¿Qué Es El Arrepentimiento Verdadero? (2)

¨

 

 

El arrepentimiento verdadero, como la Biblia lo enseña, tiene un triple significado. Implica un cambio de pensamiento, un cambio de sentimiento y un cambio de propósito.

A.  El arrepentimiento involucra un cambio de pensamiento.

En la parábola de los dos hijos (San Mateo 21:28-32), uno de ellos dijo, “. . .No quiero; pero después arrepentido fue” (vs. 29). La palabra “arrepentimiento” que se usa aquí, significa un cambio de pensamiento, o sea, otro punto de vista.

Yo, (el autor), antes de ser salvo, pensaba que vivía una vida muy buena, pero después de empezar a leer la Biblia vi que “. . .todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). La palabra “todos” me incluye a mí también. Vi entonces que yo también soy pecador y tuve que cambiar mi modo de pensar en cuanto a mí mismo. Me vi,  ya no tan bueno como creía ser, sino me vi como Dios me ve—un pecador condenado, mereciendo la condenación en el infierno. Así pues, cambié mi modo de pensar tocante a mí mismo y al pecado.

Yo había pensado también que Dios debía ser un Dios de odio y de ira si condenaba a hombres buenos como yo mandándoles al infierno, pero después entendí que “No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:12), y que cada hombre queda sin excusa (Romanos 2:1).

Además comprendí que “porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Dios ya no es para mí un Dios de ira, sino un Dios de justicia y de amor, quien ha hecho todo lo posible para salvar a los hombres del infierno y del pecado. “Vivo yo, dice el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que el impío se vuelva de su camino, y que viva.  Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis. . .?”(Ezequiel 33:11). También tuve que cambiar mi modo de pensar referente a Dios, a su justicia y a su misericordia.

En el día de Pentecostés cuando Pedro llamó a los judíos al arrepentimiento (Los Hechos 2:14-40), les suplicó que cambiasen su modo de pensar acerca de Cristo. Ellos consideraban a Cristo como otro hombre cualquiera, pero Pedro les declaró que su resurrección de entre los muertos y su ascensión eran pruebas positivas de su divinidad. El era el Hijo de Dios y el Salvador del mundo; por consiguiente les era necesario cambiar su modo de pensar respecto a Cristo y aceptarle como el Mesías a quien esperaban.

  1. B.   El Arrepentimiento involucra un cambio de sentimiento

“Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte” (2 Corintios 7:9).

Una actitud liviana hacia el pecado produce conversiones superficiales. Los hombres no se dan cuenta de cuán negro y horrible es el pecado, cuán ofensivo es a un Dios santo y justo. No ven la necesidad de un cambio de corazón. Pero cuando el hombre se enfrenta con su pecado, y lo compara con la perfecta justicia e impecabilidad de Cristo, se da cuenta de su terrible condición. Este reconocimiento del pecado y de su completa indignidad debe hacerle aborrecer el pecado que le ha humillado tanto.

El Fariseo y el publicano demuestran dos actitudes completamente diferentes hacia el pecado, (San Lucas 18:9-14). El pecado Fariseo estaba tan bien escondido detrás de su propia justicia que él mismo no lo podía ver. Mas el pecado del publicano, abierto delante Dios y de sí mismo, le hizo entender cuán negro y grande era éste, y “. . .se golpeaba el pecho” indicando así su contrición por haber pecado contra un Dios tan santo y tan bueno (Lucas 18:13). Todo hombre que verdaderamente se enfrenta con su pecado tendrá esa experiencia: sentirá contrición de corazón. Leemos en 2 Corintios 7:10 “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte”. La tristeza que es según Dios guiará a un cambio de modo de pensar y al rechazamiento de pecado; pero no toda tristeza o dolor por el pecado es según Dios.

Un hombre a quien sorprenden robando en una tienda, mata al guardia en un intento de escapar; pronto es capturado por la policía, juzgado y sentenciado a muerte. Hallándose cara a cara con la muerte se muestra arrepentido; pero lo que él verdaderamente siente es que haya sido capturado y que tenga que morir por su crimen.

La tristeza que es según Dios es comprender que cuando pecamos quebrantamos los mandamientos de Dios y pecamos contra Él. El rey David pecó contra Dios, pero se arrepintió con lágrimas de un corazón contrito (Salmo 51:4) “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos . . .”.

La tristeza que es según Dios nos hace tornar del pecado hacia Dios. Expliquémoslo así: el arrepentimiento verdadero nos hace sentir tan tristes por nuestro pecado que decidimos acabar con él, volvernos a Dios y recibir la fortaleza necesaria para vivir una vida dedicada a El.

  1. C.   El Arrepentimiento También Involucra Un cambio De Propósito.

 

Este cambio de propósito incluye la confesión de pecado a Dios, el abandono del pecado y el volverse a Dios. Estas tres cosas no se pueden separar. Una, o aún dos, no son suficientes; se requieren las tres.

El hijo pródigo dijo: “Me levantaré . . .Y levantándose vino a su padre” (Lucas 15:18-20). No solo reflexionó y se entristeció por causa de su pecado, sino que se levantó y dirigió sus pasos hacia la casa de su padre. El arrepentimiento pues, no es solo un corazón quebrantado por causa del pecado, sino un acto de abandono por completo.

El propósito del hombre pecador ha sido siempre el de procurar ocultar su pecado de los que están alrededor del él, y, si fuera posible, aún de Dios. Nada, sin embargo, puede ser ocultado de Dios. Sus ojos penetrantes están constantemente viéndonos. “Los ojos de Jehová están en todo lugar mirando a los malos y a los buenos”(Proverbios 15:3).

REf. Escuelas Fuente de Luz

Published in: on +00002010-07-14T14:14:18+00:0031000000bWed, 14 Jul 2010 14:14:18 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm07  Comments (2)  

2 comentariosDeja un comentario

  1. Muchas gracias por todo lo que hacen, que DIOS los bendiga grandemente. Yo estoy empezando a dar temas acerca de la Biblia y con su ayuda aprendo y medito en lo que leo y lo comparo con mi vida. Sé que debo cambiar muchas cosas y poder llevar el mensaje como DIOS quiere que lo lleve no con mis palabras, ya que tengo que aprender mas de CRISTO y ser como él. Imitar al apostol Pablo en sus enseñansas y cambio interno. Los amo en el amor de Cristo, gracias.

  2. Hola Juan Camilo,

    Muchas gracias por tu visita y por tomarte el tiempo de escribir un comentario de agradecimiento.

    Te recomiendo leer y meditar en el Salmo 1, 37, Juan 14-15.

    Dios te bendiga y te dé los deseos de tu corazón enseñando los caminos del Señor a los que le buscan.

    Saludos hermano


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s