Protestantismo: Serie “Victoria en Cristo” (Primera Parte)

La experiencia más triste en la vida de un cristiano es estar bajo el poder del pecado. El pecado en la vida del cristiano tiene tres resultados  terribles:

TRAE DESHONRA al nombre del Señor Jesucristo. Si tu eres cristiano representas al Señor Jesús. Cuando cedes al pecado, traes deshonra a su Nombre.

TE ROBA tu gozo y tu poder. Mientras que cedas al pecado, Dios no te usará.

DESTRUYE tu testimonio cristiano. Otras personas juzgan tu testimonio cristiano, no tanto por lo que dices sino por lo que haces.

¿Qué es la vida victoriosa?

Cuando hablamos de la “vida victoriosa”, no nos referimos a una vida sin tentación o una vida de perfección sin pecado. No es posible que una persona tenga tal convenio con el Señor como para poder decir: “Yo no tengo pecado”.

La Biblia dice:

“Se decimos que no  tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros”, 1 Juan 1:8.

¿Qué pues es la vida victoriosa?

La vida victoriosa es una vida de paz y gozo en el Señor. Es una vida de comunión constante con el Señor. Es una vida de victoria sobre el pecado, aun los llamados “pecadillos”, tales como mal genio, criticar, irritabilidad, quejarse, falta de amor, envidia, celos, palabras hirientes, malos pensamientos, preocuparse y ansiedad.

¿Quién puede vivir esa clase de vida?

¡Cualquier creyente! ¡Es para ti! La vida victoriosa no es solamente para unos cuantos cristianos especiales. Se presenta en el Nuevo Testamento como la vida cristiana normal. Dios ha hecho provisión para que todo cristiano viva esa clase de vida. Veamos lo que dice la Biblia en cuanto a esto.

La victoria es un regalo

La primera cosa que queremos ver en cuanto a la vida de victoria es que es un regalo. Así como la vida eterna es un regalo, así también la vida victoriosa es un regalo. No se puede ganar; es un regalo de Dios. La Biblia dice:

“Mas a Dios gracias, que nos DA la victoria por el Señor nuestro Jesucristo”, 1 Corintios 15:57.

¿Que es gracia?

Gracia es algo que Dios hace por nosotros. Muchas veces se ha definido la gracia como  ”el favor inmerecido de Dios”, pero la gracia es mucho más que esto. La gracia es el poder omnipotente de Dios obrando a nuestro favor, haciendo por nosotros cosas que nunca podríamos hacer por nosotros mismos. Desde el principio hasta el fin, nuestra salvación es toda por la gracia de Dios.

Pero ¿no tenemos una parte en la salvación?

Sí, la tenemos. ¿Cuál es nuestra parte? Nuestra parte es recibir lo que la gracia de Dios provee para nosotros. Ahora, consideremos nuestra salvación y veamos la parte que la gracia de Dios tiene en ella.

Primero pensemos en el momento en que Dios nos salvó. Cada uno de nosotros puede mirar hacia el pasado a la época cuando nos hallábamos separados de Dios y “muertos en delitos y pecados”. Pero Dios nos amó y salvó mediante su gracia. La Biblia dice:

“Y él os dio vida a vosotros cuantos estabais muertos en vuestros delitos y pecados”,  Efesios 2:1.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es DON DE DIOS, (regalo de Dios); NO POR OBRAS, PARA QUE NADIE SE GLORÍE)”, Efesios 2:8-9.

Al ser un regalo de Dios, no podemos conseguir la salvación haciendo algo, lo que sea, bueno o malo. Somos salvos por la gracia de Dios, es un regalo, y como todo regalo no hay que hacer nada para ganarlo, solo aceptarlo. Este es el evangelio de Jesús. Por eso no tenemos que esperar hasta después de la muerte para saber si nos vamos a salvar; podemos y debemos tener la salvación asegurada ANTES DE LA MUERTE.

Si no lo hacemos antes de la muerte, DESPUES SERÁ DEMASIADO TARDE. Esta es la realidad sobre la salvación que Cristo nos provee.

La victoria está en Jesucristo

Igual que la salvación es un regalo de Dios que hay que aceptar, la victoria sobre los pecados también está en Jesucristo y hay que aceptarla. Lo mismo que no podemos conseguir la salvación por nuestros propios esfuerzos, tampoco podemos conseguir la victoria sobre el pecado por nuestros propios esfuerzos.

Somos salvos por fe y vivimos por fe también.

“Mas a Dios gracias, que nos da la victoria POR EL SEÑOR NUESTRO JESUCRISTO”, 1 Corintios 15:57.

CRISTO OFRECE DOS COSAS

El Señor Jesucristo ofrece dos cosas a cada persona. Le ofrece vida eterna, y le ofrece victoria sobre el pecado. Hace las dos ofertas exactamente sobre la misma base: Que permitamos que El lo haga todo.

Así como hay una manera correcta y una equivocada de buscar la salvación, así hay una manera correcta y una equivocada de buscar la victoria. La manera correcta es dejar al Señor ganarla por ti. El Señor Jesús dijo:

“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar”, Mateo 11:28.

Si estuvieras laborando en un trabajo y el Señor Jesús viniera a ti y te dijera: “Te daré descanso”, ¿qué esperarías tú que El hiciera? Esperarías que El tomara tu trabajo y que lo hiciera mientras tú descansabas. Esto es exactamente lo que El quiere hacer por ti.

Tal vez tú has estado tratando de vivir la vida victoriosa, pero has fallado. El Señor Jesús te dice que permitas que él lo haga por ti.

*Ref. La Nueva Vida en Cristo

Las Escuelas Fuente de Luz

Published in: on +00002010-05-17T02:59:18+00:0031000000bMon, 17 May 2010 02:59:18 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am05  Comments (2)  
Tags:

2 comentariosDeja un comentario

  1. Hola!

    El pecado en la vida del cristiano tiene tres resultados terribles:

    Estamos expuestos al escrutinio público, a mi me han dicho mi mami y mi hijo que si soy cristiana entonces por qué esto y lo otro, que terrible, un día me enojé y dije que sí, pero que eso no significa dejar de pecar de un día para otro, las personas no entienden que luchamos a diario para no ofender a Dios y que nuestra carne nos pide lo mundano, lo cual es casi puro pecado, nosotros nos damos cuenta de lo malo, pero ellos no porque son como el pez que no se da cuenta que está mojado porque vive en el agua. (frase rentoniana :|)

    Pero ¿no tenemos una parte en la salvación?

    Sí, la tenemos. ¿Cuál es nuestra parte? Nuestra parte es recibir lo que la gracia de Dios provee para nosotros

    Loguitos, no quiero polemizar, solo darte mi punto de vista, de verdad anduve en duda, pero ahora sí te digo que no he logrado entender que si a unos cuantos Dios les da la gracia de la fe, de esos cuantos solo algunos acepten esa Gracia, no le encuentro lógica.
    Para mí que de Dios dependemos de forma total en la salvación, es solo de El, no he podido entender lo contrario.
    Y en Efesios2:1 lo dice claro, no por obras, porque con el solo hecho de decidir aceptarlo nosotros, ya nos gloriamos, te fijas Anny?
    Incluso mira lo que dices antes, ojo

    Desde el principio hasta el fin, nuestra salvación es toda por la gracia de Dios

    Ves? desde el principio hasta el fin amiga,

    Lo mismo que no podemos conseguir la salvación por nuestros propios esfuerzos, tampoco podemos conseguir la victoria sobre el pecado por nuestros propios esfuerzos.

    Gálatas5:22-23 dice que cuando tenemos el Espíritu Santo damos frutos, y no se trata de fingir como la gente cree, sino que el cambio sí se va produciendo, más rápido en unos que en otros, Dios toma su tiempo para con nosotros, pero el querer dejar de pecar está presente en nosotros desde que renacemos.

    Un abrazo gordo y sigue disfrutando España y a la familia

    🙂

  2. Buenos días Anónima,

    Gracias por tu comentario.

    Es dificil entender la elección de Dios con nuestra responsabilidad pero no cabe duda que la tenemos.

    Si así no fuera no nos encontraríamos pasajes en la Biblia como los de Juan 3, donde el Señor se enfrenta a Nicodemo y le dice y pregunta varias cosas.

    Despues de explicarle que hay que nacer de nuevo y no hay otra, Jesús le dice a Nicodemo que de tal manera amó Dios al mundo, que a dado a su Hijo unigenito para que TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE, NO SE PIERDA MAS TENGA VIDA ETERNA.

    A continuación dice que Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para que el mundo sea salvo por Él. Juan 3. Incluye al mundo, a todo el mundo, no unos pocos.

    A pesar de lo que digan los reformados calvinistas, Dios ha dado a su Hijo al mundo para que todo el que crea en él se salve. Dios no hace acepción de personas.

    Los calvinistas contradicen la palabra de Dios en su afán de demostrar la elección y predestinación de Dios. No lo interpretan bien y son extremistas.

    Dios predestina a ciertas cosas a cada uno de nosotros pero no predestina a unos a salvación y otros a condenación.

    1 Timoteo 2 dice ¨el cual quiere que TODOS los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad¨. Esto contradice el Calvinismo.

    Jesus le hablaba a todos los hombres y les instaba a seguirle. No podemos agarrarnos de un versiculo de la Biblia e ignorar otros.

    Por eso publiqué las entradas sobre el Calvinismo.

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s