El dolor y el sufrimiento son buenos para nosotros (Primera parte)

Estamos en la era de la civilización en la que creemos que tener dolor es malo y que tenemos que deshacernos de él lo más pronto posible. Además nos creemos en el derecho de vivir sin dolor de ninguna clase.

Esto es algo relativamente nuevo en el mundo y nos está haciendo mucho daño. ¿Es bueno deshacerse de todo el dolor que sentimos sin averiguar la procedencia del mismo? ¿Es la ciencia médica responsable de muchos de nuestros problemas de salud y de otros problemas relacionados? Yo creo que sí.

Hay una enfermedad considerada terrible. Esta enfermedad es la lepra. ¿Saben que es lo peor de esta enfermedad? El problema más grande de esta enfermedad y lo que la hace tan destructiva es que las personas que la padecen no sienten ningún dolor. En casos avanzados ni siquiera pueden sentir alguien cuando les toca.  

Debido a la falta de sensación de dolor una persona con lepra se puede herir de gravedad y ni siquiera darse cuenta. Se puede hacer un corte profundo, sangrar, y no sentir absolutamente nada, con lo que si se distrae puede llegar a morir. En este caso la falta de dolor le puede costar la vida. Si esto nos pasara con todas las enfermedades seguramente moriríamos a temprana edad.

El dolor es un aviso que Dios ha provisto para que sepamos que algo anda mal y hagamos algo al respecto. El dolor es una ayuda y debemos estar agradecidos por ello. Por eso el sistema médico a base de drogas que nos han impuesto los científicos de la medicina moderna es un sistema errado, y está basado en el naturalismo y el humanismo secular. La meta de la medicina no debe ser el eliminar el dolor a costa de cualquier cosa, pues como sabemos los creyentes, el dolor y el sufrimiento tienen un propósito bueno aunque no lo entendamos.

La Biblia dice que debemos estar dispuestos a sufrir con Cristo, igual que él sufrió por nosotros. En Cristo tenemos el mejor ejemplo del beneficio del dolor y del sufrimiento.

“Varón de dolores” es uno de sus títulos.  

“. . . por sus heridas fuimos nosotros sanados” (Isaías 53).

El dolor y el sufrimiento es parte de la vida y no podemos esperar vivir libres de dolores. Dios no puede usar para su reino una persona que no sabe lo que es sufrir profundamente.

2 Timoteo 2:1-3

“Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Tú, pues sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”.

2 Timoteo 2: 11-12

“Palabra fiel es esta:

Si somos muertos con él, también viviremos con él; si sufrimos, también reinaremos con él”.    

Hebreos 12:2

“puesto los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

Santiago 5:11

“He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo”.

Por tanto, es bueno estar preparado para sufrir si esa es la voluntad del Señor para nosotros, y a menudo lo es. Cristo es nuestro ejemplo y nosotros no somos más que él. Dios sabe lo que hace. Esto es parte de vivir por Fe.

Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on -12002011-10-22T14:52:48-12:0031000000bSáb, 22 Oct 2011 14:52:48 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm10  Comments (6)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/10/22/el-dolor-y-el-sufrimiento-son-buenos-para-nosotros-primera-parte/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Hola Logos, supongo que me censuraras, pero para la lepra lo mejor es seguir los consejos de la biblia:

    Levítico 14 (Reina-Valera 1960)

    1 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

    2 Esta será la ley para el leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote,

    3 y éste saldrá fuera del campamento y lo examinará; y si ve que está sana la plaga de la lepra del leproso,

    4 el sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y madera de cedro, grana e hisopo.

    5 Y mandará el sacerdote matar una avecilla en un vaso de barro sobre aguas corrientes.

    6 Después tomará la avecilla viva, el cedro, la grana y el hisopo, y los mojará con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas corrientes;

    7 y rociará siete veces sobre el que se purifica de la lepra, y le declarará limpio; y soltará la avecilla viva en el campo.

    8 Y el que se purifica lavará sus vestidos, y raerá todo su pelo, y se lavará con agua, y será limpio; y después entrará en el campamento, y morará fuera de su tienda siete días.

    9 Y el séptimo día raerá todo el pelo de su cabeza, su barba y las cejas de sus ojos y todo su pelo, y lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo en agua, y será limpio.

    10 El día octavo tomará dos corderos sin defecto, y una cordera de un año sin tacha, y tres décimas de efa de flor de harina para ofrenda amasada con aceite, y un log de aceite.

    11 Y el sacerdote que le purifica presentará delante de Jehová al que se ha de limpiar, con aquellas cosas, a la puerta del tabernáculo de reunión;

    12 y tomará el sacerdote un cordero y lo ofrecerá por la culpa, con el log de aceite, y lo mecerá como ofrenda mecida delante de Jehová.

    13 Y degollará el cordero en el lugar donde se deg:uella el sacrificio por el pecado y el holocausto, en el lugar del santuario; porque como la víctima por el pecado, así también la víctima por la culpa es del sacerdote; es cosa muy sagrada.

    14 Y el sacerdote tomará de la sangre de la víctima por la culpa, y la pondrá el sacerdote sobre el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica, sobre el pulgar de su mano derecha y sobre el pulgar de su pie derecho.

    15 Asimismo el sacerdote tomará del log de aceite, y lo echará sobre la palma de su mano izquierda,

    16 y mojará su dedo derecho en el aceite que tiene en su mano izquierda, y esparcirá del aceite con su dedo siete veces delante de Jehová.

    Y sigue …

    Un saludo

  2. Imaginario

    Siento tener que desengañarte, pero lo que has dejado aqui no lo entiendes.

    Estas son las leyes ceremoniales para los que habían tenido lepra y habían sido sanados por Dios depués de arrepentirse de sus pecados.
    No dice que estas leyes los iban a sanar, sino que este era el proceso que los volvian a restaurar en su relación con Dios y con el pueblo. Son sólo leyes ceremoniales.

    Como tú seguramente no eres judío, no te concierne, porque además ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia.

    Lo que sí te concierne es lo siguiente:

    Juan 3:16-17
    «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

    ¿No son estas noticias maravillosas?

    Bendiciones

  3. Pues nada Logos, espero que sufras mucho hasta la hora de tu muerte. Para mayor gloria de Dios, por supuesto…

  4. Alf51

    Sí, ya sé que los darwinistas me quereis mucho y que os gusta no solo ver sufrir sino hacer sufrir a los que no están de acuerdo con las teorías ateas. Por eso usais el ridiculo y los insultos.

    Pero hasta eso está bajo el control de Dios y él lo usa para fortalecernos. Necesitamos librarnos de una vida cómoda para ser instrumentos preparados para toda buena obra. Es bueno para nosotros sufrir, pues Dios también sufre cuando las personas no quieren obedecerlo sabiendo las consecuencias que les van a venir. Es como un Padre que ve a su hijo tomar decisiones que le van a hacer daño, pero el hijo ya es grande y no quiere oir los consejos de su padre. Eso hace a los padres sufrir.

    Jesucristo sufrió mucho y nos dió ejemplo. Sacrificó su vida libremente para salvar a personas como tú y como yo.También nos adviritió que en este mundo padeceríamos persecución. «Si a mi me persiguieron, a vosotros también os perseguirán».

    La Biblia dice que al que mucho se le ha dado, mucho se le requerirá. Los que tienen acceso a esta información y a estudios avanzados tienen más responsabilidad que los que no los tienen. Hay grados de castigo en el infierno, igual que hay grados de bendiciones en el cielo.

  5. Pero que «darwinistas» ni que ocho cuartos… Simplemente te hago partícipe de tu propio pensamiento. ¿Sufrir es bueno? Pues sufre, mujer, sufre hasta que revientes de placer masoquista.

    ¿Que Dios sufre? Muy humano veo yo a ese dios que predicáis. ¿No quedamos que Dios por su propia naturaleza es inmutable? No sé, veo que manejáis una idea de Dios bastante, digamos, personalizada, con los mismos atributos de odio, venganza y deseos de sufrimiento ajeno que podría anidar en las internas emociones de cualquier humano. Creo que ese dios se parece a ti lo suficiente como para que se convierta en una proyección personal tuya.

    Que feliz eres en tu condición de «perseguida» como atributo cristiano. Lástima que ya no hayan circos romanos y leones dentro de él.

  6. Alf5
    «¿Que Dios sufre? Muy humano veo yo a ese dios que predicáis. ¿No quedamos que Dios por su propia naturaleza es inmutable?»

    Todos saben que Jesucristo sufrió persecución y finalmente la muerte y lo hizo por amor a nosotros sus enemigos para ganar nuestro perdón y salvación. Jesucristo es Dios y se hizo hombre, por eso es que ha sufrido. En vez de venir aque a criticar deberías estar agradecido a Dios.

    Dios es inmutable en que su caracter santo no cambia y por lo tanto su justicia tampoco cambia.

    Veo que tienes mucho odio contra Dios. No sé que te ha pasado en la vida pero no es bueno estar en esas condiciones. Hablas con mucha arrogancia y me recuerdas a los personajes mencionados en Romanos 1:18-22.

    Si quieres seguir participando en este blog será mejor que cambies de tono porque el que tienes no es bienvenido.

    Saludos


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s