El Jesús de la ICR no es el Jesús de la Biblia, ni Su madre María tampoco

Con el fin de ensalzar a María como la “reina del cielo”, la ICR tiene la desfachatez de presentar el Señor Jesucristo como una especie de ogro.
Durante la edad media, cuando la devoción a María llegó a la cúspide, Cristo era representado como un hombre de ira implacable, un juez estricto a la espera de sentenciar a todo el mundo al infierno.
María por otra parte, era descrita como un ser lleno de amor y misericordia. Como Alfonso de Ligorio dice en su libro, si Dios está enojado con un pecador y María lo recibe bajo su protección, “detiene el brazo vengador de su Hijo y le salva”.
En consecuencia, se da preferencia a María sobre Cristo. Después de todo, según va el razonamiento, ¿qué hijo rehusaría la solicitud de su madre?

Para evitar cualquier acusación de idolatría, la iglesia romana ha distinguido tres clases de honra y adoración. Latria es el culto supremo que solo se rinde a Dios; dulia es una especie secundaria de veneración dada a santos y ángeles; por último, hiperdulía es una clase más elevada de veneración que se rinde a la virgen María. Sin embargo, estas distinciones no son siempre reconocidas por el adorador común. Puesto que se da alabanza a María y se piensa que tiene los atributos de la deidad, es difícil mantener estas tres formas de adoración en la perspectiva teórica correcta. Lo cierto es que en la práctica se fomenta la idolatría.

En su libro “Las glorias de María” el cardenal Alfonso de Ligorio, un escritor de devocionarios para la ICR, asigna a María un lugar de honra que compite con Cristo por la devoción de los hombres. El editor del libro dice que se trata de un resumen de tradición católica y no la mera opinión de un individuo, sino la creencia de la iglesia misma. Note los parelelos con Cristo en las siguientes citas:

“Ella es en verdad una mediadora de paz entre los pecadores y Dios. Los pecadores reciben perdón. . . solo por María”.

“La santa iglesia ordena un culto de adoración peculiar para María”.

“María es llamada. . . la puerta del cielo porque nadie puede entrar ese reino bienaventurado sin pasar por ella”.

“Nuestra salvación está las manos de María. . . aquel que es protegido por María se salvará, quien no lo sea se perderá”.

“Todo poder te es dado a ti en el cielo y en la tierra”, de tal modo que “según el mandato de María todos obedecen, incluso Dios. . . y por consiguiente Dios ha colocado a la iglesia entera. . . bajo el dominio de María”.

¿Qué les parece? Esto es lo que realmente cree la ICR. Han hecho a María más grande que a nuestro Señor Jesucristo. Hasta el Papa Juan Pablo II fue enterrado con el rosario en las manos. Han tergiversado el Evangelio de Jesucristo y reemplazado al Cristianismo con una religión babilónica idólatra. Esta religión es una afrenta a nuestro Señor. En Babilonia se adoraba a la madre con el hijo en brazos.

Ya nos advirtió el apóstol Pablo que poco después de su partida lobos rapaces entrarían en la iglesia para engañar al rebaño.

Fuente: “Doctrinas que dividen” Erwin Lutzer

Published in: on +00002011-07-17T07:57:51+00:0031000000bSun, 17 Jul 2011 07:57:51 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am07  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/07/17/el-jesus-de-la-icr-no-es-el-jesus-de-la-biblia-ni-su-madre-maria-tampoco/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. No tengo el libro pero puedes buscarlo tú mismo.

    Todos los ex-católicos sabemos que la ICR enseña que es mejor ir a Maria porque ella es más comprensiva y amorosa, etc. etc. Sabes de sobra que decíis cosas tales como: “Es mejor ir a María para que ella vaya a Jesús a pedirle por ti, porque ¿qué hijo le va a negar algo a su madre? . . . ”

    Eso es solo una excusa para adorarla inclinandote y arrodillándote delante de ella como una diosa y encendiendole velas. Esas son prácticas paganas expresamente PROHIBIDAS POR DIOS en los Diez Mandamientos.

    Todo el que siga haciendo eso demuestra que NO CONFIA EN JESÚS para su salvación, y NO PUEDE SALVARSE, porque

    “NO HAY OTRO NOMBRE BAJO EL CIELO DADO A LOS HOMBRES EN QUIEN PODAMOS SER SALVOS”
    Hechos 4:12.

    Jesús, el Hijo de Dios es el que murió por nosotros y nadie más.

    Medita en esto, te lo digo por tu bien.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s