Los proponentes de las células madre embrionarias cargan contra los datos y la ética

 
2 enero 2010 — Decía un viejo predicador: «Nunca está bien hacer el mal para conseguir una oportunidad de hacer el bien». Esto resume en pocas palabras los problemas éticos involucrados en el uso de células madre embrionarias para curar enfermedades humanas, que se hacen evidentes en esta cita de PhysOrg:
Las potentes pero sumamente polémicas células pueden transformarse en casi cualquier célula en el cuerpo humano, lo que abre una vía hacia la eliminación de enfermedades como la de Parkinson, la parálisis, la diabetes, dolencias coronarias, y quizá incluso el azote del envejecimiento.
Y hay más experimentos humanos de camino mientras científicos van refinando nuevos métodos para eludir la polémica de que está rodeada la investigación con células madre embrionarias, polémica que se ha generado porque involucra la destrucción de vida humana en sus primera etapas.
En la micrografía: Una colonia de células madre procedentes de embriones humanos dispuestas sobre una capa nutriente de fibroblastos embrionarios de ratón. Las células pertenecen a la línea embrionaria humana SA02 [Referencia: National Institutes of Health, USA]. … Imagen: Magnus Manske
Pero, ¿ha llevado acaso este dilema ético y la ausencia de ningunas curaciones («abre una vía hacia …») a que el informador pida que cese esta investigación? No, en absoluto. El artículo era optimista y positivo acerca de que las compañías sigan adentrándose en este campo de minas ético. Citaba a Bob Lanza, científico jefe en Advanced Cell Technology (ACT), de manera encomiástica: «Después de una década de intensa polémica, este campo está por fin listo para comenzar a demostrar su valía y para realmente comenzar a ayudar a pacientes que padecen de una diversidad de horribles enfermedades». ACT está preparándose para comenzar un tratamiento para la ceguera, mientras que la compañía Geron Corporation va a realizar ensayos con células madre embrionarias sobre lesiones de la médula espinal.
«La principal preocupación acerca de las terapias con células madre es que las células al transformarse pudieran formar tumores». Esto relega la cuestión de matar embriones humanos a un puesto secundario. Cosa sorprendente, el artículo seguía dando informaciones acerca de extraordinarios nuevos progresos con células madre pluripotentes inducidas (iPS) que no presentan problemas éticos. Pero, por lo que parece, las pruebas con las células madre embrionarias proseguirán de todos modos. Mientras, Science Daily informaba tanto acerca de las células madre embrionarias como de las pluripotentes inducidas, sin siquiera mencionar la polémica acerca de las primeras.
En Nochebuena, en la revista Science,1 Greg Miller publicaba un preocupante artículo acerca de la Proposición 71 (2004) del Estado de California que autorizó 3 mil millones de dólares de fondos públicos para fomentar la investigación con células madre embrionarias. En «CIRM, el Bueno, el Malo y el Feo», Miller describía cómo la proposición fue iniciativa de Robert Klein, que encabezó la iniciativa, y luego pasó a ser el director del Instituto de California para Medicina Regenerativa (CIRM) que fue su resultado. En otro artículo del mismo mes, Nature News perfilaba a Klein como un abogado millonario con conexiones con grupos de presión que prácticamente estafó a los votantes de California contra los clamores de dirigentes políticos y religiosos, para proceder a financiar la investigación con células madre embrionarias porque estaba preocupado acerca de la diabetes de que padece su hijo, al creer que podrían proporcionar un remedio. Seis años después los votantes tienen bien pocos resultados de tal inversión, y quedan dos terceras partes de los fondos asignados para ser gastados en este tema por el gobierno de un estado en bancarrota económica.
Los críticos de Klein dicen que su campaña de promoción de la promesa terapéutica de las células madre [embrionarias] fue entusiasta y excesivamente simplista. Con ello “dejó a los votantes con la impresión de que la gente estaría saltando a correr desde sus sillas de rudas y que dejarían de ser diabéticos en el plazo de un año», dice John Simpson, un observador de la escena durante largo tiempo, y crítico de la administración de la agencia, y activo en el grupo de defensa del consumidor Consumer Watchdog basado en Santa Monica, California. «Klein ha sentido esta constante compulsión de decir: “Veis, estamos cumpliendo, estamos cumpliendo”, y esto es algo que le ha estado obsesionando durante todo este tiempo».
En su descripción de las tácticas de Klein para vender la iniciativa, la reportero Elie Dolgin escribía: «Klein se unió a varios otros ricos padres de hijos diabéticos y con buenas conexiones políticas —incluyendo el director cinematográfico Jerry Zucker y su esposa Janet, y con el promotor inmobiliario Tom Coleman y su esposa Polly —y las “tres familias”, como se autodesignaron, junto con consejeros políticos y abogados, elaboraron una iniciativa de un referendum que iba a pedir a los contribuyentes californianos que diesen soporte a la ciencia de las células madre por un monto de alrededor de 300 millones de dólares, con el respaldo de Brad Pitt, Christopher Reeve, Michael J. Fox y el gobernador del estado, Arnold Schwarzenegger» que manipularon emocionalmente al público para conseguir el voto. Klein, un rico abogado con experiencia financiera, redactó la especificación de los requisitos para director del instituto de modo que se ajustase a su historial académico («no se precisa de conocimientos científicos», observa Dolgin), lo que suscitó inquietudes cuando asumió la dirección. Y allí sigue sirviendo, después que su término de seis años ya finalizó.
«La polémica no es cosa nueva para el CIRM», decía Miller en su artículo en Science, en el que describía conflictos de intereses, luchas intestinas y una selección «fundamentalmente errónea» de dirigentes que llevaron a un anterior miembro del mismo a calificarlo de «el circo del CIRM». Miller escribe: «Organismos de seguimiento han criticado duramente al instituto por lo que consideran como unos exorbitantes salarios de personal y conflictos de interés del consejo de dirección. Y los defensores del paciente están cansados de esperar las curaciones con células madre que les prometieron durante la campaña». En un artículo exento de ningunas noticias acerca de verdaderas curaciones o siquiera de algún progreso, Miller citaba a un investigador de Michigan sobre células madre que decía:
«El voto de “Sí” para la Proposición 71 transformó el mundo. Antes de esto, la conversación en la mayoría de los estados era: “Deberíamos permitir la investigación con células madre embrionarias?”», dice Morrison, «Pero en cuanto California clavó aquella estaca en el suelo, la conversación pasó a ser: “¿Cómo vamos a mantenernos a la par con California?»
Y, mientras, los investigadores sienten vértigo ante la inesperada enorme cantidad, como caída del cielo: «Acabo de instalarme en un nuevo y espectacular edificio», decía un investigador, lleno de júbilo, aparentemente despreocupado acerca de los embriones cuyas cortas vidas quedarán extinguidas en el interior.

1. Greg Miller, «Regenerative Medicine: CIRM: The Good, the Bad, and the Ugly», Science, 24 diciembre 2010: Vol. 330 no. 6012 pp. 1742-1743, DOI: 10.1126/science.330.6012.1742.
Sí, los científicos también son pecadores. Todos necesitamos arrepentimiento y redención. La medicina regenerativa debería prestar atención a este factor fundamental.

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesEmbryonic Stem Cell Advocates Push Against Evidence and Ethics 2/01/2011

Redacción: David Coppedge © 2011 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 1/06/2011 09:08:00 PM

Published in: on +00002011-01-06T08:19:23+00:0031000000bThu, 06 Jan 2011 08:19:23 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am01  Dejar un comentario  

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s