¡Chitón! ¡Que no se enteren los creacionistas!

 

File:Panspermie.svg12 marzo 2011 — John Horgan, un blogeador para Scientific American, quería usar este titular hace 20 años, pero el director de la publicación no se lo había permitido. Ahora aquel director ha desaparecido, de modo que Horgan puede destaparlo: ¡Chitón! Que no se enteren los creacionistas, pero los científicos no tienen ni idea acerca de cómo comenzó la vida». Bien, lo cierto es que están bien enterados.

Las tesis de «las proteínas primero», «el ADN primero», «el mundo del ARN» y de arcillas y otras han resultado callejones sin salida … y la propuesta de la panspermia no es explicación, sino un juego de escamoteo. Pero los materialistas encuentran preferible lo absurdo que lo inaceptable en sus intentos de explicar la vida. Y más que lo inaceptable, al Inaceptable: «Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios. …» Epístola a los Romanos 8:7.
Ilustración cortesía de Silver Spoon Sokpop

Horgan lamenta en su entrada que la situación es aun más lamentable hoy que hace 20 años. Basándose en el artículo de Dennis Overbye «retozando con teorías de la cuna de la vida», publicado en New York Times el mes pasado, Horgan concluía: «Los geólogos, químicos, astrónomos y biólogos se encuentran tan confusos como siempre ante el enigma de la vida». Todos los aspectos: las proteínas primero, el ADN primero, el metabolismo primero, el Mundo del ARN (ya hace tiempo un planteamiento protagonista) — con cada una de estas propuestas los científicos se encuentran con problemas irresolubles.
«El mundo del ARN es tan insatisfactorio que algunos científicos frustrados están recurriendo a unas especulaciones mucho más —literalmente— desorbitadas», continuaba Horgan. Con esto se refiere a la tesis de la panspermia. Se da cuenta de que la vieja ruta de escape de Crick no resuelve nada: «Naturalmente, las teorías de la panspermia se limitan a empujar el origen de la vida al espacio exterior. Si la vida no comenzó aquí, ¿cómo comenzó allá fuera?»
Horgan acababa consolándose con el argumento de que los creacionistas tienen un problema parecido, cómo explicar el origen de Dios. «Al menos, los científicos están realizando un esfuerzo honesto para resolver el misterio de la vida en lugar de darle la culpa de todo a Dios».
Los creacionistas no le dan ninguna culpa a Dios: le dan las gracias y lo adoran por la maravilla de la vida. En todo esto vemos la postura voluntarista de hostilidad a Dios que lleva a los materialistas a esfuerzos desesperados para no admitir lo evidente — que la vida ha sido creada.
Gracias a John Horgan por ser lo suficientemente sincero como para admitir la realidad del problema, un problema que realmente es irresoluble desde parámetros materialistas y ateos. Esto los medios de adormilamiento social casi nunca lo hacen. Pero luego actúa como el perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer: «Puede que estemos sin pistas, frustrados, desesperados, con las manos vacías y en bancarrota, pero nadie más puede jugar al juego de los orígenes». Quizá podríamos traducir esta frase en estos términos: «Al menos. nosotros, los materialistas, hambrientos de poder desde nuestra pseudociencia, podemos dar la culpa de todo a Dios en lugar de realizar un esfuerzo sincero y seguir la realidad hacia donde realmente nos lleva».
En la nueva antología que explora la cuestión del naturalismo, The Nature of Nature [La naturaleza de la naturaleza] (ISI, 2011), Christian de Duve intentaba defender el naturalismo metodológico como la mejor manera de abordar la ciencia, pero tenía que enfrentarse al problema del origen de la vida. Y aunque admitía abiertamente que el problema está sin solución, apelaba a inmensos períodos de tiempo para que sucediese lo improbable (ver El origen del primer sistema vivo), y expresaba su fe en que el naturalismo lo resolverá algún día. Así, frente a la realidad de unos datos acerca de la organización de las estructuras y de las funciones de la vida mediante complejísimos sistemas de información codificada y de tratamiento y aplicación de dicha información, de imposible origen por azar con independencia del tiempo transcurrido, y que llevan ineludiblemente a la conclusión de un Plan meditado, y al Dios trascendente detrás de la plasmación material de esta vida contingente, Christian de Duve apela dogmáticamente, de forma voluntarista, a un naturalismo carente de todo apoyo (véase, p. ej., Considera la célula, oh perezoso, y la cadena de artículos bajo las etiquetas de complejidad irreducible y complejidad biológica).
La pregunta de Horgan acerca si Dios existe, quién creó entonces a Dios, ignora la naturaleza misma de Dios, el Eterno, el que existe en Sí mismo, aquel está más allá del tiempo y del espacio, que son Su creación. El tiempo y el espacio tuvieron principio; ellos son quienes necesitan por tanto una explicación causal. La vida biológica tuvo principio, y ella es la que necesita por tanto una explicación causal.
Ante la maravilla de las especificaciones de los códigos de la vida y de todo el sistema de almacenamiento, gestión, transcripción y aplicación de información codificada, resuenan claras las palabras de las Escrituras en el Evangelio de Juan, capítulo 1:
1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
2  Éste era en el principio con Dios.
3  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
14  Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. …

 

 

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesDon’t Tell the Creationists  12/03/2011

Redacción: David Coppedge © 2011 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 3/18/2011 01:18:00

Published in: on +00002011-03-18T01:30:11+00:0031000000bFri, 18 Mar 2011 01:30:11 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am03  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/03/18/%c2%a1chiton-%c2%a1que-no-se-enteren-los-creacionistas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s