Descubrimiento de árboles momificados en el ártico

 
 
18 diciembre 2010 — Igual que niños de Narnia que descubren un zoológico de estatuas inertes, petrificadas, en el reino invernal de la Bruja Blanca, unos científicos han descubierto una acumulación de árboles, hojas y vainas congelados en las elevadas latitudes del ártico canadiense. «Este seco y frígido lugar está ahora rodeado de glaciares y está completamente vacío de árboles», decía National Geographic News. ¿Cuál es la magia profunda que dejó esto bosque momificado «exquisitamente preservada»? Los adivinos científicos dicen que fue por un corrimiento de tierras, hará como 10 millones de años.
Se conocen otros bosques helados (22/03/2002), pero éste en la Isla de Ellesmere es la más septentrional descubierta hasta la fecha. Science Daily decía que este descubrimiento es, por así decirlo, la punta del iceberg. Investigadores en la Universidad Estatal de Ohio «sospechan también que «podrían surgir muchos más bosques momificados a través de América del Norte al ir fundiéndose el hielo del Ártico», decía Science Daily. «Al quedar expuesta la madera y comenzar a pudrirse, podría emitir cantidades significativas de metano y de dióxido de carbono a la atmósfera, y efectivamente potenciar el calentamiento global».
Isla de Ellesmere, en el ártico canadiense, ubicación del bosque momificado que plantea graves cuestiones al actualismo geológico. Imagen cortesía de NASA 
En tanto que el informador se sentía fascinado por aquellas «Claves del futuro efecto de calentamiento» que se pudieran conseguir, quizá lo más asombroso es cómo una madera que podría pudrirse ahora pudo permanecer congelada durante 2 a 8 millones de años —el margen de edad que se afirma en el artículo. Y para preocuparse acerca del calentamiento global, debe estar refiriéndose a una cantidad descomunal de madera: «Andando por esta región, están por todas partes», decía Joel Barker, un científico medioambiental de la Universidad Estatal de Ohio y director del estudio sobre la bosque momificado. «El problema sería no tropezar sobre ellos». El artículo describía el bosque como similar a los que cubren una extensa región: «El bosque momificado se parece a bosques modernos que crecen a cientos de kilómetros al sur, lo que sugiere que este bosque debió haber crecido durante un tiempo en el que el Ártico era mucho más cálido».
El reportaje de National Geographic iba encabezado con una fotografía de la sección de un tronco que parece listo para arder en una chimenea. «Los árboles momificados fueron probablemente preservados durante tanto tiempo debido a que fueron sepultados rápidamente por corrimientos de tierra, y por ello quedaron protegidos de aire y agua, que aceleran la descomposición». Pero, ¿puede protegerlos durante millones de años? ¿Cuántos corrimientos de tierra tienen que invocarse para cubrir suficientes árboles momificados en descomposición para que se susciten preocupaciones acerca de los gases de invernadero? Incluso en este caso, ningún material vivo dura para siempre en su estado. «Cuando comenzamos a tirar de hojas fuera del suelo, fue algo surrealista,el saber que se trata de millones de años de edad y que se pueden sostener en las manos», anunciaba uno de los investigadores a la Unión Geofísica Americana la semana pasada. Un colega familiar con los bosques fósiles calificaba este descubrimiento de «extraordinario», hablando de «El descubrimiento de madera que tiene millones de años de antigüedad en unas condiciones tan buenas —casi como si las acabases de recoger del suelo del bosque …»
Los millones de años existen sólo en su imaginación. Así de tenaces son los actualistas en su fe en largas eras que no pueden ver los árboles por el bosque, ni el bosque por los árboles, debido al espesor de la niebla de su dogma ideológico. Estos árboles no tienen ni de lejos tanta antigüedad. Como tampoco la tienen los huesos de dinosaurio con sus vasos sanguíneos intactos (09/04/2009). ¿Por qué siguen contando tales cuentas?
Les es necesario seguir difundiendo sus fantasías porque viven en la Tierra de la Fantasía del dogma materialista, un dogma que se impone mediante tácticas de exclusión y de censura. De esta manera, con sus encantamientos de propaganda materialista y con una invención de un pasado inexistente de largas eras, convierten en piedra las mentes de los humanos, inmovilizándolos en una esclavitud de carencia total de sentido en sus vidas. Este encantamiento sólo se romperá mediante la restauración con el contacto con la realidad: la realidad de la Fuente de la Vida y del Redentor de la Vida, que vino a dar su Luz a los hombres: «En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. … Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. …Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo» (Evangelio de Juan 1:1-3, 14, 17).

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesMummified Trees Found in Arctic  18/12/2010

Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 12/26/2010 05:51:00 PM

Published in: on -12002010-12-26T09:27:14-12:0031000000bDom, 26 Dic 2010 09:27:14 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (8)  

LINGÜÍSTICA vs ‘HOMINIDIA’.

Artículo de Jolimu/ Noviembre 11/2010

Cada vez que oigo hablar de homínidos, recuerdo la Ilíada de Homero, por afinidad mitológica. Y la Ciencia jamás debe consentir la mitología; de hecho, los que sentaron las bases científicas de la humanidad, de fe cristiana: Kepler, Copérnico, Pascal, Newton, Galileo, y otros cientos, aunque fundados en su fe, siempre concluyeron sus planteamientos con evidencias.

La Ciencia es búsqueda, pero la conclusión científica es ética; decir que algo es real, solo es moral si se avala con pruebas. Si una investigación no da evidencias más allá del argumento, no se ratifica una teoría; debe seguir buscándose la verdad, sin enseñarse en institutos como la realidad misma. Eso es inmoral y antiético; lo argumentativo jamás es admitido en ningún tribunal como evidencia de nada.

El descubridor de la anestesia por cloroformo, y autor de trabajos que conducirían a avances en ginecología, y en rayos-X, el Dr. James Simpson, al preguntarle sobre su mayor hallazgo, no refirió sus éxitos en medicina. Dijo que lo fue el saberse pecador, y que podía ser salvo por la gracia de Dios: “El hombre que no haya entrado en relación con Dios, mediante Jesucristo, se ha perdido el verdadero proyecto de su vida.”

La Ciencia es área exclusiva humana, vedada a chimpas; aunque la seudociencia, tergiversando al paroxismo, sellara analogía genética del 98%… hasta que se decrete en juicio la real divergencia. El responder a incógnitas distintas a la necesidad biológica, es único en el humano; sale de su alma. Pero muchos se esfuerzan por negar esa energía interior, solo por no haber logrado establecer el punto físico de su fuente.

La zona donde reside el origen de las ideas, sentimientos y análisis; la capacidad que nos convierte en la excepción de la regla, y en amos de la comunicación, es algo que siempre ha intrigado a la humanidad. Palabra, lectoescritura, y artes, son privilegio exclusivo humano, entre casi dos millones de especies. La lingüística es solo nuestra; y se controla en puntos del lóbulo temporal del córtex cerebral… ausentes en chimpas.

Los Centros de Broca y Wernicke, puntos claves de la neurolingüística, situados en ese lóbulo, constituyen otra gran espina ética hundida en la carátula del ‘Origen de las especies’ de Darwin, impidiendo pasar página. Desde la falta de ciencia, con argumentos filosóficos, se saltan a la torera los muchos impedimentos científicos que niegan la teoría darwinista. Y este es de los más espinosos; contra él no hay evidencias. Pero ningún argumento es admitido como evidencia en ningún tribunal; y la teoría evolutiva acabará sus días allí, muy pronto.

Darwin arguyó que el habla y la postura erguida surgieron por instinto. Pero toda su suposición teórica, se basó en ignorancia científica. Hoy se reconoce limitación anatómica para el bipedismo en simios, y hay por ej., hallazgo antropológico en Turquía de humanos cuadrúpedos, debido a mutación génica… que afecta al cerebro.

Malformación

Esas personas, de una misma familia turca, evidencian que los restos declarados ‘homínidos’ por la paleontología, seguramente pertenecieron a simios… o a humanos que padecieron dolencias degenerativas. No obstante, el fisiólogo turco Uner Tan, sostuvo que esos rasgos típicamente humanos pueden ser el resultado de un suceso evolutivo “puntual”. O sea, se hizo eco del ‘equilibrio punteado’ apelado por los paleontólogos evolutivos Stephen Jay Gould y Richard Lewontin, luego de romper mucho pico, pala y buldózer, en busca del eslabón perdido que jamás apareció, y que les forzó a negar la evolución gradual, tradicionalmente sostenida por el darwinismo.

Mas, si seguimos tal razonamiento, deberemos convenir con que entonces no estamos ante evolución, sino ‘involución’, puesto que los padres no son homínidos, sino humanos normales… que degradaron la especie, trasmitiendo defectos congénitos a hijos.

El ‘International Journal of Neuroscience’ expuso este síndrome, visto en Iskenderun, cerca de la frontera con Siria. Allí, fisiólogos, neurólogos y psicólogos analizaron la descendencia de lejanos consanguíneos: 19 hijos [entre 14 y 36 años], de los cuales nacieron con el síntoma cuatro hembras y un varón, mientras otros 12 eran normales. El análisis genético concluyó característica genética recesiva, debida a mutación.

El examen cerebral con resonancia magnética, reveló además un estrechamiento de la ‘vermis‘, y reducción del cuerpo calloso. Pero, aún ante tal evidencia de mutación genética, con la obstinación propia de la defensa evolutiva, cerrada a cualquier posibilidad de error, Tan aseguró que ese defecto parece producir un retraso de miles de millones de años en el reloj de la evolución humana. O sea, inconsciente propugna a una ‘involución’, sin inferir desde la evidencia que todo supuesto hallazgo fósil ‘homínido’, en realidad debería corresponder a monos o a humanos con ADN mutado.

Y se repite la obcecación cuando el biólogo inglés Nicholas Humphrey, junto a John R. Skoyles, y el anatomista Roger Keynes [Universidad de Cambridge], tras examinar a los enfermos, dijo: ‘Estas personas caminan de la misma manera que nuestros ancestros hace millones de años‘. Especulativo, pues nadie vivió eso para contarlo; y por tanto sin valor legal ante un tribunal de apelaciones.

Si hay algo común en la defensa evolutiva, es la reticencia a admitir siquiera que los fósiles hallados fueran en realidad restos de humanos con dolencias degenerativas conocidas hoy. Y la mayor evidencia del error es que hay por ahí 200 tipos de monos que no copulan si no son de la misma especie, no presentando evidencia de descendencia ‘homínida’ en ninguna selva o laboratorio evolutivo del planeta. Todo lo que tienen contra la verdad es argumento filosófico; pero en todo tribunal se rechaza lo argumentativo. Es una de las acepciones jurídicas que han sentado cátedra en jurisprudencia, para negar la razón a quien argumenta.

Mas lo trascendental es que ni el mono ni otro animal, es consciente del yo futurista; no prevén más allá de su necesidad inmediata. Ni hablan ni presentan la gramática intelectiva que permita crecer en conocimiento. Tienen diferente actividad cerebral.

En el córtex se integran las capacidades cognitivas y la consciencia, que permiten comunicarse por palabras, y hacer razonamientos complejos. El córtex cerebral humano tiene numerosos pliegues, distintos al resto de especies. Aun así se instruye que la genética humana nos iguala al chimpa en un 98%. Algo que fija discordia: ¿Por qué entonces los neurocirujanos experimentan con monos rhesus [macacos], especie evolutivamente más ‘lejos’ según la teoría, en lugar de con los chimpas, los ‘iguales‘ al humano al 98%?

Y los que insinúan que los cambios mono-humano se dieron por azar, citando la interrelación social de poblaciones, como el motor impulsor del proceso de lenguaje ‘homínido’, deberían pensar con igual lógica que de haber sido así, las otras 196 especies simias habrían alcanzado también el lenguaje. Pero no; el humano es el único. Y eso se convierte en evidencia contra lo que se propugna; la misma lógica de raciocinio conduce hacia que nacimos hablando desde el principio, debido al exclusivo diseño biológico que lo permitió. Lo contrario a eso es argumentativo… y ya se sabe que lo argumentativo no vale en un tribunal para acreditar una verdad, sino que acredita sentencia en contra.

El lenguaje es la más específicamente humana representación del mundo; es el proceso cognitivo que nos diferencia de las otras especies. La semántica, creada por intelecto humano, da significado a símbolos [palabras], logrando describir sucesos u objetos, sin importar lo lejanos que estén. Y eso está ausente en chimpas & company.

El humano describe un sin número de pensamientos, partiendo de cantidad finita de palabras. Su intelecto percibió la necesidad de establecer las reglas gramaticales que determinan el lenguaje. Los chimpas & company carecen de tal facultad.

Los centros de Broca y de Wernicke, en la parte posterior e inferior del lóbulo temporal del córtex cerebral, se vinculan a la capacidad exclusiva del ser humano: la lingüística, alejándonos radicalmente del mundo animal. Ninguna bestia es capaz de hablar y pensar coherentemente lo que dice, entre casi dos millones de especies animales registradas; y por supuesto, ninguna entre las casi 200 especies distintas de monos, chimpa incluido.

Broca notó que los daños en esa área generan afasia motora; un mal que hace que la persona, aun manteniendo capacidad de lectura y escritura, no pueda articular palabra; por eso lo consideró un punto de origen de la neurolinguística… ausente en monos & company.

La comunicación lingüística, incluso la más básica, implica la representación de todo lo que nos afecta del mundo mediante la palabra, tanto en forma oral como escrita… y eso está ausente en chimpas. Demanda abstracción para la clasificación pictográfica de objetos y/o situaciones, también ausente en chimpas; y otra aún superior para la interrelación social-artística totalmente ausente en cada una de las casi 200 especies de monos de los que pretenden derivarnos; chimpas incluidos, por supuesto.

Los científicos registran junto al área de Broca varias regiones críticas, activas si las personas planean decir algo, hablan o se expresan por señas. Y Jared Taglialatela, [Centro Nacional Yerkes de Investigación sobre Primates], juzgó que “la conducta comunicativa de los chimpancés comparte muchas características con el idioma humano“. Escaneó tres cerebros de chimpancés mientras gesticulaban y llamaban a una persona demandando una comida puesta fuera de su alcance.

Detectó que los simios mostraban activación en la región cerebral que en humanos correspondería al punto de Broca [sin tenerlo], y en otras áreas similares del cerebro humano donde se involucran la planificación motora compleja y otras acciones. Pero eso también es argumentativo; si hubieran estudiado esas áreas en perros, caballos o delfines, habrían visto la misma activación, pues necesariamente, si el cerebro es la fuente neuronal de todo proceso animal, es normal que se activen áreas de emociones comunes.

Lo único real, es que carecen de los puntos de Broca y Wernicke. Hablar de áreas homólogas en cerebros diferentes, [tal como en el proyecto genoma hombre-chimpancé], es una argumentación sin evidencia científica, fundada en un supuesto. La única realidad es que NO HABLAN, no esculpen ni pintan ni estudian ni hacen proyectos de futuro, ni tienen la conciencia del ‘yo futurista’ [¿Qué seré de mayor?]; y eso fija una gran frontera, no una semejanza que indique descendencia de ellos. Y lo argumentativo, como se ha venido repitiendo, se rechaza en los tribunales, el lugar donde tendrá que comparecer  muy pronto, Dios mediante, la teoría evolutiva.

La fuente de las ideas, sentimientos y análisis, nos capacita y convierte en la excepción de la regla, y en reyes de la comunicación. La palabra, la lectoescritura, y las artes son privilegio exclusivo de nuestra especie, entre millones de distintos tipos de animales. La lingüística, y todo lo intelectual, fue, es, y será exclusivo de humanos; y siempre estuvo, está, y estará… ausente en chimpas & company.

Legalizar homínidos es propugnar la falaz y anticientífica descendencia híbrida, con diferentes especies de monos copulando y gestando entre sí. Pero jamás, en ninguna selva o laboratorio del planeta se ha visto tal cosa ni se ha logrado que ningún híbrido sea capaz de multiplicar ninguna nueva especie. Eso es mentira; quienes protejan tal anticientificismo, no son dignos de ejercer el decoroso ejercicio del magisterio. Venden su alma por el precio de la subvención.

Y cada gobierno que subvencione el apuntalamiento de tal mentira con los millones de euros invertidos hoy, es un régimen que derrocha para financiar engaños contra la Creación de Dios. Si no cambian, si no se arrepienten y piden perdón a Jesús, unos y otros tendrán que responder ante el Creador por haber sembrado y alimentado ideas antiCristo en el corazón humano.

El argumento de Bereshit 1:26, el libro con el que instruía Jesús, según la tradición judía, reseña: ‘Y dijo Dios: “Hagamos un hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…” Y ese argumento adquiere valor real en la presencia humana. Pero lo de convertir calabazas en carrozas es otro hecho; no vale lo argumentativo. Ningún tribunal lo admitiría sin la evidencia que  lo corroborara. Ni el humano ni el divino.

Published in: on -12002010-12-26T09:01:53-12:0031000000bDom, 26 Dic 2010 09:01:53 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (7)  

El respetado científico Theodosius Dobzhansky acuñó los términos Micro y Macro-evolución

Cuando algunos Darwinistas son confrontados con críticas sobre la teoría de la evolución, intentan minimizar las diferencias entre la micro y la macro evolución, o incluso hasta niegan que las haya.

Por ejemplo, cuando en el 2005 se revisaron los requerimientos en clases de ciencia, en el estado de Kansas, EEUU, proponiendo que los alumnos estudiaran las evidencias  a favor y en contra de la teoría de la evolución, el biólogo Kenneth R. Miller escribió, “La distinción artificial entre la micro y la macro evolución se debe abandonar”, porque “la macro evolución se ha observado repetidamente en la naturaleza”.

Otro Darwinista que revisó la propuesta, Gary Hurd, declaró que la distinción entre la micro y la macro evolución es una fabricación creacionista. Hurd escribió a la Junta de Educación de Kansas lo siguiente: “Estoy seguro que hay otros comentaristas cualificados que han reconocido lo obsurdo de diferenciar entre micro y macro evolución—términos que no tienen significado fuera de las polémicas creacionistas”.

Sin embargo, fue el neo-Darwinista, Theodosius Dobzhanky, quien hace muchos años introdujo los términos micro y macro evolución en lengua Inglesa. Además, lo hizo porque realmente hay una diferencia entre los pequeños cambios evolucionarios que el humano puede observar y los de mayor escala que no se pueden observar pero que, de acuerdo a la teoría Darwinista, de todas formas han debido ocurrir a través de la historia de la vida.

Es de esta forma que los evolucionistas propagan bulos que después se vuelven en su contra.

Dr. William Demski & Dr. Jonathan Wells, “The Design of Life” p. 103

Published in: on -12002010-12-23T12:08:02-12:0031000000bJue, 23 Dic 2010 12:08:02 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm12  Dejar un comentario  

Las maravillas de las plantas aparecen en los detalles

 

16 diciembre 2010 — Cuando uno pisa un hierbajo que crece en una grieta de la acera, ¿acaso se da cuenta de qué clase de asombrosa maquinaria acaba de pisotear? Un examen algo detenido puede darnos una nueva perspectiva.

  1. Comunicaciones y sistemas de conmutación: Cuando germina una semilla, necesita primero crecer hacia arriba a oscuras a la vez que trata de protegerse. Luego, cuando llega al aire y a la luz, tiene que extender sus hojas y captar la luz del sol. Science Daily describía trabajos en el Instituto Carnegie sobre las señales químicas que se activan en estos momentos críticos, diciendo que «hay muchos componentes involucrados en esta conmutación del desarrollo …». Uno de dichos componentes, una tipo de hormonas conocidas como brasinoesteroides, opera en forma antagonista a la luz del sol en la transición suelo-a-aire, pero sólo en presencia de otro regulador llamado GATA2. «La nueva investigación del equipo de Carnegie identifica una proteína llamada GATA2 como un eslabón perdido en este sistema de comunicaciones», decía el artículo, que no emplea «eslabón perdido» en un sentido evolutivo, sino en un sentido de transducción de señales. «Esta proteína indica a los brotes que están desarrollándose qué tipo de crecimiento han de seguir», activando y desactivando ciertos genes. «… También sirve como caja de empalmes de comunicaciones entre sistemas internos de plantas que son activados por la luz y los que son activados por brasinoesteroides».

 

 

El desarrollo de una semilla a la planta correspondiente mediante el proceso de la germinación es un proceso sometido a una serie de controles específicos preprogramados que hacen patente un plan trascendente en su inteligencia y fin, como parte del entorno originalmente preparado en este mundo para el hombre … Imagen: Nino Barbieri

 

  1. Constructores de paredes: Las paredes celulares mantienen los brotes y los árboles grandes en posición vertical con una molécula llamada lignina —una molécula compleja que exige múltiples etapas, como una receta, para su elaboración (véase El Titanic del Evolucionismo contra el iceberg de la Realidad, apartado 4). Pero la lignina no puede ensamblarse en la cocina del citoplasma. Se tiene que ensamblar en la pared de la célula. Esto significa que los ingredientes, denominados precursores, que se fabrican en el interior de la célula, tienen que migrar afuera a través de la membrana de la célula hasta el lugar de montaje. Algunos de estos materiales se almacenan temporalmente en las vacuolas (orgánulos que almacenan sustancias), lo que exige un transporte adicional a través de membranas vacuolares.

Lo que no estaba claro era si los precursores flotaban sencillamente a sus destinos respectivos por difusión. Científicos en los Laboratorios Nacionales de Brookhaven descubrieron que, en lugar de esto, máquinas moleculares alimentadas por energía que reciben el nombre de transportadores llevan los precursores a los sitios de construcción. PhysOrg informaba acerca de un artículo de investigación publicado en PNAS1, en el que se describía cómo estos transportadores llevan activamente a los materiales allá adonde corresponde, usando energía de la ATP como combustible. «Toda la gama de ensayos reveló que los monolignoles puros se desplazan a través de la membrana celular, mientras que los glucósidos de monolignol pasan preferentemente a vacuolas», decía el artículo. «Pero lo más importante es que muy poca cantidad de ambos precursores pasaría a través de ninguno de ambos tipos de membrana sin la adición de ATP, la “moneda” de intercambio de energía en las células». El artículo describía cómo los transportadores son muy selectivos en sus acciones: «En la presencia del ATP, las vesículas de membrana invertida del plasma captan preferentemente agliconas de monolignol, mientras que las vesículas vacuolares son más específicas para los glucocongujados, lo que sugiere que los diferentes transportadores tipo casete que enlazan con ATP reconocen diferentes formas químicas al transferirlas a diferentes emplazamientos …»

Movilidad ascendente: ¿Has pensado alguna vez lo que se necesita para bombear la savia desde las raíces hasta las copas de los árboles? Científicos de la Universidad Complutense de Madrid son algunos entre muchos que han prestado atención a esto. Los estudiantes probablemente recordarán términos como xilema y floema; el primero transporta agua, y el segundo nutrientes. Science Daily lo anunciaba así: «El objetivo: descubrir las claves del movimiento de la savia a fin de aplicar estos avances a nuevos sistemas hidráulicos o a bombas aspirantes», decía el artículo. «Luego procede a demostrar que cuando la presión es positiva en los conductos del xilema así como en los del floema, el modelo se expande en dirección radial. Sin embargo, cuando la presión es negativa en el xilema y positiva en el floema, lo que se cree que sucede durante el día, el modelo se contrae en dirección radial». ¿Qué es lo que pueden extraer de esta información? Mejores maneras de extraer agua o de bombearla contra la gravedad, para empezar. Uno de los profesores observaba: «Actualmente —dice el experto— no hay ninguna bomba aspiradora de agua que pueda elevar el agua a más de diez metros a una presión atmosférica normal, pero un árbol secoya puede elevar el agua hasta una altura de 100 metros, lo que me parece que significa que cualquier cosa que podamos aprender de las plantas va a tener un gran interés para los que trabajan en este campo».

Los mecanismos que conducen el agua a la copa de árboles como el «Grizzly Giant» un Sequoiadendron giganteum en el Parque de Yosemite, son objeto de investigación para superar las graves limitaciones en las bombas de invención humana. Imagen: Mike Murphy

 

Científicos en Princeton también siguen esto de cerca. Publicando en PNAS,2 decían primero: «Las redes vasculares de las plantas son fundamentales para la forma, función y diversidad en botánica». Luego describen cómo el transporte de materiales exige un compromiso entre la seguridad hidráulica y el rendimiento. Han desarrollado un modelo que realiza «predicciones para el flujo de la savia, el ahusamiento del radio de los conductos del xilema desde el tronco hasta la ramita terminal, y cómo la frecuencia de los conductos del xilema varía con el radio del conducto», y han realizado comparaciones de su modelo con diversos árboles, como el roble, el arce y el pino. Por la razón que fuere, estos árboles saben cómo ahusar el radio de sus vasos desde el fondo hasta la copa para un máximo rendimiento.

En su artículo, los autores hablan de «impulsores evolutivos», pero en realidad están hablando de requisitos de diseño —esto es, «(i) geometrías que llenan el espacio para maximizar la captación de carbono por las hojas y el flujo de savia a través de conductos; (ii) el incremento de la conductancia hidráulica y del suministro de recursos a las hojas; (iii) la protección contra embolismos y asociados decrementos en la conducción vascular; (iv) la aplicación de restricciones biomecánicas de manera uniforme por toda una planta; e (v) independencia del tamaño de la ramita terminal, de la velocidad de flujo, y de la arquitectura interna respecto del tamaño de la planta». En ningún lugar han descrito una secuencia verosímil de mutaciones que pudiera producir las estructuras necesarias; se limitan meramente a suponer que la «selección» cumpliría los requisitos de alguna u otra manera.

Y, hablando de la pretendida evolución de las plantas, otro artículo en PhysOrg daba un resumen de otro artículo en PNAS3 que trataba de seguir las plantas angiospermas (o magnoliofitas) a un antecesor común que tenía piñas. Este artículo iba encabezado con estas palabras: «El origen y la rápida diversificación de las angiospermas (el “abominable misterio” de Darwin” ha concentrado la atención de muchos investigadores», añadiendo en la introducción: «El origen evolutivo de las plantas con flores, o angiospermas, persiste como uno de los grandes misterios biológicos sin resolver».

Entonces, ¿han resuelto ellos el misterio? Si el resumen de PhysOrg es una buena indicación, se limitan a dar la evolución por supuesta expresándola en términos de emergencia: «Una nueva investigación publicada esta semana en la publicación Proceedings of the National Academy of Sciences proporciona nuevas percepciones acerca de su origen genético, una innovación evolutiva que dio rápidamente origen a muchas y diversas plantas angiospermas hace más de 130 millones de años». El codirector del equipo empleaba circunlocuciones parecidas: «Los nenúfares y las flores del aguacate son esencialmente “fósiles genéticos” que siguen portando instrucciones genéticas que hubieran permitido la transformación de piñas de gimnospermas a flores», decía Doug Soltis. «Exponemos cómo las primeras plantas con flores evolucionaron a partir de programas genéticos preexistentes descubiertos en piñas de gimnospermas y luego se desarrollaron a la diversidad de plantas con flores que vemos en la actualidad», continuaba Soltis, ocultando el proceso evolutivo con verbos en voz pasiva en el texto inglés original: «Un programa genético en la piña de la gimnosperma fue modificado para conseguir la primera flor».

 

Su explicación también da por supuesta la cuestión de cómo en primer lugar la planta conífera produjo el programa genético para flores, y por qué no fue usado con este fin durante millones de años en la línea cronológica evolutiva. Al final, el artículo archivaba la respuesta en la carpeta de Las Cosas Pasan Porque Sí: «De alguna u otra manera tuvo lugar un cambio genético que permitió a un cono macho producir también órganos de hembra —y, quizá lo más importante de todo, le permitió producir órganos en forma de pétalo que seducían a nuevas interacciones con agentes polinizadores como las abejas». Pero, ¿acaso «permitir» algo proporciona unas condiciones necesarias y suficientes para su consecución? Si esto fuese así, los permisos para una construcción levantarían los edificios por sí mismos.

 

1. Miao and Liu, «ATP-binding cassette-like transporters are involved in the transport of lignin precursors across plasma and vacuolar membranes», Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado en línea antes de su impresión el 13 de diciembre de 2010, doi: 10.1073/pnas.1007747108 PNAS 13 de diciembre de 2010.

2. Savage et al, «Hydraulic trade-offs and space filling enable better predictions of vascular structure and function in plants», Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado en línea antes de su impresión el 13 de diciembre de 2010, doi: 10.1073/pnas.1012194108.

3. Chanderbali et al, «Conservation and canalization of gene expression during angiosperm diversification accompany the origin and evolution of the flower», Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado en línea antes de su impresión el 13 de diciembre de 2010, doi: 10.1073/pnas.1013395108.

Aquí describimos una nueva ley de la naturaleza, la Ley AMD: Cualquier artículo o trabajo acerca de la evolución de las angiospermas irá acompañado de la frase «El Abominable Misterio de Darwin» (AMD). Se trata de una ley independiente del tiempo que describe el callejón sin salida en que se encuentra no sólo Darwin, sino sus discípulos hasta el presente. Para prueba de ello, véase entradas realizadas (en inglés) durante la última década, como Los evolucionistas prometen, y no cumplen, y, en inglés: 08/11/2000, 03/04/2001, 30/01/2002, 03/05/2002, 07/06/2002, 17/01/2003, 15/03/2007, 21/12/2007, 28/04/2008, 15/09/2009, 04/12/2009apartado 4.

La cuestión de este misterio abominable de las plantas no es que las plantas mismas sean abominables. No, sino que son maravillosas. Están maravillosamente diseñadas y manifiestan un plan deliberado. El misterio de su origen sólo deviene abominable cuando la premisa darwinista deviene el semillero de la abominación, regado con la retórica de entes que «surgen», «emergen», y «se desarrollan» con exclusión artificiosa y voluntarista de la realidad de un diseño que es plasmación de un plan y de un propósito trascendentes. En estos parterres explicativos no crece nada. El misterio reside en la recalcitrante negación del designio.

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesPlant Wonders Are in the Details 16/12/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris –
www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 12/19/2010 09:57:00 PM


Published in: on -12002010-12-22T13:27:13-12:0031000000bMie, 22 Dic 2010 13:27:13 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm12  Comments (3)  

Una cosmología de bucles se transforma en abstracta

 

17 diciembre 2010 — Un físico de Varsovia, de pie junto a un cuadro de Picasso, encuentra una convergencia con su manera de pensar acerca del origen del universo. La leyenda en Science Daily dice: «Las líneas en el cuadro son bastante parecidas a las gráficas que representan la evolución de los estados cuánticos del campo gravitatorio en la gravedad cuántica de bucles». El cosmólogo es el Prof. Jerzy Lewandowski, y el cuadro de Picasso es La cocina. ¿Qué clase de estofado cosmológico ha cocinado Lewandowski?

Red de espín en estudios de gravedad cuántica de bucles. El lector puede compararlo con La Cocina, de Picasso. Imagen: Marcus Poessel

 

Este artículo era sólo uno representativo de una reciente tendencia a proyectarse afuera de la realidad en un intento de comprender la realidad:

¿Qué fue el Big Bang, y qué sucedió antes del mismo? Científicos de la Facultad de Física de la Universidad de Varsovia han intentado dar respuesta a esta cuestión. desde el marco de la gravedad cuántica de bucles han propuesto un nuevo modelo teórico, que pudiera resultar útil para validar hipótesis acerca de sucesos anteriores al Big Bang. Este logro es uno de los pocos modelos que describen la teoría completa de Einstein y no meramente su versión enormemente simplificada.

Con la lectura de este párrafo se desatan de inmediato algunas señales de alarma roja. Se suponía que el Big Bang representaba el comienzo del espacio-tiempo mismo. Por definición, nada había sucedido «antes» del mismo. Y si un «modelo teórico … pudiera resultar útil para validar hipótesis», ¿en qué punto esto llega a ser una actividad científica?

El artículo prosigue luego alardeando acerca de cómo Lewandowski y otros están tratando de reunificar la relatividad con la gravedad cuántica, un anhelo de mucho tiempo de cosmólogos que no han podido ver cómo estas teorías «mutuamente excluyentes», ambas validadas experimentalmente, pueden ser ciertas a la vez. Para llegar allí, Lewandoski tuvo que invocar un tejido teórico de hilos cuánticos tan pequeños que 1066 de los mismos cubrirían un centímetro cuadrado. Evidentemente, estas entidades no serían susceptibles de observación a medio o corto plazo.

Lewandowski explicaba que él sigue manteniendo el flujo de tiempo con su comienzo en el Big Bang: «Vale la pena observar que el tiempo no existe al comienzo del modelo», decía. «No sucede nada. La acción y la dinámica aparecen como la interrelación entre los campos cuando comenzamos a plantear cuestiones acerca de cómo un objeto se relaciona con otro». Esto, sin embargo, da por supuesta la cuestión de cómo emergieron los campos, y de si las relaciones pueden mantenerse fuera del tiempo. Mientras está intentando desentrañar esto, admitía que hay mucho camino por recorrer. «Nosotros mismos sentimos curiosidad por descubrir lo que sucederá», decía.

Lewandowski no es el único que pretende tener atisbos en cosas ocultas. PhysOrg informaba con petulancia: «Los científicos descubren la primera prueba de que existen muchos universos». Un Big Bang parece cosa tan de 1999 … «Quizá esto fue el principio de todo, pero últimamente algunos científicos han estado preguntándose si pudo haber existido algo antes de esto, estableciendo las condiciones iniciales para el nacimiento de nuestro universo». No creamos ni por un instante que están admitiendo la posibilidad de Dios. Están buscando patrones circulares en la radiación de fondo de microondas y llamándolos «moratones» en nuestro universo debidos a choques con otros universos. Pero, una vez más, «los investigadores ponen énfasis en que se necesita más trabajo para confirmar esta aseveración», admitía el artículo. Los lectores podrán recordar que el mes pasado Roger Penrose ofreció una propuesta para detectar un multiverso (véase 28/11/2010****** y PhysOrg; véase también Las explicaciones mediante multiversos están de moda, aunque no sean justificables).

Sea lo que fuere que «sucediera» antes, si tal concepto tiene ningún significado, lo que sucedió después es sorprendente: Space.com proseguía con otro tema destacado durante el curso de la última década: el gran final vino en primer lugar. «Gran estallido demográfico en el universo primitivo», chillaba el titular. Observaciones mediante el Telescopio Espacial Herschel revelan una escala y velocidad «pasmosas» de la formación de las estrellas en el universo primitivo (cp. en inglés: 08/01/2002, 21/09/2005, 02/04/2009; pero equilibrarlo con 26/08/2009). «El nuevo atisbo de un universo primitivo tan productivo —visto como parecía hace 3 mil millones de años después del Big Bang— puede cambiar la forma de pensar de los científicos acerca de la formación de las estrellas».

Sí, pero quizá para pensarlo bien deberían hacerlo fuera de la caja materialista. Uno de los principales astrónomos del siglo 20 murió la semana pasada: el Doctor Allan Sandage. Se convirtió en teísta y cristiano en las últimas etapas de su vida. La revista Nature afirmaba en su obituario: «En el punto medio de su carrera, Allan quedó profundamente preocupado por el significado de la vida. Estudió la Biblia y habló en público acerca de ciencia y religión como “dos armarios separados en la misma casa”. Al final valoró en gran manera la filosofía cristiana, pero no halló la fe». Esta aseveración de Gustav A. Tammann queda contradicha por las palabras del mismo Sandage, que aparecen en un artículo en Leadership University, donde decía: «Si el mundo ha de ser comprendido simplemente desde un nihilismo reduccionista materialista, no tendría sentido en absoluto. Respecto a esto, Romanos 1:19-21parece profundo. Y cuanto más profundiza cualquier científico en su campo, tanto más profundo se vuelve en verdad». Además, un obituario en The Telegraph UK le cita diciendo 1983: «No podía vivir una vida llena de cinismo. Escogí creer, y me sobrevino una gran paz mental».

Las ecuaciones, los modelos y los esquemas de un hombre cegado por sus prejuicios pueden ser plenamente coherentes en su propia imaginación, aunque no tengan ninguna vinculación con la realidad (20/07/2010, 17/06/2010). «EL nihilismo reduccionista materialista» es una trampa que lleva a un callejón sin salida (05/10/2010). No puede dar satisfacción. Lleva a una comedia de absurdos (19/03/2010). Te invitamos a abrazar la única visión de las cosas que no es sólo coherente, sino que nos conecta con la verdadera realidad. Comienza con aquel profundo pasaje que Sandage recomendaba (Romanos 1:19-21), y sigue leyendo a partir de ahí.

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesLoopy Cosmology Goes Abstract 17/12/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris –
www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 12/20/2010 09:34:00 PM

Published in: on -12002010-12-20T11:00:39-12:0031000000bLun, 20 Dic 2010 11:00:39 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (8)  

Evidencia Científica del Diseño Inteligente: Ingeniería Genética

Los mismos científicos darwinistas nos dán la evidencia del diseño inteligente por medio de la ingeniería genética y de que sin dicho diseño, nada sucede de valor o beneficio en la natureleza.

La selección natural sin asistencia inteligente es incapaz de producir nada de beneficio. Las mutaciones solo producen cambios degenerativos, o neutros, pero nunca añaden nueva información. Incluso las llamadas “point mutations”, o beneficiosas, solo protegen la vida del organismo pero no producen nueva información que avance el desarrollo de otro tipo de organismos.

Los darwinistas nos quieren hacer creer que la prueba de su teoría es “el hecho” de que las plantas se mejoran y benefician a la humanidad.  Dicen que es por medio de mutaciones.

En realidad lo que hacen es ingeniería genética, dirección asistida lo cual es diseño inteligente. Eso no es algo que se pueda usar como evidencia de la macroevolución para nada. Como vemos no hay honestidad en ciencia hoy día, sino afan de lucro. Los biólogos ya no se dedican a lo que deben sino a trabajar en lo que produce dinero.

Por lo tanto la prueba científica del diseño inteligente son, ironicamente, ellos mismos.  Lo que ellos llaman ciencia evolucionista, es en realidad ciencia del diseño inteligente, y corroboran las premisas del DI.

Así que el Axioma Primario de la evolución darwinista se viene abajo. La selección natural sin dirección, y menos con la asistencia de mutaciones, no produce nada nuevo.

No hay macro-evolución que valga, sino manipulación o ingeniería genética. En la naturaleza no ocurre tal cosa sin la intervención de un agente inteligente.

Mediten, please.

Published in: on -12002010-12-15T04:11:13-12:0031000000bMie, 15 Dic 2010 04:11:13 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (32)  

Tiempo de sobra para la Evolución? Viejos argumentos con vestidos nuevos

 

14 diciembre 2010 — Un matemático y un biólogo han calculado que hay «tiempo de sobra para la evolución». ¿Y cómo es posible? La evolución tiene una espía: la selección natural. Esta espía de Darwin reduce enormemente el tiempo que según argumentan los «dubitativos» se necesitaría para crear un complejo organismo como el de una mariposa. ¿Conseguirá alzar el vuelo este argumento?

El breve artículo objeto de esta reseña, de Herbert Wilf y Warren Ewens, ha sido publicado en PNAS con el simple título: «Hay Tiempo de sobre para la Evolución».1 La esencia de su propuesta es que la evolución, en contra de las ideas de los críticos que consideran que todo ha de evolucionar de forma secuencial, funciona como un procesador en paralelo: «La evolución es un “proceso en paralelo, en el que las mutaciones beneficiosas en el locus de un gen quedan retenidas después de haber quedado fijadas en una población mientras que mutaciones beneficiosas en otros loci quedan fijadas», decían. «De hecho, este enunciado es esencialmente el principio de la selección natural». Procedían al uso de algunas ecuaciones para demostrar que su modelo reduce drásticamente el tiempo que se precisa para la evolución de sistemas complejos,2 sin referirse ni una vez a ningunos casos biológicos en concreto. Sin embargo, el modelo que proponen supone que cada mutación beneficiosa quedará fijada durante la búsqueda mutacional aleatoria.

PhysOrg acepta sus alegaciones de forma totalmente acrítica, llegando incluso a decir en su titular: «Nueva investigación matemática demuestra que hay tiempo de sobra para la evolución», y que «la idea de que la evolución precisaría de “demasiado tiempo” para ser cierta queda demostrada como falsa». Pero demostrar es una palabra muy enérgica. Para apoyar esta afirmación, PhysOrg citaba a Wilf comparando la evolución con un experto pirata informático. Si tal pirata experto intenta adivinar una contraseña compleja, necesitará mucho tiempo para realizar una búsqueda aleatoria. Pero si un espía le indica al pirata cada vez que encuentra un carácter correcto, el tiempo se reduce espectacularmente. El artículo intenta remachar el argumento así:

Pero, ¿qué tiene que ver la piratería informática con la evolución de las especies?

Es muy sencillo, dice Wilf. En el caso de la evolución, el pirata informático es la evolución misma. La contraseña es la cadena de codones que describe, por ejemplo, una mariposa. Y el espía es la selección natural.

Hasta ahora parece que no tenemos nada sino una reformulación de la tesis de Darwin, o peor, que una mariposa evoluciona a tal simplemente porque lo hace. También parece reminiscente del algoritmo informático de Richard Dawkins que converge a la frase «Methinks it is like a weasel [Me parece que es una comadreja]», dado que cada letra correcta mutada en una cadena aleatoria queda fijada cuando es correcta. Pero, ¿quién verifica que cada letra es correcta? ¿Quién es el espía que ayuda al pirata informático? Imbricada en este modelo está la suposición de que cada mutación tiene valor para la supervivencia. Wilf explicaba en el artículo de PhysOrg:

«Si, cuando suponemos toda la cadena de letras [para una nueva especie], una de las letras es correcta —por ejemplo, una que describe correctamente los ojos de una mariposa—, entonces esta letra tiene valor para la supervivencia», afirmaba.

«No resultará descartada al darse mutaciones futuras, porque las criaturas intermedias están viendo muy bien, y vivirán y se reproducirán. De modo que aunque a primera vista parece que el proceso de mutaciones al azar necesitará de un tiempo muy largo para producir un organismo más complejo, gracias al espionaje de la selección natural, el proceso puede ir muy rápidamente.

»En el artículo estas ideas son cuantificadas de forma precisa, según este modelo, y se determina la magnitud de la aceleración. Es enorme, y demuestra que desde luego hay tiempo de sobra para la evolución».

Pero antes que Wilf y Ewens puedan rubricar esto con un «Quod erat demonstrandum», se suscita una multitud de interrogantes. ¿Quién está espiando, y quién espía a los espías? Lo que Darwin quería era librar a la biología de inteligencias-guía que pudieran dirigir ningún proceso hacia un objetivo para plasmar un designio previo. El principal problema con la analogía de Dawkins era que un agente inteligente había preseleccionado una secuencia objetivo, y que un vigilante invisible estaba verificando si las letras eran las correctas (en su computadora, el algoritmo que comparaba la cadena de caracteres que se generaba con la secuencia objetivo). Pero el materialismo, y su expresión biológica, la evolución como propuesta del origen y desarrollo de la vida, no tiene ningún propósito, no tiene ninguna secuencia objetivo; no hay nada en la evolución que la dirija hacia la llegada de la mariposa. La evolución no dispone de un algoritmo de comparación. La supervivencia no puede ser el algoritmo: no hay nada en la supervivencia que exija la aparición de un órgano complejo. La aptitud no puede ser el algoritmo; no hay ninguna medición independiente de aptitud en la teoría de la evolución aparte de la supervivencia misma, lo que por otra parte reduce la «supervivencia de los más aptos» a una tautología —a la aptitud de los más aptos, a la supervivencia de los supervivientes (véase Aptitud para dummies). Además, las mediciones de la aptitud se basan a menudo en malas estadísticas (véase Los estudios en selección natural, basados en malas estadísticas, y Cómo no demostrar la selección positiva).

Además, ninguna mutación simple proporciona ninguna previsión hacia un resultado distante. Wilf y Ewens contemplan las mutaciones beneficiosas, incluso si son tan infrecuentes como 1 en 10.000, como resultando en beneficios independientes, aditivos, a un organismo. Esto ignora casos en los que no se confiere ningún beneficio hasta que se logran situar múltiples modificaciones genéticas (complejidad irreducible), y también se deja sin explicar los efectos dañinos de la pleiotropia —cuando los beneficios en un gen ocasiona desastres en otro (p. ej.: 06/30/2009) – y la epigenética (véase La epigenética sube en la consideración de genetistas y embriólogos, y Se avecina una nueva revolución en genética). Otro reto lo constituyen efectos genéticos indirectos que producen «retrocesos» cuando una descendencia más apta se enfrenta con hermanos y enemigos más aptos (véase 03/17/2003). Los argumentos basados en la analogía están también repletos de escollos (cp. El Linux de Darwin). Los genomas son «infinitamente más complejos» que las contraseñas (véase El genoma humano, «infinitamente más complejo de lo que se esperaba»), siendo que contiene códigos que controlan códigos (Descubrimiento de un subcódigo genético, y Un hito científico: descubrimiento del segundo código genético), y que pueden tener la naturaleza de fractales en su arquitectura global (véase 13/10/2009). Incluso una sola célula exhibe una «complejidad pasmosa» (véase la construcción de una célula).

El artículo de Wilf y Ewens sólo incluía dos referencias y no respondía a las críticas de anteriores esfuerzos para vencer el problema del tiempo. Véase también las entradas La no evolución de las moscas del vinagre, La morfogénesis: ¿Está resuelta la evolución de las formas corporales?


1. Herbert S. Wilf y Warren J. Ewens, «There’s plenty of time for evolution», Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado en línea antes de su impresión el 13 de diciembre de 2010, doi: 10.1073/pnas.1016207107.

2. Para una palabra desconocida de L letras, usando un alfabeto de K letras, el modelo secuencial exigiría KL ensayos para acertar la palabra. Ellos argumentan que el procesado en paralelo reduce los ensayos a aproximadamente KlogL.

Este artículo pudiera hacer impacto en 1860, cuando los miembros del Club X de Darwin estaban en pleno auge (04/03/2004), pero no un siglo y medio después de reflexión acerca de la selección natural y de múltiples revoluciones en genética. Estos autores parecen haber olvidado todos los argumentos en contra planteados contra similares nociones en el pasado. ¿Dónde han estado? Lo que es más instructivo es que esta idea tan desfasada y contraria al mismo pensamiento materialista haya sido publicada por la prestigiosa National Academy of Sciences de los EE.UU. y que se ofrezca como «demostración» de la narrativa evolucionista en la prensa popular. Para una excelente lectura de una crítica clásica de esta clase de argumentación y otras relacionadas, recomendamos la lectura de la entrevista realizada a Norman MacBeth, agnóstico, autor del libro Darwin Retried y estudioso del tema, con estrechas vinculaciones con el Museo Americano de Historia Natural. La entrevista fue realizada en 1982, y en la misma se revelan falacias de razonamiento e interioridades del mundo de la biología evolutiva y disciplinas relacionadas, y se presentan unas aceradas críticas al cuentismo adaptacionista enmascarado con bata blanca: Darwinismo: Tiempo de Funerales.

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesPlenty of Time for Evolution? 14/12/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org
 

Published in: on -12002010-12-14T11:10:02-12:0031000000bMar, 14 Dic 2010 11:10:02 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Dejar un comentario  

Nuevo Escándalo en el Vaticano

http://www.infobae.com/mundo/551703-101275-0-Nuevo-escandalo-corrupcion-el-Banco-del-Vaticano

Published in: on -12002010-12-12T07:15:33-12:0031000000bDom, 12 Dic 2010 07:15:33 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Dejar un comentario  

Las Recompensas del que ha Nacido de Nuevo en Cristo

 

 

Después de nacer de nuevo por la fe en Cristo Jesús (Juan 3:1-7), seremos juzgados por Dios de acuerdo a lo que hemos hecho DESPUES DE SER SALVOS.

Nuestros pecados, cometidos antes de ser salvos, han sido pagados en la cruz por el Señor Jesucristo. Nada de lo que hemos hechos antes de la salvación va a ser juzgado en nosotros, ni vamos a ser castigados por ello, pues ya ha sido juzgado y castigado en Jesús. Él pagó por nuestros pecados, y ESTÁN PAGADOS POR COMPLETO. Por eso es que tenemos una deuda tan grande con el Señor Jesucristo, y debemos amarlo tanto y obedecerlo, porque su sacrificio en nuestro favor es el regalo más maravilloso del mundo y a él le costó lo que no podemos ni imaginarnos. ¡Como para decir que no fue suficiente y nosotros tenemos a añadir nuestras sucias obras para conseguir lo que él no pudo! El creer eso es una ofensa tremenda para Dios y negar el sacrifio de Cristo a nuestro favor.

Por eso la salvación es un regalo que solo hay que aceptar POR FE. No tenemos que pagar por ello (hacer buenas obras) o recibir sacramentos para expiación. Jesucristo lo ha hecho todo por nosotros y es MÁS QUE SUFICIENTE PARA SALVARNOS.

Jesús dijo:

“Consumado es” (Juan 19:30). Es decir, la obra de la redención del hombre había sido completada. No hay que añadir nada. Ninguna obra humana, eso es una blasfemia. Solo hay que aceptar el regalo que Cristo nos ofrece, Romanos 6:23

“La paga del pecado es la muerte, mas EL REGALO DE DIOS, es VIDA ETERNA,  en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

 Un regalo no hay que ganárselo, solo hay que aceptarlo.

Pero las recompensas hay que ganárselas. Es nuestra obligación someter nuestra voluntad a Dios y crucificar la carne con sus pasiones y deseos. Al ir haciendo esto vamos siendo transformados a la imagen de nuestro Señor Jesucristo.

De modo que de acuerdo a como vivamos después de ser salvos, así serán nuestras recompensas y nuestro gozo en el reino de Dios. Esa es una de las razones por las cuales es muy importante ser fieles al Señor y obedecer sus mandamientos.

Pero la razón principal de obedecer a Dios y a sus mandamientos es para darle gloria al Señor Jesucristo, porque él es el único que la merece. Todo lo que somos se lo debemos a él. Si no él hubiera muerto por nosotros, no tendríamos acceso a nada bueno, pero por medio de él tenemos entrada al reino de Dios, la salvación.

Somos salvos desde el momento que aceptamos por fe que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, y que nadie va al Padre sino por medio de él (Juan 14:6). Ninguna obra nuestra puede conseguirnos la salvación.

Recibimos recompensas a medida que nos sometemos a Su voluntad, primero aquí en esta vida, y después mucho más en la por venir, la eterna (1 Corintios 3:10-15.

Hay cosas que no son en sí mismas malas, pero no tienen ningún beneficio espiritual, y si perdemos tiempo valioso en ellas sufriremos pérdida de recompensas. Por eso es importante saber escoger y estar conscientes de lo valioso que es nuestro tiempo ante los ojos de Dios.

 ¿Estás sembrando oro, plata, y piedras preciosas, o madero, heno, y ojarasca que la prueba del fuego va a quemar? Medita en cómo eliges lo que haces y qué consecuencias eternas te puede traer.

1 Corintios 3:10-15

logos 77

Published in: on -12002010-12-12T04:19:23-12:0031000000bDom, 12 Dic 2010 04:19:23 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (2)  

Descubrimiento de más maravillas de la reparación del ADN

7 octubre 2010 — Uno de los descubrimientos más fascinantes desde la estructura del ADN fue desde luego el descubrimiento de multitudes de máquinas proteínicas que reparan en ADN (véase La reparación del ADN necesita trabajo en equipo, y en inglés en 04/01/2002). Las máquinas de reparación están ellas mismas especificadas en el código del ADN, pero el ADN degeneraría rápidamente y se haría inservible sin ellas. Recientemente, investigadores en la Universidad Vanderbilt descubrieron otro mecanismo de reparación «fundamentalmente nuevo», y otros científicos, en una comunicación en Nature, desvelaban más secretos de un «jugador clave» en la reparación de roturas de las dos cadenas paralelas del ADN.

Representación gráfica de la glicosilasa (alquil glicosidada) AlkD. Imagen: Medicina Molecular

 

Science Daily se hacía así eco del comunicado de prensa de la universidad: «Anidado dentro de su estructura helicoidal doble, el ADN contiene el proyecto químico que guía todos los procesos que tienen lugar dentro de la célula y que son esenciales para la vida. Por tanto, la reparación de daños y el mantenimiento de la integridad de su ADN es una de las principales prioridades de la célula». La fraseología es reminiscente de un negocio bien administrado. ¿Cómo puede la célula tener prioridades, integridad y mantenimiento?

Explicando que el ADN es muy reactivo, el artículo continúa con la descripción de cómo la reparación de los daños en el ADN es un proceso constante. «En un día bueno, alrededor de un millón de bases de ADN en una célula humana resultan dañadas». Esto, en un día bueno. Las toxinas, el oxígeno reactivo, la radiación e incluso la actividad química normal de la célula, pueden ocasionar toda clase de problemas. Si no se reparan, estos daños pueden ocasionar la muerte o cáncer. El mecanismo recién descubierto actúa sobre bases de ADN que sufren alquilación. Esto resulta en «lesiones» en la doble hélice que pueden afectar a la traducción o a la replicación. «Para empeorar las cosas, hay docenas de diferentes tipos de bases de ADN alquiladas, cada una de las cuáles tiene un efecto diferente sobre la replicación».

Hay diversos mecanismos conocidos que pueden tratar las lesiones explorando la cadena de ADN, a semejanza de equipos en una vagoneta de reparación de vías de ferrocarril que buscan traviesas estropeadas, que las sujetan firmemente y luego las extraen fuera y las retienen en un dispositivo especial para que otros miembros del equipo de mantenimiento puedan tomar acción, arreglarla y devolverla a su sitio. El nuevo mecanismo descubierto por el equipo de Vanderbilt funciona en bacterias. Detecta la lesión y, a diferencia de la mayoría de las glicosilasas, extrae tanto la base dañada como la base emparejada con ella. ¿Por qué? «Esto parece funcionar porque la enzima sólo opera sobre bases deformadas que han captado una carga positiva excesiva, volviendo estas bases muy inestables», explicaba el artículo. Si se deja, la base deformada se separará espontáneamente». Esta enzima alquil glicosidada especializada, designada como AlkD, puede atraer otras enzimas de reparación al sitio, y «acelera el proceso alrededor de 100 veces». La enzima «usa diversas estructuras helicoidales a modo de varillas … para enganchar el ADN».

Lo que es más, esta enzima es «considerablemente diferente respecto a otras proteínas o enzimas conocidas que enlazan con el ADN», aunque tiene un cierto parecido con una familia de «moléculas de gran tamaño que poseen un pequeño sitio activo que desempeña una función en la regulación de la respuesta de las células a daños del ADN». El artículo no decía nada sobre ninguna evolución.

En otro frente de la reparación del ADN, la revista Nature describía hoy un «gigante proteínico» llamado BRCA2 que está críticamente involucrado en la reparación del ADN, dirigido específicamente a las peligrosas roturas de cadena doble que pueden ocasionar graves consecuencias para la salud (las roturas de cadena doble, como implica su nombre, involucran ambas cadenas de la doble hélice del ADN). La enzima BRCA2, con un tamaño de más de 400 kilodaltons (lo que equivale aproximadamente a 400.000 unidades de masa atómica) es un «jugador clave» en la reparación, decía Lee Zou [de Harvard] en la revista Nature,1 comentando acerca de un artículo de Jensen et al en el mismo número que elucidaba la estructura de esta gigantesca molécula de reparación y explicaba cómo funciona.2 Como repara daños que pueden ocasionar cáncer de mama y de ovarios y la anemia de Fanconi, la BRCA2 genera mucho interés entre los investigadores médicos y sus pacientes. Zou describía e ilustraba cuatro funciones específicas de esta enzima en el proceso de trabajo en equipo de varios participantes que repara roturas de cadena doble. Además, el «código de histonas» (26/07/2006) parece desempeñar una función en la regulación de todo el equipo de reparación. Ambos artículos mencionaban la evolución sólo de pasada, sugiriendo posibles relaciones ancestrales, pero sólo de la manera más incidental y forzada.

Representación gráfica de BRCA2 procedente del Protein Data Bank mediante 1n0w. Imagen: AndrewGNF


1. Lee Zou, «DNA repair: A protein giant in its entirety», Nature 467, pp. 667, 7 de octubre de 2010, doi:10.1038/467667a.

2. Jensen, Carreira y Kowalczykowski, «Purified human BRCA2 stimulates RAD51-mediated recombination», Nature 467, pp. 678, 7 de octubre de 2010, doi:10.1038/nature09399.

La actual supervivencia del darwinismo en el ambiente de la moderna biología celular y genética molecular es un tributo a la capacidad humana de aferrarse a un dogma mucho más allá de cualquier utilidad que pueda haber tenido o que se le pueda haber atribuido. El darwinismo puede haber hecho parecer a los racistas victorianos del Imperio Británico del siglo 19 que tenían algo sustancial entre manos. Puede haber llevado a ciertos tiranos racistas totalitarios a justificar sus atrocidades con un barniz de credibilidad científica (véase Prosigue el exorcismo de los fantasmas del nazismo y La influencia deshumanizante del pensamiento moderno: Darwin, Marx y Nietzsche). Todo esto sucedía antes de 1951, año en el que se descubrió que la base de la herencia involucraba un lenguaje codificado. Poco después, Crick descubrió que un código es traducido a otro código mediante unos complejos dispositivos de lectura y traducción. Ahora, en el siglo 21, conocemos sistemas completos de máquinas moleculares destinados a preservar el código, y códigos sobre códigos para regular los códigos.

Darwin no realizaba programación informática. Los primeros principios del software estaban sólo comenzando a ser elaborados por Babbage en aquellos tiempos. Darwin no sabía nada de redes y códigos ni de roturas de cadena doble, ni de maquinarias BRCA2 listas para reparaciones de emergencia, ni de otros complejos mecanismos operando incluso en las bacterias, que a su parecer eran unos simplísimos y diminutos grumos de protoplasma, y que han resultado ser más complejos que ninguna máquina fabricada en Gran Bretaña. ¿Por qué hemos de aferrarnos a una perspectiva anticuada y decimonónica acerca de la vida que surgió de unas mentes ansiosas de excluir la causa inteligente del origen y de la naturaleza de la vida? Necesitamos una biología de la Edad de la Información, donde se conocen muy bien las causas inteligentes. La inteligencia, y exclusivamente la inteligencia, explica el origen de los códigos, de los mensajes, del software, de las rutinas de corrección de errores, de las redes y de los sistemas jerárquicos en que están estructurados todos los elementos mencionados. El darwinismo está objetivamente hundido. La orquesta darwinista sigue tocando mientras el Titanic del materialismo se hunde irremisiblemente tras su choque con la realidad. Es necesario proceder a una gran curación después de todo el estropicio histórico realizado desde las perspectivas materialistas y ateas.

 

Una explicación de la persistencia del dogma darwinista en la actualidad aparece en la cita de Richard Lewontin, genetista materialista de la Universidad de Harvard, donde se declaraba francamente en los siguientes términos:

«… tenemos un compromiso previo, un compromiso con el materialismo. No se trata de que los métodos y las instituciones de la ciencia nos obliguen de alguna manera a aceptar una explicación material del mundo fenomenológico, sino al contrario, que estamos obligados por nuestra adhesión previa a las causas materiales a crear un aparato de investigación y un conjunto de conceptos que produzcan explicaciones materiales, no importa cuán contrarias sean a la intuición, no importa lo extrañas que sean para los no iniciados. Además, este materialismo es absoluto, porque no podemos permitir un Pie Divino en la puerta.»

Richard Lewontin, en
New York Review of Books
(9 de enero de 1997, p. 31).

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesMore DNA Repair Wonders Found 7/10/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 10/15/2010 12:02:00 PM


CITA CITABLE

Published in: on -12002010-12-09T04:43:35-12:0031000000bJue, 09 Dic 2010 04:43:35 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am12  Comments (8)