¿Se puede perder la salvación? (Primera parte)

Esta es una pregunta que todos los cristianos se han hecho más de una vez. No es fácil la respuesta porque es un tema difícil hoy día para casi todos, debido a que las enseñanzas calvinistas están muy difundidas aún entre los que no son de verdad calvinistas.

El Calvinismo enseña cinco puntos esenciales de su doctrina. El último punto de ellos, ‘la perseverancia de los santos’, dice que una vez salvo, siempre salvo. Esto es lo que me enseñaron a mí y es lo que he creído durante todos estos años. Pero últimamente, al estudiar a fondo el Calvinismo y rechazarlo por falta de soporte bíblico, he llegado a profundizar también en este último punto. Me he resistido a aceptar lo que al final se me ha hecho obvio: la Biblia enseña que la salvación no la tenemos asegurada sino que tenemos que estar muy alertas para que no nos deslicemos y la perdamos.

Muchos se van a escandalizar de esto, pero yo tengo que ser fiel a mi conciencia de acuerdo a lo que veo en la palabra de Dios.

Tenemos numerosos pasajes en la Biblia que nos advierten de la posibilidad de perder la salvación, por lo que si la palabra de Dios nos está advirtiendo de ese peligro, es porque existe la posibilidad.

Veamos los pasajes.

Colosenses 1:21-23

“Y a vosotros también, que eráis en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaron santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; SI EN VERDAD PERMANECÉIS FUNDADOS Y FIRMES EN LA FE, Y SIN MOVEROS DE LA ESPERANZA DEL EVANGELIO . . .”.

Galatas 5:1-4

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos la yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley. DE CRISTO OS DESLIGÁSTEIS LOS QUE POR LA LEY OF JUSTIFICÁIS; DE LA GRACIA HABÉIS CAÍDO”.

1 Corintios 10:1-14

Amonestaciones contra la idolatría

1 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube,(A) y todos pasaron el mar;(B)

2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,

3 y todos comieron el mismo alimento espiritual,(C)

4 y todos bebieron la misma bebida espiritual;(D) porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.(E)

6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.(F)

7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.(G)

8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.(H)

9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.(I)

10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.(J)

11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.

12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

Ref. Biblegateway, Santa Biblia Reina Valera

Published in: on +00002011-01-22T09:32:06+00:0031000000bSat, 22 Jan 2011 09:32:06 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am01  Comments (15)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/01/22/%c2%bfse-puede-perder-la-salvacion-primera-parte/trackback/

RSS feed for comments on this post.

15 comentariosDeja un comentario

  1. AMADOS HERMANOS

    SI LA SALVACION SE PIERDE ENTONCES LA SANGRE DE JESUS NO TIENE EFICACIA.

    ESTO DEMUESTRA QUE DIOS ES MENTIROSO Y QUE LA SALVACION NO ES ETERNA.

    ¿QUIEN MIENTE DIOS O EL HOMBRE?

    GRACIAS

  2. Hola Jaime,

    Los argumentos sistemáticos como los que has usado no tienen ningún valor. Lo que cuenta es lo que dice la palabra de Dios. Te recomiendo que leas con detenimiento los pasajes citados en los dos artículos sobre si se puede perder o no la salvación, y después de meditar en ello y orar, saques tus propias conclusiones. No te aferres a lo que te han enseñado otros sino presta atención a lo que dice Dios en Su palabra. Eso es lo único a lo que podemos aferrarnos.

    Saludos

  3. Hola Jaime, es interesante tu análisis, observo que lees la Biblia, te felicito por ello, por lo que mi comentario es referido a que si bien Dios tiene en su plan divino la salvación para el ser humano, esto no quiere decir que Dios vaya contra la voluntad humana, puesto que Cristo murió por todos y esa es la parte legal que todos estamos expeditos de ser salvos, mas no quiere decir que las personas sean salvas, pues la salvación tiene que ver con la DECISIÓN de escoger o rechazar, esto implica que CUALQUIERA puede escoger permanecer en CRISTO o simplemente rechazar de estar en CRISTO, Dios nunca va a ir en contra de tu voluntad, por ello la salvación se puede perder por voluntad.

  4. Daniel dice:

    “puesto que Cristo murió por todos y esa es la parte legal que todos estamos expeditos de ser salvos, mas no quiere decir que las personas sean salvas, pues la salvación tiene que ver con la DECISIÓN de escoger o rechazar”

    Daniel, creo que se ha olvidado la palabra “todas” las personas. “mas no quiere decir que TODAS las personas sean salvas”.

    Si es esto lo que has querido decir, estoy de acuerdo contigo. Esto confirma las palabras de Jesús:

    “El que a mi viene, no le echo fuera”

    “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”

    “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta que lleva a la perdición y muchos entran por ella . . .”

    Cristo nos hace una oferta, y como todas las ofertas, podemos tomarla o dejarla.

    Muchas gracias por tu comentario

  5. La Paz de Cristo llene tu vida amado hermano.
    Estoy de acuerdo con tu postura. Creo que no es tan complicado entender que si yo me aparto de la fé en Jesús, no obtengo la salvación, El mismo lo dijo: “Sin mi nada podéis hacer”, ahora creo que tambien se les olvida lo que Pablo una vez dijo:
    Bien: por incredulidad ellos fueron quebrados, mas tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, antes teme;
    Porque si Dios no perdonó a los ramos naturales, mira no sea que a ti tampoco te perdone.
    Mira pues la bondad, y la severidad de Dios: la severidad ciertamente para con los que cayeron; mas la bondad para contigo, si permanecieres en su bondad; de otra manera tú también serás cortado. Rom. 11:20-22.

  6. Hola Joanna,

    ¡Bienvenida! Gracias por tus comentarios.

    Llevas razón, el verdadero cristiano es el que persevera en su fe y obedece al Señor. Hay que tener cuidado y no pensar que solo hay que decir “yo creo en Cristo”, o “yo lo he recibido como mi Salvador”, sin entender el verdadero evangelio y el cometido que implica.

    Jesús dijo que uno no debe planear construirse una casa sin primero sentarse a calcular el costo y ver si tiene suficiente para terminar la obra. Es lo mismo con el evangelio de Cristo, hay que calcular los costos y los costos son altos porque el valor de lo que adquieres es como una perla de gran precio.

    El problema es la cantidad de maestros falsos que andan por el mundo engañando a la gente que no se molesta en estudiar el camino del Señor para saber si lo que le enseñan es cierto.

    Solo hay un forma de estar seguro: Es el comparar lo que dice la Palabra de Dios con lo que enseñan los hombres. Es muy peligroso dejarse llevar del primero que se nos cruza en el camino, o, peor aún, dejarse convencer por religiones organizadas que no siguen la Palabra de Dios.

    Entre ellas en los paises hispanos tenemos a la iglesia Católica, la cual se ha hecho sus preceptos y sacramentos a su gusto, ignorando lo que Dios ha dicho. Por culpa de esa iglesia muchos son ateos hoy día por el mal ejemplo que han dado.

    Bendiciones

  7. El Descuido De La Salvación

    Introducción:

    A. Heb. 2:1-4 nos da una advertencia solemne: “¿Cómo escaparemos si des­cuidamos una salvación tan grande?” Si descuidamos la salvación hasta la muerte, no podremos escapar, nunca.

    B. Algunos cristianos hebreos la des­cuidaban para volver al judaísmo. Por lo tanto, esta carta fue escrita para exhor­tarles y animarles a ser fieles.

    C. ¿Qué es el descuido? ¿Cómo se define? ¿Cuáles palabras son sinónimas?

    I. “No Cuidar De”, Heb. 2:3.

    A. El descuido cuesta, causa mucha pérdida.

    1. Hay sembradores que prosperan más que otros porque cuidan de su maqui-

    naria, engrasándola y mantenién­dola en buena condición. Muchos gastan excesivamente en los automóviles porque no los cuidan. El valor de la casa dismi­nuye y se pierde mucho dinero cuando no se mantiene pintada y reparada.

    2. El descuido de la salud cuesta dinero y sufrimiento. Los dientes se pierden si no se cuidan. Mucha gente gasta más dinero en dulces para sus hijos que en el cuidado de sus dientes.

    3. Debemos cuidar el dinero, el em­pleo, la reputación y toda cosa de valor.

    Debemos enseñar a los hijos a cuidar de su ropa, a no maltratar los mue­bles. Los más chiquitos deben aprender a cuidar de sus juguetes. Lo cuidado dura, lo descuidado se destruye y se pierde.

    B. 1 Tim. 4:14, “No descuides el don que hay en ti”. El evangelista no tiene

    ahora dones milagrosos, pero no debe de­scuidar el talento que tiene para predicar y enseñar. Debe cultivar y desarrollarlo, para ser obrero eficaz.

    C. Hay muchos miembros que po­drían ser ancianos, diáconos, evangelistas,

    maestros, directores de cantos, etc. si no descuidaran sus talentos.

    D. Mat. 13:12 “a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más”, porque se

    aprovecha de su bendición de oír la Pa­labra, obedece, no descuida la gran salvación. Otros pierden (“se les quita”) porque descuidan.

    E. Dios nos bendice y nos enriquece con grandes oportunidades que nunca

    deben ser descuidadas. Los “talentos” de Mat. 25:15 son oportunidades. De esta manera Dios nos “visita” con bendiciones, pero las palabras de Jesús en Luc. 19:44 se aplican a muchos hoy: “no conociste el tiempo de su visitación”.

    II. “Desatender”, Hech. 6:1, “viudas de aquéllos eran desatendidas”.

    A. No debemos desatender a los en­fermos, hambrientos, etc., por no desa­tender a Cristo, Mat. 25:34-46.

    B. Sant. 1:27 nos exhorta a visitar (con ayuda) a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones. No deben ser desa­tendidos.

    C. Hay padres que tienen gran éxito en criar a sus hijos porque no descuidan la instrucción y la disciplina. Si esto se des­cuida todos sufren, tanto los hijos como los padres. Tenemos que segar lo que sembramos (Gál. 6:7,8). El descuido cuesta.

    D. Muchas iglesias sufren y no cre­cen porque desatienden la obra, las clases bíblicas, la obra personal o la disciplina de miembros infieles (Rom. 16:17; 1 Cor. 5; 2 Tes. 3:6-14).

    E. Los miembros que desatienden la asistencia (Heb. 10:24,25), la lectura bíblica (Heb. 5:12-14), la oración (Heb. 4:15,16) están descuidando la gran salvación. Heb. 5:12-14 describe la “niñez” de los miembros que no avanzan en el conocimiento. Tales miembros pueden perder su salvación porque son llevados por el error (Efes. 4:13,14), o simple­mente por estar desalentados (Heb. 12:12,13). No debemos descuidar nunca el privilegio exaltado de ofrecer a Dios el “fruto de labios que confiesan su nombre” (esto seguramente incluye los

    Cantos de alabanza).

    F. Hay muchos predicadores que desatienden la predicación impopular:

    1. Por ejemplo, la condenación del divorcio no por causa de fornicación (Mat. 19:9) y segundas nupcias, la falta de mo­destia, el baile, la jugada, el tomar “socialmente” bebidas alcohólicas y la mundanalidad en general.

    2. Otros predicadores desatienden la predicación contra el liberalismo en la iglesia. La mayoría de las iglesias quieren enviar dinero de sus fondos a las institu­ciones (escuelas, asilos, casas de publi­cación), a alguna iglesia patrocinadora, o invertirlo en construir salones para recreo y eventos sociales. Y ¿dónde están los predicadores? ¿Sobre qué están predi­cando? Muchos de ellos son como “perros mudos, no pueden ladrar” (Isa. 56:10).

    3. También muchos predicadores desatienden la doctrina de la libertad del cristiano. Temen que sea una doctrina peligrosa. Temen que muchos miembros abusarán de su libertad si explicamos que cada miembro tiene que usar su propio criterio y su propio juicio en la aplicación de las Escrituras en asuntos de opinión. Por eso, creen más conveniente callar so­bre Rom. 14 y 1 Cor. 8. No hay otra doc­trina más desatendida que la de la libertad del cristiano.

    4. Nos conviene, pues, decir con el apóstol Pedro, “yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas” (2 Ped. 1:12).

    III. “No Escuchar, No Hacer Caso De”, Mat. 18:15-17, “Si no oyere a la iglesia”. En este caso la “negligencia” (como una versión inglesa dice) es ignorar o pasar por alto, como también desatender.

    A. Es la definición y a la vez la expli­cación del descuido. Descuidamos porque no escuchamos a Dios. No escuchar sig­nifica desechar (Heb. 12:25).

    B. Mat. 22:5 “Mas ellos, sin hacer caso, se fueron…”

    C. Jn. 15:22 “Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado”.

    D. “¿Tierra, tierra, tierra! oye pa­labra de Jehová” (Jer. 22:29). Si nosotros pudiéramos observar, como lo hizo Jeremías, la ruina de Jerusalén, el asolamiento de la ciudad y el templo, y la matanza de la gente, podríamos apreciar mejor la importancia de esta exhortación.

    E. Oseas 4:6 dice “Mi pueblo fue de­struido, porque le faltó conocimiento”, pero ellos mismos tenían la culpa.

    F. Rom. 10:16-21, los judíos del primer siglo cometieron el mismo error: “¿No han oído? Antes bien, por toda la tierra ha salido la voz de ellos”.

    IV. La Palabra Se Traduce “Os Engañéis” en 2 Crón. 29:11.

    El rey Ezequías estaba quitando la idolatría para restablecer el culto ver­dadero y amonesta a los sacerdotes y levi­tas con las palabras, “Hijos míos, no os en­gañéis ahora

    (literalmente, “no seáis neg­ligentes”).

    V. La Indolencia, La Negligencia.

    A. Isa. 32:9; 47:8 (“confiadamente”); Jer. 48:10 “Maldito el que hiciere

    indolentemente la obra de Jehová”.

    B. Amós 6:1-7 “¿Ay de los reposados en Sion, y de los confiados en el monte

    de Samaria…!”

    C. Núm. 32:6 “¿Irán vuestros her­manos a la guerra…os quedaréis aquí?”

    D. Josué 18:3 “¿Hasta cuándo seréis negligentes para venir a poseer la tierra que os ha dado Jehová?”

    E. Jueces 5:23 “Maldecid a Meroz…porque no vinieron al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes”.

    F. 2 Crón. 24:4,5 “Joás decidió restaurar la casa de Jehová…poned dili­gencia en el asunto. Pero los levitas no pusieron diligencia”.

    G. Neh. 3:5 “pero sus grandes no se prestaron para ayudar a la obra de su Señor” (literalmente, no trajeron sus cuellos al yugo).

    H. Obsérvense con cuidado los mu­chos textos en el Nuevo Testamento que condenan el no hacer la voluntad de Dios: Mat. 7:26; 25:27; Luc. 12:47; Sant. 2:14; 4:17, y muchos otros.

    Conclusión:

    A. Si descuidamos la gran salvación, no escaparemos. El castigo será ineludible y eterno.

    B. Los que descuidan la salvación serán castigados en el mismo infierno donde sufren los borrachos, homicidas y adúlteros. No hay pecado más terrible en los ojos de Dios que el descuido. Es ofen­sivo. Todos saben que es ofensivo cuando alguna persona nos ignora y no nos hace caso.

    C. Recordemos estas varias palabras que describen el descuido (no tener cuidado, pasar por alto, ignorar, no tomar en cuenta, indolente, negligente) y resolvamos hoy a nunca caer en este error.

  8. Hola John,

    Gracias por tu participación.Un comentario largo pero excelente, de lo mejor que he leido. Estoy de acuerdo con todo menos con la última parte.

    Es una buena colección de avisos de la Biblia sobre el peligro de descuidar la salvación que Dios ofrece en su Hijo Jesucristo y todo lo relacionado con esta salvación tan grande.

    Dices:
    “Conclusión:

    A. Si descuidamos la gran salvación, no escaparemos. El castigo será ineludible y eterno.

    B. Los que descuidan la salvación serán castigados en el mismo infierno donde sufren los borrachos, homicidas y adúlteros. No hay pecado más terrible en los ojos de Dios que el descuido. Es ofen­sivo. Todos saben que es ofensivo cuando alguna persona nos ignora y no nos hace caso.

    C. Recordemos estas varias palabras que describen el descuido (no tener cuidado, pasar por alto, ignorar, no tomar en cuenta, indolente, negligente) y resolvamos hoy a nunca caer en este error.”

    Estos avisos de descuidar la salvación y todos los pasajes que has traido con ellos, (en mi opinión de acuerdo a mis creencias bíblicas)
    se refieren a tres grupos distintos de judíos.

    1) creyentes; 2) incrédulos pero intelectualmente convencidos del evangelio; 3) incrédulos atraídos por el evangelio y la persona de Cristo pero que todavía no tenían una convicción final sobre Él. Cuando no se diferencian estos grupos se puede llegar a conclusiones erroneas.

    Todos los pasajes vienen de los evangelios o de

    Parte de los avisos se refieren a la pérdida de la salvación por los que todavía no son salvos. Pero parte de los avisos van para los que son salvos y que van a experimentar pérdida de recompensas, pero no pérdida de la salvación.

    ¿Tú crees que la salvación se puede perder una vez la tienes?

    Bendiciones, y de nuevo, gracias por este comentario.

  9. Dios les bendiga, yo considero que la salvación no se pierde pues es una promesa irrefutable de Dios, considero que somos nosotros los que nos perdemos o mejor aún nunca fuimos salvos, los cristianos genuinos perseveran todos los días por hacer morir el pecado que mora en nosotros, pues el pecado fue cancelado en la cruz del calvario a traves de la obra de Jesús, pero nuestra carne esta llena de pecado y los cristianos tenemos una batalla diaria entre la carne y el espiritu, romanos 8 dice el que siembra para la carne de la carne cegara y por supuesto morira, pero el que siembra para el espiritu del espiritu Cegara, los cristianos debe hacer morir todos los días el pecado que mora en nosotros para que el espiritu venza
    Bendiciones

  10. Hola MaryB. Gracias por tu comentario. ¡Bienvenida a este blog!

    Como vemos es importante estudiar detenidamente la palabra de Dios porque es el libro mas interesante del mundo. Es el único que tiene respuestas para las preguntas más pertinentes de nuestra vida.

    ¿Se puede perder la salvación? No estoy segura pero por si acaso, más vale estar atentos a nuestra forma de vivir y no caer en la desidia donde caen algunos que se dicen ser cristianos.

    “Se fiel hasta la muerte, y yo te dare la corona de la vida” dice el Señor Jesús en Apocalipsis.

    Dios te bendiga y Feliz Año 2014

  11. Buen estudio de ambas partes. El único problema que yo personalmente encuentro con los que apoyan la creencia de que la salvación se pierde es la falta de ejemplos bíblicos que lo respalde. Si la salvación se perdiera fuera fácil de abrir la biblia y encontrar varios casos de personas en la Biblia que el Señor menciona para ilustrar ese punto pero yo no he encontrado a ninguno. Lo que yo encuentro es muchas personas que aunque no perfectas y fallaron en más de una ocasión tenían por fe en Cristo la mirada puesta en la vida eterna. David dijo “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días”. Sal. 23:6

  12. Gracias por tu comentario. Realmente hay diferencias de opiniones sobre si se puede perder la salvación o no. Lo que importa es lo que la palabra de Dios dice.

    Hay varios pasajes en la Biblia que avisan sobre vivir de una forma que puede poner en peligro tu salvación. Por ejemplo: Apocalipsis 2:10 “Se fiel hasta la muerte y yo te dare la corona de la vida”,

    Romanos 11:22-23
    “Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para los que cayeron, pero la bondad para contigo, SI PERMANECES EN ESA BONDAD; pues de otra manera TU TAMBIÉN SERÁS CORTADO. Y aun ellos si no permanecieren en incredulidad serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar”.

    Este pasaje se refiere a los judios y a los gentiles. Ellos (los judios) cayeron en incredulidad.

  13. Pues no se si esta bien para este caso pero… por lo menos a mi me parece que lo que les sucedió a ananias y a safira en Hechos es un ejemplo de como se puede perder la salvación…

  14. Hola Manuel, nunca habia pensado en el caso de Ananías y Safira en cuanto a perder la salvación, Espero que otros comenten y den su opinión.

    Gracias por tu comentario.

  15. 1 TIMOTEO 4:16 DICE Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan.
    Timoteo fue un pastor y pablo le da un consejo para poder ser salvo.
    hay personas que dice que entomces no sirve el sacrificio de cristo y eso no es asi, Dios le ha dado un libre albedrio al hombre para que pueda elegir si permanece en cristo hasta el final o no Dios no va obligar a nadie nacido de nuevo a permanecer, mientras permaneca nadie lo arrebatara de la mano de Dios.
    El nacido de nuevo tiene que permanece para obtener la salvación, que ocurre cuando yo digo que la salvación no se pierden mi alma se adormece y no me preocupo porque otro tenga salvación.
    Apocalipsis 2:10 Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. apocalipsis 3: 5 De esta manera, el que venza será vestido con
    vestidura blanca; y nunca borraré su nombre del libro de la vida, y
    confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles. apocalipsis 3:11 “Yo vengo pronto. Retén lo que tienes para que nadie tome tu corona. De manera que hay que vencer para ser salvo y el vencer no depende de Dios sino del Hombre con su perseverancia. osea que la salvacion se pieden y procura que no borren tu nombre del libro y que nadie tome tu corona.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s