¿Es cierto que el genoma humano adolece de «graves defectos moleculares»?

 

 

Juan Avise comienza su artículo «Huellas de un diseño no consciente en el genoma humano» (véase resumen del original) con una cita tomada de Michael Behe que afirma que la investigación de las operaciones moleculares de la célula lleva de manera inequívoca a esta conclusión: «¡diseño!». Para contrarrestar esto, Avise presenta el genoma humano como prueba clara de un diseño no consciente. Le parece que los mecanismos evolutivos convencionales son perfectamente capaces de explicar la complejidad, y declara: «No tengo aquí la intención de repetir la voluminosa evidencia acerca de cómo la selección natural, junto con otras fuerzas evolutivas inconscientes, pueden producir adaptaciones complejas». Más bien, sugiere que la decisión acerca de si el diseño observado es inteligente o no consciente puede tomarse contemplando las imperfecciones y los defectos evidentes en los sistemas moleculares de la célula.

«Tanto un Dios Creador como la selección natural son fuerzas conformadoras potentes de las que se esperaría que diseñasen una hermosa funcionalidad y eficiencia en características biológicas complejas, como el genoma humano. El reto mucho más grande —para los proponentes del DI y para los científicos por un igual— es explicar aquellos rasgos biológicos complejos que operan de forma ineficiente o que incluso fallan abiertamente. Con un examen detenido, el genoma humano mismo deviene un ejemplo fundamental de un sistema sumamente complejo con graves defectos moleculares.»

 

«Desesperanza al amanecer», por Frank Bramley. No será en la ciencia que encontraremos los recursos para hacer frente al sufrimiento, al dolor y a las pérdidas personales. (fuente aquí)

Avise llama la atención a la gran cantidad de mutaciones génicas que se han descubierto (la mayor parte de las cuales están asociadas con enfermedades o discapacidades). Y menciona la cifra de 75.000 diferentes mutaciones causantes de enfermedades. No debería haber necesidad de señalar que esto no es nada nuevo para los científicos proponentes del D.I. (algunos de los cuales están implicados profesionalmente en proporcionar tratamiento médico para estos cuadros clínicos). La existencia de grandes cantidades de mutaciones deletéreas ha sido precisamente usada para argumentar en contra de la eficacia de los mecanismos darwinistas de transformación evolutiva (especialmente en tanto que la lista comparable de mutaciones ventajosas no destaca por su longitud). Sin embargo, la razón por la que Avise nos insiste con esta información es que cree que los científicos proponentes del D.I. han sido ciegos a su testimonio de unos mecanismos evolutivos de «tanteos al azar».

«Un apologista del diseñador inteligente se sentiría tentado a mantener que estas mutaciones deletéreas son unos meros fallos técnicos inevitables o desviaciones secundarias de un genoma humano prototipo que fue al principio diseñado y realizado de una forma casi perfecta. Pero como describiré brevemente en las dos siguientes secciones, esta excusa sería insostenible, debido a que todos los genomas humanos están también plagados de defectos inherentes (endógenos) de diseño.»

La primera de estas secciones trata acerca de la «complejidad arbitraria del genoma». Avise presenta un argumento que se basa en el fenómeno de los «genes divididos». Los loci de codificación de proteínas están divididos en regiones codificantes (exones) y regiones no codificantes (intrones). Existe una inmensa infraestructura de maquinaria molecular para extraer la información codificante y cortarla y empalmarla toda junta. Se sugiere que esto añade tiempo y coste metabólico al proceso de elaborar proteínas. Pero el argumento que quiere ser de peso es que hay muchas mutaciones asociadas tanto con los contactos intrón/exón como con la maquinaria de corte y empalme, o splicing. Las desventajas, se dice, superan completamente a cualquier ventaja que pudiera darse del diseño de genes divididos. Después de considerar otros ejemplos de complejidad, Avise concluye:

«Por qué un diseñador inteligente y amante hubiera infundido en el genoma humano tantos defectos potenciales (y a menudo materializados) de regulación está abierto al debate teológico. […] Desde una perspectiva evolucionista, estos defectos genómicos son más fáciles de explicar. Los errores ocasionales en la regulación y vigilancia genéticas son cosas a esperar en cualquier artilugio que haya sido diseñado a lo largo de vastas eras de tiempo por los tanteos sin fin de fuerzas evolutivas inconscientes: las mutaciones, las recombinaciones, la deriva genética y la selección natural. Una vez más, la complejidad de la arquitectura genética parece que habría de ser más ciertamente una señal de una evolución por tanteo debida a procesos naturales que a una invención directa de un agente inteligente omnipotente.»

Este estilo de argumentación sigue la tradición adoptada por Charles Darwin: se usan argumentos teológicos para rechazar la causalidad inteligente, con lo que las «fuerzas evolutivas inconscientes» ganarían por defecto. Los proponentes del D.I. han respondido en numerosas ocasiones a estos argumentos: los defectos en un diseño no pueden proporcionar un argumento válido contra una agencia inteligente, porque el diseño puede coexistir con defectos. Por ejemplo, los defectos en los diseños humanos no implican que la obra sea producto de un proceso inconsciente (¡diga lo que diga el director de una oficina técnica!). Además, en este caso Avise confunde sus objeciones teológicas a un diseñador inteligente (y amante) con su aserción de que la complejidad de la arquitectura genómica es una «una señal de una evolución por tanteo debida a procesos naturales». Esta última aserción tiene relevancia para la perspectiva del D.I., pero Avise da sólo su opinión, y no ha demostrado que una operación por tanteo a ciegas pueda producir nada semejante a los espliceosomas, a la maquinaria de procesamiento asociada, o al código operativo.

La segunda categoría de pruebas es la del «diseño excesivo». Se refiere a los duplicones, pseudogenes y a la «abundancia de elementos móviles» (conocidos colectivamente como «ADN basura»). Este argumento es en esencia igual al desarrollado para la primera categoría: como una gran cantidad de trastornos genéticos en los humanos puede ser atribuido a mutaciones que afectan a estos componentes del genoma, el D.I. es incoherente. La conclusión general que se extrae es como sigue:

«A partir de datos científicos recogidos durante el siglo pasado, y en especial durante las últimas décadas, comprendemos ahora que el genoma humano y los procesos metabólicos que subyace están plagados de deficiencias estructurales y operativas que van desde lo sutil a lo manifiesto. Estos defectos genéticos no sólo aparecen como desviaciones mutacionales deletéreas de algún ideal genómico hipotético, sino como defectos arquitectónicos globales en los genomas estándar mismos. Así, los descubrimientos de la biología molecular plantean un reto gigantesco a los conceptos del D.I. Extienden el secular reto de la teodicea, tradicionalmente motivada por evidentes imperfecciones al nivel de la morfología y conducta humanas, a lo más recóndito del recinto molecular de nuestro ser físico.»

Desde luego, este artículo refuerza la perspectiva de que el principal argumento que se plantea contra el diseño inteligente es de carácter teológico. Una vez se ha eliminado el concepto de la agencia inteligente, podemos relajarnos acunados en los brazos de las implacables, indiferentes y ciegas fuerzas de la naturaleza.

«Ya no tenemos más necesidad de angustiarnos acerca de los motivos intervencionistas de una inteligencia suprema que permite flagrantes males y sufrimientos en el mundo. Ya no tenemos que sentirnos tentados a blasfemar contra una Deidad omnipotente, acusándole de ser directamente responsable de las debilidades y defectos físicos de los humanos […]. Ya no tenemos más necesidad de achacar a la mano directa del Dios Creador estas inquietantes realidades empíricas. En lugar de ello, podemos darle la culpa directamente a la agencia de la causalidad evolutiva natural e inconsciente.»

Es necesario considerar a la aseveración de que el genoma humano exhibe las características de tanteo de un relojero ciego. Avise viene a decir que el genoma es caóticamente complejo y sumamente vulnerable a la degradación. Lo que se debe decir como respuesta es que estamos justo comenzando a analizar su complejidad. La primera baja que resulta del nuevo conocimiento es el concepto del ADN basura, que ahora se vincula con toda clase de funciones de regulación en la célula. ¿Por qué había tantos biólogos moleculares convencidos de que el 98% de nuestro ADN carecía de función? En último término, sus prejuicios materialistas y su búsqueda en pos de una simplicidad a nivel genómico los cegó ante la realidad de su complejidad, y la designación de «basura» se ajustaba con sus nociones preconcebidas de un proceso evolutivo derrochador. El péndulo ha girado ahora hasta el punto en que se reconoce una prodigiosa complejidad —aunque muchos sigan insistiendo en que se trata de una complejidad no planificada (no consciente). La predicción del D.I. es que el péndulo oscilará hasta desvelar una complejidad organizada inteligentemente con numerosos mecanismos de retroalimentación. En su columna en Nature, Philip Ball advierte con razón en contra de algunas de las cosas que Avise da por sentadas:

«Sin embargo, […] vale la pena observar que algunas de las ineficiencias genómicas que Avise señala se siguen comprendiendo de forma imperfecta. Deberíamos ser cautos antes que descartarlas como “defectos”, no vaya a ser que cometamos el mismo error patente al designar como “ADN basura” un material genómico que parece tener con creciente claridad una función biológica. Parece haber poca probabilidad de que el genoma llegue jamás a mostrarse como un dechado de buena ingeniería, pero no deberíamos precipitarnos a arrojar descrédito sobre algo que todavía no comprendemos.»

Entonces, ¿es cierto que los descubrimientos de la biología molecular plantean «un reto gigantesco a los conceptos del D.I»? La respuesta es un no rotundo. El D.I. no plantea dar una respuesta al argumento de la teodicea, sino establecer si el mundo natural está caracterizado por un diseño inteligente y por una información dirigida a un propósito. Se mantiene en la tradición del empirismo. No estamos justificados en rechazar los resultados porque puedan no gustarnos. Además, Avise no ha proporcionado ninguna defensa robusta de la tesis de procesos evolutivos de tanteo ciego. En todo caso, su argumento se basa en la ignorancia. Al ir aprendiendo más de la complejidad de los sistemas biológicos (usando probablemente los instrumentos de la biología de sistemas), iremos adquiriendo una mejor información acerca de las tesis contrastadas del diseño por tanteo ciego frente a diseño exquisito. Cada semana, nuevas investigaciones aportan información pertinente a nuestra atención. Últimamente, se ha comunicado el descidrado del segundo código genético, o código de splicing (socavando la opinión de Avise de que la célula iría mejor sin intrones y que las regiones de codificación de proteínas en el ADN son caóticas). Hay buenos libros que basan su argumentación en la realidad que conocemos (libros como La caja negra de Darwin y Signature in the Cell). Tanto estos libros como el cúmulo de descubrimientos sobre la exquisita organización material de la célula y de sus funciones, nos dan poderosas razones para concluir que el diseño que observamos es consciente y exquisito.

Footprints of nonsentient design inside the human genome [Huellas de un diseño no consciente en el genoma humano] 

John C. Avise

Proceedings of the National Academy of Sciences, Publicado en línea antes de su impresión el 5 de mayo de 2010 | doi: 10.1073/pnas.0914609107

 

Resumen: El diseño inteligente (D.I.) —la última materialización del creacionismo religioso— propone que las características complejas biológicas no se acumularon gradualmente debido a fuerzas evolutivas naturales sino que fueron producidas ex nihilo por un agente cognitivo. Sin embargo, muchos rasgos biológicos complejos son arbitrariamente complicados, funcionan deficientemente y debilitan a sus portadores. Además, estos rasgos disfuncionales abundan no sólo en los fenotipos sino en el interior de los genomas de especies eucariontes. Aquí pongo de relieve diversas características disparatadas del genoma humano que plantean un desafío a las nociones de un D.I. por un agente cognitivo solícito. Las mismas va desde fallos mutacionales nuevos que colectivamente matan o mutilan a incontables individuos (incluyendo embriones y fetos) hasta defectos generalizados de la arquitectura (incluyendo pseudogenes, elementos móviles parásitos, e innecesarias y alambicadas rutas de regulación) endógenas en cada genoma humano. Una burda imperfección al nivel molecular presenta un rompecabezas para los paradigmas tradicionales de la teología natural así como para recientes propuestas del D.I., pero es consecuente con la noción de un sistema inconsciente elaborado por fuerzas evolutivas. En este importante sentido filosófico, la ciencia de la genética evolutiva debería con razón ser considerada como un aliado (no un adversario) de las religiones dominantes porque las ayuda a esquivar los profundos enigmas teológicos que plantean las nociones de un D.I.


Véase también:

Ball, P. What a shoddy piece of work is man [¡Qué chapuza es el hombre!], Nature News, 3 May 2010 | doi:10.1038/news.2010.215


Fuente: www.arn.orgDoes the human genome have “serious molecular shortcomings”? 7/05/2010
Redacción: David Tyler © 2010 Creation Safaris – www.arn.org
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 5/17/2010 06:30:00 PM


Published in: on +00002010-07-12T05:20:34+00:0031000000bMon, 12 Jul 2010 05:20:34 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am07  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2010/07/12/es-cierto-que-el-genoma-humano-adolece-de-graves-defectos-moleculares-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Hola,

    Les voy a dejar un comentario a este artículo.

    Como todos saben esta pagina se titula La ciencia de Dios. Esta ciencia se basa en la Palabra de Dios la cual contiene sabiduria y revelación que no se encuentra en ningún otro libro en toda la historia.
    Esto es porque viene directamente de la “boca” de Dios. Es la revelación especial que los ciegos espirituales no pueden ver ni entender.

    Para poder aclarar el punto que desarrolla este artículo tenemos que volver al libro del Génesis. En este libro aprendemos que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Al principio el hombre era perfecto en todo. No sabemos cuanto tiempo vivió el hombre, Adan, en perfección pero llegó un momento que cometió un fallo mortal.
    Fue a partir de ese momento que Dios cambió todo el sistema que había creado porque el pecado entró en el mundo y tenía que darle un caracter temporal.

    De ahí que el cuerpo humano pasó de a ser un cuerpo destinado a la degeneración y la muerte. Ya no podría vivir como fue creado, eternamente. Por lo tanto el organismo humano sufrió tal cambio que los mecanismos de entropía se pusieron en marcha.

    Dios no creó basura, sino que todo lo creó perfecto. El mismo dijo en Génesis que todo lo que había creado era muy bueno. Estaba satisfecho.

    Así que los que no entienden lo que ha pasado con el genoma humano es porque ignoran estos hechos o no los quieren aceptar.

    Se llama Entropía Genética, amigos, y la originó Dios por causa del pecado y para poner un limite a la existencia del hombre pecador.

    Mediten en esto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s