Si los humanos construyen máquinas de ADN, ¿es diseño inteligente?

15 mayo 2010 — Dos equipos científicos han conseguido construir unos pequeños robots que funcionan sobre carriles de ADN. Se parecen en muchos respectos a las máquinas que usan las células para realizar sus funciones sobre el ADN. Nadie niega que unos humanos han diseñado sus nanobots con un propósito, pero los científicos darwinistas pretenden que las máquinas celulares aparecieron por procesos evolutivos exentos de propósito o de designio. ¿Cuál es la diferencia?

 

Unos investigadores han aplicado un derroche de inteligencia en el diseño y elaboración de un robot molecular capaz de realizar muchos pasos y de realizar decisiones acerca de adónde dirigirse y cuánto tiempo permanecer. El robot tiene un resplandor verde que permite a los investigadores un mejor seguimiento. Credit: Zina Deretsky, National Science Foundation

Nature comunicaba del trabajo realizado por dos equipos que construyeron robots de ADN así. Lloyd Smith comentaba acerca de los mismos en el mismo número como una especie de ciencia-ficción devenida realidad.1 Y dejaba claro que se trata de sistemas ricos en información:

Hay varios conceptos interesantes en estos artículos. Lund et al. observan que generalmente los robots macroscópicos tienen que almacenar una buena cantidad de información para proporcionar «descripciones internas de sus objetivos y medio ambiente y para coordinar la detección y cualquier actuación de [sus] componentes». Pero los robots moleculares tienen una capacidad limitada para almacenar esta clase de información compleja. En ambos dispositivos, el movimiento de los andadores queda por tanto programada en la superficie del ADN, más bien que en los andadores mismos. De forma parecida, al ajustar las máquinas donadoras de cargamento en estados predeterminados de carga o de no carga, Gu et al. usan también información almacenada en el medio ambiente del andador para controlar el resultado de su sistema.

Aunque ambos artículos integran andadores de ADN con paisajes de papiroflexia, difieren en un importante extremo. El dispositivo de Lund y colegas es autónomo —no se precisa de intervención externa para que ejecute el programa incorporado en el sistema. En cambio, el dispositivo de Gu y sus colegas recurre en gran medida a intervenciones externas, muy destacadamente a la adición de nuevas hebras de ADN para impulsar los movimientos de los andadores y la operación de las máquinas de ADN portadoras de cargamento. La compensación por esta falta de autonomía es una mayor complejidad de su comportamiento: en tanto que el robot de Lund y colegas está actualmente limitado a caminatas siguiendo una ruta, el robot de Gu y colegas puede recoger cargamento mientras anda, y puede adoptar ocho estados que se corresponden con diferentes posibilidades de manufactura. En un trabajo futuro se tratará de mantener la autonomía a la vez que se aumenta la complejidad conseguible de conducta programada en los sistemas moleculares. Aunque seguimos estando muy lejos de las posibilidades imaginadas para la nanotecnología en la ciencia-ficción, es sin embargo inspirador ver una creatividad tan grande y un progreso tan rápido en el desarrollo de sistemas moleculares autónomos que pueden ejecutar acciones complejas. Este es, sin duda alguna, un campo que vigilar de cerca.


1. Lloyd M. Smith, «Nanotechnology: Molecular robots on the move», Nature 465, 167–168, 13 de mayo de 2010, doi:10.1038/465167a.

De modo que, si nosotros lo hacemos, es diseño inteligente, pero si lo encontramos en la naturaleza … ¿es una evolución ciega? Naturalmente, sólo es necesario observar para ver que la maquinaria existente en las células están muy por delante de nosotros; no sólo son autónomas, sino que exhiben comportamientos muy complejos que han sido programados en sus sistemas moleculares. No solo esto, sino que pertenecen a complejos de máquinas moleculares, que están incardinados en redes de sistemas de procesamiento de señales que confunden a la mente —¡y todo ello pertenece a sistemas completos que poseen una biblioteca codificada, y que pueden reproducir todas sus piezas componentes! ¿Qué impide a los científicos, que desde luego encuentran «inspirador ver una creatividad tan grande» de «sistemas moleculares autónomos que pueden ejecutar acciones complejas», atribuirlo a un Plan deliberado? La disciplina de la biología molecular debería estar atestada de científicos maravillados ante Dios, inspirados a adorarle y a aclamarle con sonoros ¡Aleluyas! En lugar de esto, lo que encontramos es un montón de personas que sólo piensan en el qué dirán, y que se dedican a buscar defectos y que muestran la mayor ingratitud, al estilo de Francisco Ayala o de John Avise (véase, por ejemplo, ¿Es cierto que el genoma humano adolece de «graves defectos moleculares»?)


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesIf Humans Build DNA Machines, Is It Intelligent Design? 15/05/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 6/09/2010 11:11:00 AM

Published in: on +00002010-06-09T14:00:23+00:0030000000bWed, 09 Jun 2010 14:00:23 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm06  Dejar un comentario  
Tags:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s