Un antiguo impacto en Santa Fe, Nuevo México, habla de un fenómeno global

 

10 agosto 2010 — Los creacionistas bíblicos creen en un diluvio a escala global, pero es interesante saber que los geólogos secularistas también mantienen un cataclismo global. Ambos grupos convergen en unos datos en una cierta capa rocosa. Para llegar allí, comenzamos con «una historia convincente acerca del remoto pasado» que surge de un examen de unas rocas cerca de Santa Fe, en Nuevo México.

 

Gran Cañón — Vista desde Grandview. Las rocas inferiores forman un basamento aplanado sobre el que reposan capas sedimentarias depositadas posteriormente. Este fenómeno se encuentra de forma consistente en todo el mundo, y constituye la Gran Disconformidad, de extensión universal, y que tuvo que tener como causa un cataclismo de carácter universal. Imagen: Doug Dolde

Leslie Mullen, escribiendo para la publicación en línea Astrobiology Magazine (un portal de la NASA), contaba la historia de un antiguo impacto. No quedó ningún, cráter porque se supone que este impacto tuvo lugar «en un cierto tiempo hace entre 1,2 mil millones de años y 330 millones de años», pero no antes de ello. ¿Por qué? Porque una capa límite forma el punto de convergencia de dos historias de cataclismo global. Su artículo se centraba primordialmente en el pretendido impacto que no dejó rastro de cráter de un cuerpo de un tamaño de 5 a 12 veces más grande que la piedra que formó el más reciente Cráter Barrrington cerca de Winslow, Arizona. Las montañas cerca de Santa Fe, en cambio, parecen «una mezcolanza al azar de diferentes formas y colores», decía Mullins; pero «pueden contar una convincente historia acerca del pasado remoto» para geólogos experimentados.

Como prueba de un impacto, citaba el descubrimiento de «conos astillados», que son «rocas de formas cónicas, cada una con patrones ondulados distintivos, como si la roca misma se hubiera transformado en un líquido fluido antes de volverse a solidificar». Se han encontrado estructuras similares en emplazamientos de explosiones nucleares subterráneas. La única otra fuerza que puede producir esto, decía, es «la fuerza instantánea de la hipervelocidad de un impacto meteorítico». Pero al final del artículo admitía que contar la historia de lo sucedido exigirá «un ejército de científicos y de estudiantes de posgrado estudiando este sitio durante muchísimos años». Desde luego, a decir de Horton Newsom de la Universidad de Nuevo México, un experto en impactos de meteoritos: «Se podrían necesitar varias vidas enteras para llevar a cabo todo el trabajo necesario».

Pero, ¿por qué el límite superior de 1,2 mil millones de años? No se trata sólo de que los volcanes o la erosión tiendan a borrar los cráteres con el paso del tiempo. Algo sucedió en aquel punto de la línea cronológica evolutiva que afectó a todo el planeta:

Complicando la cuestión tenemos la «Gran Discordancia», un acontecimiento que borró alrededor de mil millones de años de historia del registro geológico de esta región. La desaparición de estas toneladas de rocas se debió a la erosión —los mares se retiraron, y las rocas recién expuestas se desgastaron por el viento, la lluvia y otros procesos erosivos. Luego los mares volvieron a irrumpir y los sedimentos comenzaron a formar nuevas capas. El resultado es que una capa rocosa de una edad de 330 millones de años yace ahora directamente sobre rocas que varían en edad entre 1,2 y 1,6 mil millones de años, dependiendo de la localidad.

¿Pero quedó limitada la Gran Disconformidad a la región alrededor de Santa Fe? Aparece de forma muy patente por todo el Gran Cañón, donde las rocas subyacentes, incluso sedimentos inclinados, quedaron allanados como una torta por toda una enorme región. Nuevos sedimentos (comenzando con la Arenisca de Tapeats) yacen encima de este claro límite, a veces con enormes cantos rodados incorporados en la arenisca. Fuere lo que fuere que causó una violenta fuerza de cortadora en las rocas subyacentes ígneas, metamórficas y sedimentarias cubrió una amplia área.

Una búsqueda acerca de la «Gran Discordancia» muestra que esta interrupción en el sedimento se extiende más y más. Un artículo publicado en Cliffshade.com afirma que se encuentra también por todo el estado de Colorado: «Cualquier topografía volcánica o superficial que se desarrollase en Colorado durante o antes de este tiempo ha quedado totalmente borrada por el cierre de la Gran Disconformidad». Wikipedia (nada amistosa con el creacionismo bíblico) dice: «El geólogo John Wesley Powell designó a este gran vacío en el registro geológico, que también se observa en otras partes del mundo, en unos estratos relativamente consistentes (o profundidad relativa al nivel del mar).»1

Parece que cualquier disconformidad de extensión mundial demanda un cataclismo de extensión global. Los creacionistas señalan confiados a esta capa como el inicio del Diluvio global que se describe en Génesis 6-9, cuando las violentas aguas del diluvio, en su crecida, arrasaron la superficie del mundo antediluviano, destruyendo el mundo que era entonces (2 Pedro 3:3-9), y luego comenzaron a depositar nuevas capas sedimentarias que fueron retrabajadas al ir retirándose las aguas del diluvio (sujeto todo ello a erosión y volcanismo postdiluvial). ¿Qué otra cosa pudo haber causado la Gran Disconformidad? (En inglés, véase en Canyon Ministries para argumentos en favor del Diluvio; en castellano, el libro en línea Geología: ¿Actualismo o Diluvialismo.)

Un portal evolucionista en internet respondía con una propuesta de una clase diferente de cataclismo. Un escritor de la Milwaukee Evolution League en 2005 respondía a la posición creacionista proponiendo que la causa fueron los glaciares. «Sólo un glaciar puede aplanar unas escarpadas y dentadas cumbres montañosas con una precisión de nivel tan grande», decía el escritor, que se hace llamar «SaganJr». «Un glaciar lo suficientemente extenso puede literalmente arrasar y aplanar la roca, nivelando todo en su paso». También mantiene que esto coincide con el tiempo que los geólogos creen que los glaciares cubrieron el planeta: «Sabemos por otros datos geológicos que el mundo estuvo prácticamente cubierto de glaciares en la edad glacial de mayor magnitud que el planeta nunca haya conocido», decía. «Tiene perfecto sentido que un glaciar aplanase las capas anguladas montañosas durante 250 millones de años, antes que la tierra se calentase, los océanos creciesen, y comenzasen de nuevo a acumularse los depósitos sedimentarios. Desde luego, esto tiene mucho más sentido que mantener que la causa fue un diluvio a escala global».

Lo cierto es que hubo un cataclismo global para formar la Gran Disconformidad que se observa en Santa Fe, en el Gran Cañón, en Denver, y en lugares de otros continentes. Pueden darse diferencias en la apreciación de fechas y mecanismos, pero los creacionistas y los evolucionistas no discuten acerca de la realidad de la capa llana rocosa que se extiende por todo el mundo.


1. Ni CEH ni SEDIN consideran Wikipedia una fuente fiable; pero con respecto a esta referencia, puede considerarse como fiablemente anticreacionista.

Si se precisa de una reconstrucción histórica para explicar los datos, ¿quién tiene el mejor criterio? Para empezar, hay algo cierto: que el presente no es la clave del pasado, en contra de lo que Lyell mantenía. Esto es también cierto en los casos de Venus y de Marte. De modo que cualquier esperanza de fundamentar la ciencia planetaria secular sobre leyes naturales —sobre procesos observables y repetidos— es problemática, cuando los mismos uniformistas tienen que invocar condiciones ad hoc muy especiales para conseguir que su narrativa concuerde con los datos. Los creacionistas ya postulan de entrada que las condiciones del Diluvio fueron excepcionales, pero no son ad hoc, porque uno escoge si va a creer o no en los testigos oculares que nos dicen qué es lo que sucedió, y por qué.

Otra cosa que parece clara es que la propuesta de glaciares como causa de la Gran Disconformidad es muy deficiente. Los glaciares se deslizan montaña abajo. Si todo el mundo era una montaña cubierta de hielo, los glaciares no hubieran tenido a dónde deslizarse para aplanar la superficie. ¿Dónde tenemos valles como el de Yosemite? ¿Dónde están las morenas? ¿Por qué sucedió cuando dicen que sucedió, y no antes o después? ¿Dónde están los millones de meteoritos que tienen que haber impactado durante mil millones de años, y por qué ninguno de ellos fue lo suficientemente grande para poner fin a la edad glacial?

La Gran Disconformidad es llana como una torta en la mayoría de sus afloramientos; esto es claramente evidente en el Gran Cañón a lo largo de cientos de kilómetros. La narrativa secularista tiene que invocar alrededor de mil millones de años de historia perdida entre las rocas subyacentes y las capas sedimentarias superiores, que son mayormente tan planas como una torta (en toda la pared ascendiendo hasta el borde del Gran Cañón). Si estos millones de años existieron, ¿por qué no aparecen numerosos barrancos, canales y fallas a través de la Gran Discordancia? Parece que la superficie de la tierra fue aplanada de golpe en un solo suceso, después de lo que hubo una rápida deposición de sedimentos. Parece un Diluvio a escala global.

El meteorito al que se refería Mullins, si es esta la causa de que las rocas de Santa Fe tengan la apariencia que presentan, impactó después del Diluvio —no hace cientos de millones de años. La fecha secular se decide basándose en la posición de las rocas en su supuesto contexto evolutivo —en otras palabras, en un concepto teórico de cómo las rocas estarían distribuidas en una cronología evolutiva. No se basa en una historia objetiva que pueda encontrarse como un hecho en este mundo. Forma parte del esquema mental del uniformismo geológico evolutivo, de su narrativa de cómo el mundo llegó a ser.

Si se quiere creer la narrativa evolucionista, repleta como está de argumentación selectiva y de ad hocs, se puede hacer de forma voluntarista. Si uno puede vivir las múltiples vidas que todo un ejército de geólogos seculares necesita para intentar construir su narrativa, es su elección. Pero esto no significa que sea algo superior o «científico» porque unos académicos secularistas lo crean. Ambos partidos necesitan una historia, pero hay una diferencia entre la narrativa histórica y la especulación encerrada dentro de la caja materialista. La narrativa histórica posee testigos oculares y generalmente tiende a ajustarse mejor con las observaciones. Contemplemos la Gran Discordancia y reflexionemos. También ofrecemos como consideraciones adicionales las reseñas bajo las designaciones diluvialismo y métodos de datación en este blog.


Lecturas recomendadas:


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesAncient Earth Smackdown at Santa Fe Tells Global Story 10/08/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 9/08/2010 12:48:00 PM

Published in: on +00002010-09-07T23:23:26+00:0030000000bTue, 07 Sep 2010 23:23:26 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm09  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2010/09/07/un-antiguo-impacto-en-santa-fe-nuevo-mexico-habla-de-un-fenomeno-global/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s