblaciones. … Recapitulando, podemos ver que el sentido de la teoría darwinista de la evolución es sencillamente un capricho inexplicable de arriba abajo. Lo que evoluciona es sencillamente lo que resultó que sucedió.

Jerry Fodor, otro crítico de la selección natural (véase 21/01/2008), expone: «los biólogos ven más y más que la trama central de Darwin estaba equivocada de una forma irreparable». Su artículo «Por qué los cerdos no tienen alas», en el London Review of Books, en el que exponía sus críticas de la selección natural, tuvo unas secuelas tan tumultuosas que dijo bromeando a Mazur que se ha refugiado en el Programa de Protección de Testigos. Parecía reticente acerca de hablar con Mazur después de haber sido tan acosado. «No puedes poner esto en la prensa porque es un ataque sobre la teoría de la selección natural», le dijo a Mazur, aunque está convencido de que «el 99,99% de la población no tiene ni idea de lo que es la teoría de la selección natural». Con esto él no está abandonando la gran trama de la evolución —sencillamente está convencido de que sea cual sea el nuevo mecanismo que surja explicando la evolución, no será un mecanismo seleccionista.

Declaraciones como esta sacan de sus casillas a seleccionistas darwinistas tradicionalistas como Richard Lewontin y Kevin Padian. Padian colgó destempladamente la llamada de Mazur con las palabras rezongando que «Sobre algunas cosas no existe debate». Otros, como Stuart Kauffman, ven una necesidad de expandir y extender las ideas de Darwin. Por ejemplo, Kauffman reconoce que el darwinismo comienza con la vida ya existente, y que no explica el origen de la vida.

¿Qué podría tomar el puesto de la selección natural? Stuart Pivar está jugueteando con la idea de que la forma corporal es un desarrollo de la estructura de la membrana del óvulo. Sus críticos niegan que esta sea una hipótesis completa o fructífera; carece de evidencia empírica, dicen en son de queja. Pivar es otro disidente que tiene problemas para difundir sus ideas.

El radicalismo en el campamento de los evolucionistas no es cosa nueva. Mazur citaba a Richard Milner que describía al difunto Stephen Jay Gould, que, junto con Niles Eldredge, había criticado el seleccionismo (o adaptacionismo) en la década de 1990. Milner hablaba de Gould como «un popular expositor de la evolución darwinista a una nueva generación, a la vez que privadamente, su mente creativa y rebelde trataba de ir más alla de la misma». La hipótesis de Gould y Eldredge del «equilibrio puntuado» nunca adquirió fuerza —la idea de que la mayor parte de la historia evolutiva involucraba estasis, con unos rápidos saltos evolutivos entremedio. Milner proseguía: «Gould se enfrentó con los que usaban descuidadamente la selección natural como un mantra, como en los “cuentos de cuentistas” carentes de pruebas, confeccionados desde la nada por adaptacionistas mentalmente perezosos». Por su parte, los críticos de Gould contemplaban el equilibrio puntuado como deficiente por lo que hace a mecanismos que pudieran general innovaciones funcionales.

Los tradicionalistas como Richard Lewontin creen que no se necesita ninguna síntesis extendida, y que los disidentes están simplemente tratando de conseguir prestigio para sí mismos. Para él, todo lo necesario para demostrar la selección natural es preguntarte a ti mismo: «¿Sobrevives?» Tanto si los disidentes consiguen resultados en Altenberg, parece claro que hay una guerra civil en el Campamento Darwinista. Prácticamente en lo único que están de acuerdo es que el diseño inteligente y el creacionismo son malos, malos, malos. Las ideas del diseño inteligente están fuera de la mesa. Contemplando esta batalla desde fuera, el blog pro-Diseño Inteligente del Instituto Discovery, Evolution News and Views, tuvo materia para una cierta diversión. Este artículo refuta las pretensiones del Centro Nacional en pro de la Educación Científica de que «no existe controversia» acerca de la evolución, escribía Robert Crowther. También demuestra el riesgo en que incurre cualquier crítico del darwinismo de ser Expulsado.

Los artículos de la conferencia de julio [2008] ya han sido presentados, y se publicarán, cosa irónica, el Día de Darwin en 2009. Si el Neodarwinismo se encuentra con problemas de esta magnitud, ¿está por surgir un nuevo consenso? Parece que todo lo que Mazur pudo encontrar fue una lista de problemas, de ropa sucia por lavar, y una aireación preliminar de sugerencias etéreas. Con independencia de lo que suceda en la conferencia, Crowther observaba: «Hay un giro de paradigma en el ambiente».

A esto se le llama dar a los contrarios suficiente cuerda para que se cuelguen ellos mismos. Nos hemos ahorrado decir nosotros todo lo siguiente: lo dicen ellos:

<!–[if !supportLists]–>

  • La trama central de Darwin [está] equivocada de una forma irreparable. (Mazur resumiendo a Fodor)
  • El 99,99% de la población no tiene ni idea de lo que es la teoría de la selección natural. (Fodor)
  • El sentido de la teoría darwinista de la evolución es sencillamente un capricho inexplicable de arriba abajo. (Salthe)
  • [Hay] reticencia por parte de científicos a los que se desalienta a considerar ideas que se originen desde fuera de su grupo colegial además de la dependencia de financiación gubernamental —que está vinculada con el soporte de la selección natural. (Pivar)
  • La autoorganización se entremezcla con la selección natural de unas maneras apenas comprendidas para producir la maravilla de nuestra repleta biosfera. (Kauffman)
  • La astrobiología no existe. ¿Cuáles son las leyes? (Fodor)
  • La selección natural [se emplea] descuidadamente como un mantra, como en los «cuentos de cuentistas» carentes de pruebas, confeccionados desde la nada por adaptacionistas mentalmente perezosos. (Gould)

Todo lo necesario ha sido sostenerles el micrófono después de anunciar ante el público: «¡Vengan, oigan!» ¡Acudan a escuchar los secretos del universo! ¡Oigan a los expertos mundiales hablar sobre nuestro origen! ¡Descubran por qué esta teoría se tiene que enseñar en las escuelas públicas de manera exclusiva! ¡Sepan por qué el Día de Darwin debería implantarse como una fiesta internacional!

Y ahora, ¿podemos nosotros decir: «Hay que enseñar la controversia»?

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesRevolt in the Darwin Camp 7/03/2008
Redacción: David Coppedge © 2008 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2008 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 9/03/2008 08:22:00 PM

Published in: on +00002009-09-18T08:38:50+00:0030000000bFri, 18 Sep 2009 08:38:50 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am09  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2009/09/18/rebelion-en-el-bando-darwinista/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s