AIP (114): Un Premio Nóbel de Química celebra la complejidad de la célula

 

10 octubre 2009 — Un descubrimiento que rivaliza en importancia con la elucidación del código genético es el de la estructura del ribosoma —la «máquina molecular» que traduce el ADN en proteínas. La hazaña de desentrañar este sistema de múltiples componentes ha llevado a la concesión del Premio Nóbel de Química a tres científicos (ver BBC News). Los galardonados son Venkatraman Ramakrishnan, Thomas Steitz y Ada Yonath.

 


Science Daily incluía un modelo fotográfico del ribosoma, y describía su acción:

En el interior de cada célula en todos los organismos hay moléculas de ADN. Contienen los patrones acerca de la apariencia y operación de un ser humano, de una planta o de una bacteria. Pero la molécula de ADN es pasiva. Si no hubiera nada más, no habría vida.

Los patrones se transforman en materia viva a través de la operación de los ribosomas. Basándose en la información en el ADN, los ribosomas fabrican proteínas: hemoglobina transportadora de oxígeno, anticuerpos del sistema inmune, hormonas como la insulina, el colágeno de la piel, o enzimas que descomponen el azúcar. Hay decenas de miles de proteínas en el organismo y todas tienen diferentes formas y funciones. Ellas construyen y controlan la vida a nivel químico. La comprensión de las operaciones más interiores del ribosoma es importante para una comprensión científica de la vida.

Algunos datos incidentales recogidos de los reportajes: el ribosoma está compuesto por «cientos de miles de átomos». New Scientist decía que el ribosoma incluye un «verificador de producto» que «explica por qué la naturaleza produce tan pocas proteínas defectuosas». Ramakrishnan decía: «Sabíamos que esta era una gran máquina molecular que traducía el código genético para elaborar proteínas, pero no sabíamos cómo funcionaba». Se necesitaron muchos años de cristalografía de rayos X y otros sofisticados métodos técnicos para determinar su estructura. «Todavía no sabemos exactamente cómo funciona, pero hemos hecho un gran progreso como resultado directo de saber cómo es», añadía.

PhysOrg se hacía eco de un reportaje de AP, introducía a Darwin en la escena —aunque brevemente. «Su trabajo se edifica sobre la teoría de la evolución de Charles Darwin y, más directamente, sobre el trabajo realizado por James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins, que se hicieron acreedores del Premio Nóbel de Medicina de 1962 por determinar la estructura de la doble hélice del ADN, decía la cita.» Este artículo no desarrollaba la conexión con Darwin. Parece tratarse de un eslabón perdido.

PhysOrg informaba también acerca de un importante eslabón en la cadena que va desde el código hasta la proteína, y que está saliendo ahora a la luz: cómo comienza el proceso de transcripción. Se trata de otro complejo proceso que sigue siendo objeto de estudio. Científicos en Munich han descubierto otro paso en el proceso de inicio. Patrick Cramer tenía esto que decir: «Los resultados nos llevaron a proponer un modelo de todo el complicado proceso de iniciación de la transcripción, una operación de importancia vital en todos los organismos, debido a que determina qué genes se expresan, y cuándo». El proceso desde gen hasta proteína «se debe llevar a cabo con gran precisión» e involucra «el uso de complicados conjuntos funcionales constituidos por muchas diferentes proteínas, a menudo designados como máquinas moleculares.»

Y hablando de la expresión génica, un artículo del mes pasado en Science Daily revelaba un nivel de complejidad aun más elevado: «los reguladores de las proteínas son regulados a su vez». Helge Grosshans (Friedrich Miescher Institute) explicaba lo que había descubierto: «Lo que antes se concebía como una ruta directa y sencilla está transformándose gradualmente en una densa red de mecanismos de regulación: los genes no se traducen de forma simple a proteínas por medio del ARNm. Los microARNs controlan la traducción de los ARNm a proteínas, y a su vez las proteínas regulan los microARNs a varios miveles»,

Introducir el nombre de Darwin en estos reportajes era como echar arena en los engranajes. Sacadlo lo más rápido que podáis. Darwin no tiene nada que ver con todo esto; para él, una célula era un grumo casi informe de protoplasma. No hay modo alguno en que él pudiera haberse imaginado nada de esta complicada maquinaria. Si hubiera sabido todo esto, pudiera haberse convertido en creacionista.

En tanto que estos científicos son ciertamente merecedores de reconocimiento, quien es digno de alabanza es el Creador de estos asombrosos sistemas de máquinas dirigidas por sistemas de información. Estos científicos son sólo los últimos en una larga sucesión de ellos que han ido gradualmente levantando el velo que cubre la gran factoría, sólo para quedarse maravillados ante lo que han encontrado. Para una lectura estimulante, recomendamos al lector que conozca inglés que se haga con una copia de la obra de Stephen Meyer, Signature in the Cell (véase entrada en inglés 06/27/2009 Resource of the Week). No sólo aprenderá la fascinante historia de cómo se consiguió descubrir estos sistemas y cómo funcionan, sino que quedará convencido de que la moderna bioquímica deja el darwinismo hundido en la papelera de los mitos desacreditados. Ningún intento de resucitar el cadáver del darwinismo puede tener éxito si se considera cabalmente lo que hemos estado aprendiendo. Que los muertos entierren a sus muertos. Sigamos al Señor de la Vida.

PARA LECTURA ADICIONAL 


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesChemistry Nobel Celebrates Cell Complexity 10/10/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 4/14/2010 11:53:00 PM


Published in: on +00002010-04-15T17:29:27+00:0030000000bThu, 15 Apr 2010 17:29:27 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm04  Comments (2)  
Tags:

2 comentarios

  1. Se necesitaron muchos años de cristalografía de rayos X y otros sofisticados métodos técnicos para determinar su estructura.
    «Todavía no sabemos exactamente cómo funciona, pero hemos hecho un gran progreso como resultado directo de saber cómo es»

    Saludos nuevamente.

    Esto me imagino que quiere decir que en unos años tendrán la información necesaria para entender el funcionamiento a nivel estructural y molecular de los ribosomas.
    Lo que no encuentro es donde mencionan ellos que haya un diseñador por que el funcionamiento de los ribosomas es complejo.
    Una unica duda, ¿Los ribosomas de las células en el resto de los animales incluidos los monos, ¿es igual de complicado?
    Si es asi nos daría mucho para pensar.
    Reiterandole mis saludos, que tenga un excelente dia :)

  2. Hola nuevamente,

    Gracias por tu comentario.

    Seguro en pocos años tendremos mucha mas información sobre este tema y mas evidencia que la TE no tiene en qué sostenerse.

    Cada uno que decida si cree en un diseñador o no. Los que tenemos la Luz de la vida sabemos que hay un Dios que es el Diseñador y está en control de todo lo que sucede en el universo.

    Romanos 8:28

    “Y sabemos que a los que aman a Dios, TODAS LAS COSAS LES AYUDAN A BIEN, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

    Saludos


Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 342 seguidores