¿Se salvan las Personas Buenas? Tercera Parte

 

Ya hemos visto que no podemos determinar que grado de bondad requiere Dios para salvarse buscando en la Biblia. También que la Biblia no dice que las personas buenas se salvan. Entonces ¿cómo se puede salvar una persona si no es haciendo buenas obras?

Bueno, la alternativa a la salvación por las buenas obras y la única que sí explica la Biblia, es que se van a salvar las personas perdonadas. Esta es la verdad sobre quien se salva y vamos a explicar por qué.

Jesús dijo que había venido a perdonar los pecados del mundo. Dios requiere un sacrificio por los pecados, porque cuando alguno rompe la ley alguien tiene que pagar la deuda. En el Antiguo Testamento Dios requería el sacrificio de un animal para saldar esa deuda. La Biblia dice: “Sin derramamiento de sangre hay perdón de pecados”.

Esto es porque el pecado se paga con la muerte: “El alma que pecare, esa morirá” Ezequiel 18:4. Pero la Biblia también dice que la sangre de animales nunca puede borrar el pecado, por lo que ese ritual solo era simbólico. En realidad, toda la ley y los profetas venían anunciando la futura venida del Mesías, el Salvador, el cual es llamado el Cordero de Dios que quita en pecado del mundo.

Durante mucho tiempo yo no entendía que significaba la muerte de Jesucristo, porque me enseñaron en el evangelio pervertido Católico Romano, que la salvación es por Cristo, María, los sacramentos y las buenas obras. Así y todo, nunca podías saber si te ibas a salvar, porque el sistema Romano esta ideado satánicamente para tener a la gente controlada y dependiente de sus lideres. Cuando pensaba en ello no entendía nada. Nunca te dan seguridad de salvación porque ellos mismos no la conocen.

Tener que pagar por algún mal no es un concepto nuevo. Todos los padres requieren de sus hijos pagar por portarse mal y desobedecer. Nuestras cárceles están llenas de gente que tiene que pagar por sus crímenes contra la sociedad. Cuando alguien te hace algún daño es natural querer que se te pague por ese daño.

De igual forma Dios requiere que se pague por el daño que se le ha incurrido a él. En este caso más que daño son ofensas las que le hemos hecho a Dios. Y no solo hemos ofendido a Dios sino que hemos ofendido a otras muchas personas.

Algunas personas no creen que Dios deba perdonar a un criminal que sea arrepienta habiendo cometido serios crímenes. Dicen que no es justo. El verdadero Cristianismo se basa en el perdón, no en aplicar la justicia de Dios al pecador. Si así fuera, nadie sería salvo.

No hay justicia en este mundo. La vida no es siempre justa y todos experimentamos la injusticia alguna vez que otra. Queremos que se nos haga justicia a nosotros cuando se nos hace daño pero no nos preocupamos demasiado que se les haga justicia a otros, a menos que sean miembros de nuestra familia.

Pensamos que queremos que Dios haga justicia a la gente y nos enfadamos si vemos que alguien no paga por sus crímenes. Pero la verdad es que en el fondo no queremos que Dios haga justicia porque si la hiciera nosotros recibiríamos el castigo que merecemos.

El Dios Cristiano no afirma ser meramente justo. El va más allá. Dios decide no darnos lo que merecemos—eso es misericordia. Además de eso Dios decide darnos lo que no merecemos—a eso llamamos gracia.

¿Es el Cristianismo justo? No, no lo es. Pero si te tomas la Biblia en serio, lo último que quieres es que Dios sea justo.

Hubo un tiempo en que todas las cosas eran justas y perfectas, pero el primer hombre y mujer creados con libertad de escoger decidieron escoger el mal. En ese momento la justicia se perdió. Desde ese momento en adelante los hombres y las mujeres han estado siendo injustos los unos con los otros.

Así que la próxima vez que te molestes por las injusticias de la vida, recuerda que el Cristianismo ofrece una explicación. Este sistema actual no es el original. El deseo y plan de Dios era tener un sistema perfecto.

El autor del libro ‘How good is good enough?’ nos da una ilustración muy clara de cual es nuestra situación ante Dios. Es la siguiente:

Andy acababa de comprarse un coche nuevo del que estaba muy orgulloso. Lo cuidaba y protegía con esmero.

Un día cuando salió al garaje descubrió con horror que en el centro del capó de su nuevo coche alguien había rascado y dejado una marca con la letra A. En estado de frustración entró en su casa y llamó a sus hijos, entre los que se encontraba la más pequeña de tres años. Sus hermanos le dijeron al padre que lo había hecho su hermanita Allie. La niña admitió, con carita de miedo, que había sido ella. ¿Qué podía hacer su padre?

No había forma de poder explicarle a su hijita el significado de lo que había hecho y lo que le iba a costar a él. ¿Cómo explicarle a ella todo lo que iba a tener que hacer para arreglar el problema y que tendría que alquilar un coche mientras reparaban el suyo, etc. etc.? Ella no tenía la capacidad de comprender estas cosas. Igualmente hubiera sido absurdo demandar que ella pagara los gastos.

Dios ve tu pecado como una deuda que no puedes pagar. No tiene sentido pedírtelo. El pensar que haciendo buenas obras puedes de alguna forma resarcir a Dios de la ofensa causada, sería como que la niñita dijera a su papá  que le pagaría el daño a su coche poniendo ordenando su habitación.

“Lo único que yo podía hacer por alguien a quién amo tanto es arrodillarme ante ella y decirle: ‘Allie, por favor no vuelvas a hacer eso otra vez’, explica Andy”.

Continué amándola tanto como antes y pagué los daños causados. No era cuestión de buscar si era justo. Lo apropiado era la gracia y la misericordia, incluso si eso significaba que yo tendría que pagar lo que ella había hecho.

El Cristianismo enseña que Dios ha optado por la misericordia y el perdón en vez de justicia. De todas formas el pecado hay que pagarlo y Dios muestra su amor por nosotros en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.

Juan 3:16

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Esto es lo significa la muerte de Jesús, y por qué él es el único camino a Dios, dado que somos culpables de romper sus leyes e incapaces de pagar una deuda tan grande, que como Allie, no podemos ni empezar a comprender.

“Yo soy el Camino . . .”

Por eso las religiones de las obras no tienen base bíblica. Dios ha hecho su parte, pero tú tienes que hacer la tuya. Dios es misericordioso, pero también hará justicia a sus enemigos en su momento.

“El que cree en el Hijo de Dios tiene vida eterna; pero el que rehusa creer en el Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”, Juan 3:36.

“¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?” Hebreos 2:3.

Ref. Andy Stanley ‘How good is good enough?

logos77

Published in: on +00002010-04-26T03:28:59+00:0030000000bMon, 26 Apr 2010 03:28:59 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am04  Comments Off on ¿Se salvan las Personas Buenas? Tercera Parte  
Tags:
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 334 seguidores