No hay más ciego que el que no quiere ver

“Sra, como lo prometido es deuda, y porque resulta muy importante, más abajo le expongo algunos párrafos del libro de Wilder Penfield: “Mystery of the Mind”, basado en su experiencia como neurocirujano; más de 1000 operaciones a cerebro abierto, con los pacientes en plena conciencia, sin anestesia general.

Sí de verdad usted está interesada en la Ciencia, de corazón, sé que terminará buscando ese libro, científico e interesante como pocos. En lo personal [y he leído mucho] ha sido el más revelador en toda mi vida… después de la enigmática y muy poco valorada Biblia legada por Dios.

Y para tranquilizarla, le diré que no se trata de una artimaña creacionista, sino de un trabajo como debe hacerse en ciencias: sin prejuicios que condicionen los estudios. En Oxford bajo Sir Charles Sherrington y luego por un corto tiempo, bajo el Dr. Santiago Ramón y Cajal en España [pro-evolucionistas], Penfield absorbió y aceptó completamente el principio de que todo su trabajo experimental lo realizaría en la presunción de que la mente está dentro del cerebro, y que gracias a trabajos como el suyo, quedaría totalmente explicada en términos de física, química y circuitos eléctricos.

O sea, jamás pensó en demostrar la espiritualidad humana a través de la mente, sino que buscaba una respuesta materialista a ese fabuloso enigma.

Sin embargo, las cosas se torcieron, y como la tropa evolucionista está tan disciplinada como ya me gustaría a mí que lo estuviera el ejército de Cristo, al ver peligro en el resultado de las investigaciones, fueron fieles al mandato de su Mariscal de Campo, el General Von Richard Lewontin, Jefe de División de Apoyo al Tercer Reich Evolutivo, cuando ordenó en su famoso Libro de Estrategia: ‘‘Billions and billions of demons’, (1997):

“Y no es que los métodos y las instituciones de ciencia nos obliguen a aceptar una explicación materialista del mundo fenomenológico, sino, por el contrario, que nosotros estamos forzados por nuestra adherencia a priori a las causas materialistas para crear un aparato de investigación y una serie de conceptos que produzcan explicaciones materialistas sin importar cuánto vayan en contra de la intuición ni qué tan místicas sean para el que no ha sido iniciado. Más allá de eso, el materialismo es un absoluto, y no podemos dejar que un pie divino cruce la puerta.”

El Pie Cierto del Dios Creador y Omnisciente amenazó la teoría evolutiva con los resultados de la investigación, y había que poner trancas a la Verdad.

Tergiversaron las investigaciones de Penfield, ocultaron las más importantes revelaciones de su trabajo científico, y se negaron a permitir más en esa línea, imponiendo otros métodos menos arriesgados.

Pero no por protección del paciente, sino cuidándose de otros resultados serios que apoyaran el aviso bíblico: todos nuestros actos están siendo grabados en una cinta imborrable, de fácil acceso para Su Diseñador. Están ahí; son inevitables.

Dicho y hecho: un General importante habló, ‘haced caso al General’. No más investigaciones a lo Penfield: son muy dolosas para Darwin, así que hay que recurrir a la tomografía PET o la resonancia magnética funcional, más virtuales y menos lesivas al dar menos evidencias incómodas para la seudociencia.

Pero como no se puede ocultar el sol con un dedo, le hago llegar algunas de las citas, resultado del trabajo científico investigativo del Dr. Wilder Penfield:

1— “Como se puede ver, existen muchos mecanismos demostrables (en el cerebro). Funcionan de forma automática para los propósitos de la mente cuando se los invoca. … Pero, ¿cuál es la agencia que recurre a estos mecanismos, escogiendo uno en lugar de otro? ¿Se trata de otro mecanismo, o hay en la mente algo de esencia diferente? Decir que estas dos cosas son una y la misma no significa que sea así. Pero sí que bloquea el avance de las investigaciones.”

(Penfield, Wilder; Simposio sobre Control de la Mente —Centro Médico de la Univ. de California, San Francisco, 1961, citado también en Arthur Koestler, “Ghost in the Machine”, Londres, Hutchinson Publishing Group, 1967, p. 203-204.).

2— “Paciente E.V: Al aplicar un electrodo al área motora de la corteza cerebral del paciente, hace que se mueva la mano opuesta, y cuando se le pregunta al paciente por qué ha movido la mano, la respuesta es: «No lo he hecho yo. Usted me lo ha hecho hacer». … Se puede decir que el paciente piensa de sí mismo como poseyendo una existencia separada de su cuerpo.”

3— Paciente X.H. “Una doble conciencia.” — “…Esto ha producido la sorprendente y extraordinaria experiencia en el paciente de una forma de doble conciencia. El paciente no solo es plenamente consciente de su ambiente inmediato, de la sala de operaciones, del cirujano y sus ayudantes —de hecho, de toda la escena local—, sino también de la escena del pasado repentinamente revivida, una escena tan vívida que incluye sonidos, y que en un caso incluyó olores.”

4— “…Concluyo que el estímulo del electrodo era responsable en efecto de una especie de programa de TV que el sujeto contemplaba objetivamente, viéndose a sí mismo en una reminiscencia del pasado ya olvidada, mientras su propia mente dirigía la producción de un registro igualmente completo de los acontecimientos que tenían lugar en la sala a su alrededor.

Así como podemos contemplar objetivamente un programa de TV en compañía de otros de cuya presencia somos plenamente conscientes, así aquí teníamos dos clases diferentes de conciencia.”

5— “Ya no es fiable contemplar la mente como un ordenador, aunque el cerebro es ciertamente un ordenador de un refinamiento extraordinario. Este ordenador actúa como si un programador y/o operador invisible, lo usara como instrumento de recuperación de memorias, y para control motor.”

6- “…ante la nueva posición de los electrodos, la paciente manifestó verse a sí misma como si mirara una película en la TV, en la que ella se hallaba sentada en una habitación, escuchando a unos niños jugar fuera. Los ruidos del tráfico exterior y todos los otros sones de la vida urbana aportaban un ambiente «natural». Estuvo hablando de todo esto mientras sucedía, y la experiencia le fue tan real que tuve que dedicar un cierto tiempo después para convencerla de que yo no había amañado todo aquello, incluyendo los ruidos exteriores. Desde luego, yo no había hecho tal cosa.”

7— “La paciente V:R. se vio de repente a sí misma, en una situación ya olvidada, del pasado lejano, sentada en el asiento trasero derecho de un automóvil, con la ventana algo bajada, esperando en un paso a nivel que pasase un tren. Pudo incluso contar los vagones cuando llegaron, e informar que junto a la imagen ‘oía’ cada ruido y sonido característico.

Luego de haber pasado el tren y atravesar el paso a nivel, al entrar en la población, incluso experimentó un viejo aroma familiar ‘el olor del café al fuego’.
*******

No pondré más ejemplos; pero puede localizarlos en “Mystery of the Mind”. Le recuerdo que a este investigador le respaldan más de 1000 operaciones de neurocirugía a cerebro abierto, con sus pacientes en plena consciencia de estar en un salón de operaciones, sobre una mesa quirúrgica. Lea el libro, porque vale la pena.

Nuestro Señor Jesús, el Rey que fue, es y será, y que vendrá a cumplir sus buenas y malas promesas aunque a muchos duela, advierte en “Mat 12:34-37:

“¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”

Y la Ciencia ha demostrado que esa promesa es científicamente viable, en estudios como los del Dr. Wilder Penfield, iniciados desde el concepto evolucionista… pero con final inesperado, porque la Verdad siempre se impone al final, aunque la mentira lleve sus alas desplegadas durante mucho tiempo.

Y sucederá, pese al ostracismo, y el capricho constante de los seguidores del mariscal Von Lewontin, con su parodia de la llamada de Franco a la Legión:

“¡A mí los ateos!”

Published in: on +00002011-03-01T07:07:43+00:0031000000bTue, 01 Mar 2011 07:07:43 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am03  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/03/01/no-hay-mas-ciego-que-el-que-no-quiere-ver-jorge-linares/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s