Roma: Un Evangélio Corrompido

 

 

Gálatas 1 (Reina-Valera 1960)

Gálatas 1

No hay otro evangelio

6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.

7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

8 Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema (condenado).

9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema (condenado).

    10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

El ministerio de Pablo

11 Más os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre;

12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

13 Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba;(A)

14 y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres.(B)

15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia,

16 revelar a su Hijo en mí,(C) para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,

17 ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco.

18 Después, pasados tres años, subí a Jerusalén(D) para ver a Pedro, y permanecí con él quince días;

19 pero no ví a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.

Galatas 2
Pablo reprende a Pedro en Antioquía

11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar.

12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión.

13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.

14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

15 Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles,

16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley,(C) sino por la fe de Jesucristo,(D) nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera.

18 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago.

19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

 

Aquí vemos como Roma ha corrompido el evangelio de Cristo y como el Apóstol Pablo relata su vida antes de su conversión y después de ella. El Evangelio de Roma es otro Evangelio, no es el que Jesucristo predicaba y el que le encargó a Pablo.

Pablo dice que antes de creer en Jesucristo guardaba las tradiciones de sus padres. Igual que hace Roma. Antepone las tradiciones al Evangelio. Esa es una señal de no estar convertido, de no haber nacido de nuevo. De ser como todos las demás, una religión más. Vemos que Pablo nos advierte no dejarnos engañar por los que predican un evangelio diferente del anunciado por el Apóstol Pablo, el cual fue escogido por Dios para ser el Apóstol de los gentiles. El evangelio al que se refiere es el que dice que nos salvamos por guardar la ley, haciendo buenas obras, no exclusivamente por la fe en Jesucristo. Todas las religiones falsas enseñan salvación por nuestros propios meritos, nuestras buenas obras, menospreciando la gracia de Dios por la fe en Cristo.

Pablo no consideraba a Pedro superior ni más importante que él, sino que  cuando Pedro fue a Antioquia donde estaba Pablo, éste se enfrentó a Pedro delante de todos y le resistió cara a cara, diciendo que era de condenar.

Pedro estaba actuando hipócritamente y Pablo no se lo iba a consentir. Vemos que había igualdad y confianza para delatar su conducta y que Pedro no era Papa, (esa palabra ni se encuentra en la Biblia), sino uno de los doce.

En un momento dado Jesús llamó a Pedro, Satanás, porque estaba siendo una tentación para él. Pedro era imprudente y se metía en muchos problemas.

Además Pedro era considerado apóstol a los judíos, y Pablo apóstol a los gentiles, (Gálatas 2:7-9). Eran dos grupos diferentes aunque pertenecieran a la misma iglesia universal.

Pedro estaba casado, Pablo era soltero. El celibato era voluntario, pero no obligado o impuesto. Roma impone el celibato a los sacerdotes.

El sacerdocio actual es contrario a las enseñanzas de la Biblia. La epístola a los Hebreos dice que ya no necesitamos sacerdotes, porque Cristo es nuestro sacerdote permanente y personal y vive para siempre para interceder por nosotros, por lo que no necesitamos ningún otro (Hebreos 7:22-24).

 

Pablo termina este capitulo explicando que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe en Cristo, y que no desecha la gracia de Dios porque si por la ley fuese la justicia, ENTONCES POR DEMAS MURIÓ CRISTO.

Toda iglesia que enseñe la salvación por la obras, como la que enseña Roma, enseña un Evangelio diferente al predicado por los Apóstoles de Cristo y al que enseña la Biblia.

Logos77

************************************************************

Published in: on +00002010-04-24T14:52:34+00:0030000000bSat, 24 Apr 2010 14:52:34 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm04  Comments (2)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2010/04/24/roma-un-evangelio-corrompido/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Hi Logos77, 🙂

    Fíjate que mi madre me hizo una afirmación, y es que se nota que estamos viviendo los tiempos finales porque tal como dice la Biblia, empezó la persecución de los cristianos, con este asunto que van a la caza del papa, ya sabes, todos los católicos están apesadumbrados con la situación que vive su iglesia y el pobre caballero. Las personas se sosiegan concluyendo que en todas partes hay abusos, y que en la irc se nota más porque es más grande.
    Me dio mucha lata porque no supe qué responder, porque realmente no hay otra persecución tan masiva como ésta, y con justa razón por lo demás.
    De tanto en tanto sabemos los que estamos involucrados acerca de alguna matanza de cristianos por ahí, pero no hay nada tan masivo que se pueda conocer de forma mundial como para que preste real atención y consternación, como para decir, “se está cumpliendo tal profecía”
    Cómo podemos salir de estas afirmaciones los que creemos en la verdadera doctrina pero por desconocimiento bíblico (los aún bebitos en tantas cosas) tenemos que quedarnos callados.
    Algunas veces me bajoneo de ánimo porque si no sé responder, cómo voy a lograr que crean en la Verdad Bíblica?

    Abrazos y bendiciones

  2. Hola Anónima,

    Gracias por tu pregunta que es muy importante. Yo también he tenido ocasiones de oir semejantes comparaciones y me quedo sorprendida de qué manera la gente puede estar tan cegada. En realidad lo entiendo, no quieren creer que “su” iglesia sea así, porque los refleja a ellos. Después de todo es “su” iglesia y si esto es cierto tienen que tomar una determinación que no están seguros quieren tomar. Tiene demasiadas implicaciones y suele tener un alto costo que no quieren pagar.

    Por supuesto que se dan casos de vez en cuando de abusos en algunas iglesias protestantes y en todas partes. Pero la gran diferencia es la magnitud de la corrupción de la Iglesia Católica con la agravante de tapar el crimen y no expulsar de esa institución al culpable, ni de delatarlo a las autoridades o disciplinarlo, sino trasladarlo a otra localidad poniendo a otros niños inocentes en el mismo peligro. Eso es doble o triple crimen.
    Además, hasta hace poco y en muchos casos todavia, a pesar de los cargos, esta gente suele escapar de las autoridades. Esa es una de las principales y mas importantes diferencias.

    Ese es el verdadero crimen cometido por esta iglesia, porque si cuando se descubre algo tan pérfido como un abuso sexual infantil no se toman las medidas para prevenir futuros crimenes, los lideres de la iglesia se convierten en complices y por lo tanto son tan culpables o mas que el que comete el crimen.

    Estos cosas se llevan haciendo durante siglos en esa iglesia y como ellos mismos dentro de la institución están informados de como se tratan estos casos, no hay en realidad ningun freno para los futuros pederastas. Saben que lo único que les van a hacer es trasladarlos a otro lugar y mantenerlo todo en secreto.

    Cuando algo así sucede en una iglesia evangélica, la persona es referida a las autoridades y expulsada de la iglesia. Esto es lo que se hace en una buena iglesia. No sé cómo se hace en una mala, porque tambien hay iglesias protestantes malas, aunque en mi opinión nunca va a alcanzar el grado de maldad de la ICR, DEBIDO AL CELIBATO. ESTO ES LO QUE HA TRAIDO ESTA PERVERSION.
    Gracias al Señor que me guió a buenas iglesias desde que salí de la Católica. He estado en varias que han sido excelentes y practican la justicia y disciplica bíblica.

    Lo que sí está claro es: el que haya cometido tal crimen, sea Catolico, sea Evangelico, no es cristiano.

    1 Juan 3:7-9
    “Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que PRACTICA el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para desahacer las obras del diablo.
    TODO AQUEL QUE ES NACIDO DE DIOS NO PRACTICA EL PECADO, PORQUE LA SIMIENTE DE DIOS PERMANECE EN ÉL; Y NO PUEDE PECAR, PORQUE ES NACIDO DE DIOS”.

    Todos pecamos, pero la diferencia entre el que ha nacido de nuevo y el que no, es que el nacido de nuevo no PRACTICA EL PECADO. Cuando cae en algo que no es pecado de la indole del que estamos hablando, se arrepiente y se lo confiesa a Dios pidiendole fuerzas para dejar de hacerlo.
    Hay un verdadero pesar y arrepentimiento por el pecado y un cambio en su vida que va a durar mientras viva.
    Pero no estoy hablando de esos pecados extremos sino de pecados mucho menos graves a nuestros ojos. El que PRACTICA el pecado una y otra vez sin sentirse fatal y sin cambiar de conducta, no ha nacido de nuevo y no es cristiano.
    Aunque a los ojos de Dios todos los pecados son graves, hay una gran diferencia entre abusar de un niño y codiciar un coche nuevo.

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s