El Mar Mediterráneo y el diluvio

 

 

¿Es realmente cierto?

 

 

¿Qué tiene que ver la formación del Mar Mediterráneo con el diluvio? ¿Y por qué será que los científicos ven una conexión entre los dos, y se complican la vida con eso?

Norbert Lieth

En la revista P.M. Preguntas & Respuestas dice: “Para muchos turistas, el Mar Mediterráneo es un verdadero paraíso – ¡un paraíso nacido de un infierno! Durante un mes, más de cinco millones de años atrás, un enorme diluvio pasó estruendosamente desde el Océano Atlántico, a través del Estrecho de Gibraltar, creando, de este modo, lo que hoy es el Mar Mediterráneo. La fuerza con la que eso sucedió tiene que haber sido inimaginablemente grande: Hasta cien millones de metros cúbicos por segundo fluyeron a la cuenca del Mar Mediterráneo. Como consecuencia, algunas veces el nivel del agua aumentaba diez metros por día. La erosión causada por las masas de agua cavó un canal propio en el Estrecho de Gibraltar – aproximadamente unos 40 centímetros por día. Finalmente, este ‘canal’ alcanzó la impactante medida de 250 metros de profundidad y 200 kilómetros de largo.

Acerca de qué fue lo que causó este turbión, es que especula la investigación. Posiblemente, se hayan desplomado los escudos de tierra en el canal de Gibraltar. (…) Esta suposición también es corroborada por datos de la investigación de terremotos: 300.000 años antes del ‘diluvio’, el Mar Mediterráneo había sido separado de los otros océanos y, a causa de la prolongada evaporación del agua, había quedado prácticamente seco.”1

¿Por qué será que los autores ponen la palabra diluvio entre comillas? ¿Será que con eso quieren decir, “sí, se trata de un diluvio, pero de modo alguno del bíblico”? Es notable que en todos los continentes, tanto en la naturaleza como también en las más diversas culturas y naciones, se encuentren indicios y confirmaciones del diluvio bíblico, y aun así se haga todo lo imaginable y se haga uso de todas las teorías posibles para no tener que confirmar dicho diluvio. ¿Por qué no se puede creer que el todopoderoso Creador del cielo y de la tierra haya hecho venir un diluvio mundial, y que el Mar Mediterráneo, al retirarse las masas de agua, haya quedado casi como un enorme charco?

“Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca. Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra” (Gn. 8:13-14).

Se escribe de un “infierno”, de un “enorme turbión” que, por meses, pasó estruendosamente por el Estrecho del Gibraltar. Todo eso sucedió con un ímpetu inimaginable y con masas de agua que causaron erosión; incluso se piensa en el desplome de los escudos de la tierra. Todo parece ser posible, sólo que no puede haber sido el diluvio bíblico. Pero, exactamente ése, también, fue el escenario que se presentó durante el diluvio. La totalidad de la forma geológica de la tierra fue cambiada poderosamente a través de la fuerza de las aguas, de tal modo que la Biblia llama al mundo de antes del diluvio el “mundo antiguo” (2 P. 2:5), porque a través del diluvio surgió algo totalmente nuevo (2 P. 3:6-7). “…envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (Sal. 104:30).

En cuanto a la formación de ese turbión, los científicos toman en consideración todo tipo de teorías: “Acerca de lo que causó el turbión, es que especula la investigación.” La respuesta nos la da la Palabra de Dios: Fue el pecado. Una humanidad dominada por los demonios y moralmente degenerada, que ya no daba lugar al obrar del Espíritu de Dios ni a la Palabra de Dios, y que rechazaba toda exhortación espiritual, fue juzgada. Aun en los niveles más altos de la sociedad, como ser el gobierno, celebridades, gente con influencia (héroes), reinaba la maldad, y toda aspiración y todo pensamiento estaba dominado por el mal (Gn. 6:1-7).

Hasta entrado el siglo dieciocho, no se dudaba, ni siquiera por parte de la ciencia, de la creación de Dios, ni tampoco del diluvio histórico. Recién en la era de la ilustración y la teoría de la evolución, que se desarrolló como resultado de la misma, se comenzó a cuestionar la revelación bíblica. Ese pensamiento, en la actualidad, ha alcanzado al mundo entero y lo domina totalmente. Pero, lo casi irónico de todo esto es que con las tesis que hoy en día casi todos creen, se confirma la verdad de la Biblia que, en realidad, se quiere negar. Por eso, Pedro escribe acerca del fin de los días lo siguiente: “Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos” (2 P. 3:3-7).

Los días postreros, por lo tanto, entre otras cosas, se caracterizarán por cuestionar el diluvio histórico y por opinar que todo de alguna manera continuará igual. Tres cosas deberían hacernos prestar atención:

que por lo visto vivimos en esos últimos días, que la Biblia sigue teniendo la razón en todo, y que llama blasfemos a aquellos que cuestionan la verdad bíblica.

1 P.M. Preguntas & Respuestas 5/2010, pág. 51

 


 


 

 

Published in: on +00002010-12-04T02:41:18+00:0031000000bSat, 04 Dec 2010 02:41:18 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am12  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2010/12/04/el-mar-mediterraneo-y-el-diluvio/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s