Un Nuevo Poder—El Espíritu Santo

Dios no solamente condenó la carne en la cruz, sino que hizo otra cosa. Nos dio un nuevo poder. Ese nuevo poder es el Espíritu Santo. La Biblia dice:

“Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo a vuestros corazones…” Gálatas 4:6

¿QUIEN ES EL ESPIRITU SANTO?

¡El Espíritu Santo es Dios! El no es solo una mera influencia para el bien. ¡El es una Persona! Nunca debemos referirnos al Espíritu Santo como “algo”. ¡El Espíritu Santo es una Persona y El es Dios! Necesitamos tener presente en todo tiempo esta gran verdad: “El Espíritu de Dios dentro de mi es una Persona. Dios vive en mi corazón”.

EL ESPIRITU SANTO ES EL DON DE DIOS a cada uno de sus hijos. Todo creyente en el Señor Jesucristo tiene el Espíritu Santo morando en él. Y, una vez que el Espiritu Santo ha venido a morar en nuestro corazón, nunca nos dejará. El Señor Jesús dijo:

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros PARA SIEMPRE”. Juan 14:16.

¿QUE HACE EL ESPIRITU SANTO?

La obra del Espíritu Santo dentro de nosotros es de dos aspectos:

El lucha contra la carne.

  1. El produce la vida de Cristo en nosotros.

Consideremos esta obra del Espíritu Santo.

EL ESPIRITU SANTO LUCHA EN CONTRA DE LA CARNE

El poder de la carne dentro de nosotros es muy fuerte. Es demasiado fuerte para nosotros y domina nuestra voluntad. Hacemos cosas que en realidad no deseamos hacer. Aun el Apóstol Pablo no pudo vencer la carne en sus propias fuerzas.

El dijo:

“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.” Romanos 7:19.

EL ES EL ESPIRITU SANTO

Esto quiere decir que El odia el pecado. Está contra todo pecado en nuestra vida. La carne quiere que pequemos, pero el Espíritu Santo esta contra el pecado. La Biblia dice:

“Porque la carne lucha contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne”. Gálatas 5:17.

¿CUAL ES MAS PODEROSO, la carne o el Espíritu? El Espíritu, por supuesto. Pero el Espíritu Santo no anula nuestra propia voluntad. Tenemos que elegir ser librado de las obras de la carne.

Supongamos, por ejemplo, que tenemos muy mal genio. Esta es una obra de la carne. Tenemos que hacer una elección. ¿Vamos a permitir que nos siga gobernando, o escogemos ser librados de él?

DIOS DICE que la carne no debe gobernarnos; en cambio, hay que darle muerte. ¿Estamos de acuerdo con Dios en esto? ¿Elegimos se librados de esa obra de la carne? Entonces, contando con nuestra muerte con Cristo, pidamos al Espíritu Santo que El dé muerte a los malos deseos y hechos de la carne y confiemos en que El lo hará.

La Biblia dice:

“Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Romanos 8:13b.

EL ESPIRITU SANTO PRODUCE LA VIDA DE CRISTO EN NOSOTROS

El Espíritu Santo no solo lucha contra la carne, sino que hace algo más. Produce la vida de Cristo en nosotros. El Señor Jesús dijo:

“El me glorificará: porque tomará de lo mío, y os la hará saber”.

Cristo es santo … manso … amoroso … puro … bondadoso … paciente … desinteresado … fiel. El Espíritu Santo toma estas cualidades de Cristo y las hace reales en nuestra vida. Hace que la vida de Cristo sea nuestra vida.

“EL FRUTO DEL ESPIRITU” es sencillamente la vida de Cristo en nosotros. La Biblia nos dice cómo se manifiesta esa vida:

“… el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza …”. Gálatas 5:22-23.

DOS CAMINOS

COMO CRISTIANOS hay dos poderes dentro de nosotros, por lo tanto siempre habrá dos caminos ante nosotros. Podemos andar en la carne, o andar en el Espíritu.

ANDAR EN LA CARNE quiere decir estar bajo el dominio de la carne; andar en el Espíritu quiere decir estar bajo el dominio del Espíritu Santo.

Ya hemos visto lo que pasa cuando la carne gobierna al hombre. Estos pecados terribles de la carne son posible en la vida de cada persona inconversa. También son posibles en la vida de una cristiano. No hay ni un pecado de la carne que no seamos capaces de cometer.  La Biblia nos advierte:

“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”.

1 Corintios 10:12.

¿COMO PODEMOS ANDAR EN EL ESPIRITU?

Para andar en el Espíritu, son necesarias tres cosas:

  1. Tenemos que fijar nuestra mente en las cosas del Espíritu.
  2. Tenemos que ceder al Espíritu.
  3. Tenemos que confiar en el Espíritu.

PARA ANDAR EN EL ESPIRITU,  tenemos que fijar nuestra mente en las cosas del Espíritu.  Debemos principiar cada día teniendo un período de tiempo devocional a solas con Dios, leyendo su Palabra y hablando con El en oración.

DIARIAMENTE, cada vez que podamos, debemos volver nuestra mente a Cristo y a su Palabra. Mientras que llenamos nuestra mente con las cosas del Espíritu, estamos conscientes de su dominio en nuestra vida. Por el contrario, si llenamos nuestra mente con las cosas de la carne, nos llevará al pecado y a la pérdida de nuestra comunión con Dios. La Biblia dice que “el ocuparse o fijar su mente de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”. Romanos 8:6.

¿EN QUE PONEMOS LA MENTE?

¿Cuáles son las cosas que nos ocupan? ¿Cuáles son las cosas en que gastamos nuestro tiempo y nuestro dinero? Procuremos conocer su origen. ¿Son del Espíritu o son de la carne?

PARA ANDAR EN EL ESPIRITU, tenemos que confiar en el Espíritu. No podemos vencer la carne con nuestras propias fuerzas. Es el Espíritu Santo quien vence a la carne y El hace esto a medida que confiamos en El. A medida que dependemos de El, El produce la vida de Cristo en nosotros, y la vida de Cristo vence a la carne.

“ANDAD EN EL ESPIRITU, y no satisfagais los deseos de la carne”. Gálatas 5:16.

ORACION: Bendito Espíritu Santo, te doy gracias por morar en mí. Que yo siempre esté consciente de tu Presencia. Ayúdame a confiar en ti y a obedecerte en todo tiempo, para que no cumpla los deseos de la carne”.

Published in: on +00002009-11-26T14:48:23+00:0030000000bThu, 26 Nov 2009 14:48:23 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm11  Comments (1)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2009/11/26/un-nuevo-poder%e2%80%94el-espiritu-santo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. AMADO HERMANOS

    REVISEN ESTOS PASAJES

    1 CORINTIOS 12

    3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; Y NADIE PUEDE LLAMAR A JESUS SEÑOR SINO ES POR EL ESPIRITU SANTO.

    EL INVOCAR ES LLAMAR AL SEÑOR JESUS

    ROMANOS 10

    12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es RICO para con todos los que le invocan

    LA PERSONA QUE TIENE LAS RIQUEZAS TIENE ESTA EXPRESION

    GALATAS 2

    22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

    23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

    GRACIA Y PAZ


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s