John MacArthur sobre como tratar con maestros falsos. “El Jesús que no podemos ignorar”.

Guerra Espiritual

Es vital que entendamos por qué las Escrituras frecuentemente emplean lenguaje de guerra en relación al conflicto espiritual cósmico de los tiempos—especialmente en referencia a la batalla por la verdad. Esta es una idea que se perpetúa en la Escrituras. No es una noción descabellada que practicaron los cristianos perseguidos del primer siglo y que queda fuera de lugar en el siglo XXI. No es algo que hay que dejar a los prejuicios de gente simple que no encaja en estos tiempos más sofisticados. Los que vean esto como algo incivilizado, de mala educación y de poco provecho se están poniendo en un gran peligro.

Nos guste o no nos guste, como cristianos estamos en un conflicto de vida o muerte en contra de las fuerzas del mal y sus mentiras. Es una guerra espiritual. No es una guerra física con armas mortales. No es una campaña para hacerse rico, una guerra para ganar territorios o dominio político. Ciertamente no es un jihad iracundo para imponer el Cristianismo en el mundo. Y definitivamente no es una campaña por parte de la Iglesia para tomar el control del gobierno. Pero es, de todos modos, una guerra seria con consecuencias eternas.

Porque este conflicto es espiritual primero y sobre todo un conflicto teológico—una guerra en la que la verdad divina se enfrenta con el error satánico.

(2 Corintios 10:3-5).

Tenemos que saber que la meta en esta guerra es destruir fortalezas de doctrinas falsas, no a las personas. Si somos fieles  el resultado será la liberación de la gente de las fortalezas de mentiras, falsas doctrinas e ideologías que los mantienen en esclavitud a tantas cosas.

La batalla se gana con toda la armadura de Dios, (Efesios 6:10-18). Las mentiras se combaten con la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.

Pablo contendía por la verdad y contra el error con todas sus fuerzas, pero no para destruir a las personas sino su falsas enseñanzas. El no era siempre tierno y amable con los portadores de falsa doctrina como lo era con los creyentes que se sentían perplejos por la confusión de diversas voces. A estos los trataba como un padre amoroso. Pero con los maestros falsos a menudo mostraba una ira justificada. Escribió sobre ellos con desprecio absoluto; hasta los maldijo (Gálatas 1:7-8)

En su primer viaje misionero se encontró con Elymas el mago Hechos 13:1-11. Dios confirmó la confrontación de Pablo. Esta confrontación agresiva era necesaria porque estaba en juego el alma de Sergio Paulo en esos momentos.

Pablo no parecía sufrir la escrupulosa angustia que causa a mucha gente blanquear cada error tanto como el lenguaje lo permita.  Tampoco les daba el beneficio de la duda. No lo vemos ni una vez invitando a los maestros falsos a dialogar. Ni siquiera aprobó esa estrategia cuando alguien como Pedro sucumbió al temor de lo que otros pensaran y mostró inmerecido respeto a los maestros falsos (Gálatas 2:11-14).

Pablo confrontó a Pedro por este motivo. Él trazó la línea de división de amistad y hospitalidad con ellos, más o menos como lo hizo el Apóstol Juan, (2Juan 9-11).

Pero algunos dirán que todo esto va dirigido a maestros falsos teológicos. Es cierto que va dirigido a ellos. Pero también va dirigido a los sofisticados maestros falsos de la filosofía Darvinista. Estos, en mi opinión y en la de muchos otros, son posiblemente los más peligrosos de todos.

Como bien ha dicho una lectora hoy, Beatriz, la biología y la TE no tienen nada que ver. La Biología es ciencia, la TE es seudociencia. No se puede demostrar porque está basada en suposiciones de miles de millones de años que nadie ha podido ver y comprobar. Esta es la mayor prueba de su falta de evidencia.

Es una filosofía religiosa que tiene como propósito eliminar a Dios, y se disfraza de ciencia para conseguir legitimidad.

“Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”  (2 Corintios 11:14-15).

Published in: on +00002009-11-19T13:05:56+00:0030000000bThu, 19 Nov 2009 13:05:56 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm11  Comments (1)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2009/11/19/john-macarthur-sobre-como-tratar-con-maestros-falsos-%e2%80%9cel-jesus-que-no-podemos-ignorar%e2%80%9d/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Excelente lo que dice MacArthur Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s