Albert Einstein no sabía adonde iba, ¿lo sabes tú? / Albert Einstein did not know where he was going, do you?

Einstein iba una vez en tren desde Princeton cuando el revisor vino por el pasillo a revisar los billetes de los pasajeros. Cuando llegó a Einstein, este buscó su billete en el bolsillo de su chaleco pero no lo encontraba. Así que miro en los bolsillos del pantalón. No estaba allí, entonces miró en su maletín pero tampoco estaba allí. Decidió mirar en el asiento contiguo.

Todavía no lo encontraba.

El revisor le dijo: “Sr. Einstein, sé quién es usted. Todos sabemos quién es usted. Estoy seguro que ha comprado el billete. No se preocupe”.

El revisor siguió su camino revisando los demás billetes. Cuando iba a pasar al otro vagón volvió la cabeza hacia atrás y vio a Einstein agachado buscando el billete por el suelo. El conductor fue rápidamente hacia él y le volvió a decir “Dr. Einstein, Dr. Einstein, no se preocupe, no hay problema. Sé quién es usted”. Einstein le contesta: “Joven, yo también sé quién soy; lo que no sé es adónde voy!!!”

Einstein was once traveling from Princeton on a train when the conductor came down the aisle, punching the tickets of every passenger. When he came to Einstein, Einstein reached in his vest pocket. He couldn’t find his ticket, so he reached in his trouser pockets. It wasn’t there, so he looked in his briefcase but couldn’t find it. Then he looked in the seat beside him.

He still couldn’t find it.

The conductor said, ‘Dr. Einstein, I know who you are. We all know who you are. I’m sure you bought a ticket. Don’t worry about it.’ Einstein nodded appreciatively.

The conductor continued down the aisle punching tickets. As he was ready to move to the next car, he turned around and saw the great physicist down on his hands and knees looking under his seat for his ticket.

The conductor rushed back and said, ‘Dr. Einstein, Dr. Einstein, don’t worry, I know who you are. No problem. You don’t need a ticket. I’m sure you bought one.’

Einstein looked at him and said, ‘Young man, I too, know who I am. What I don’t know is where I’m going!!!’

Einstein no sabía adónde iba. Un hombre tan inteligente pero tan confundido. Eso les pasa a muchos, están tan cerca de las teorías que no saben lo básico.

Jesucristo dijo:

“De qué le servirá a un hombre ganar todo el mundo y perder su alma?”. Eso le pasaba a Albert Einstein, ganó al mundo, pero ¿dónde pasará la eternidad? ¿Sabía adónde iba? En esa específica circunstancia Einstein iba en tren a un destino que ni sabía. Pero ¿cuál fue su destino final? Podemos imaginarlo.

Do you know where you are going? At the end of your life, which will be your destiny? Do you have your ticket?

A pearl of great price

Matthew 13:45-46

“The kingdom of heaven is like a merchant who looks for good pearls, and finding one of great value sells everything he has and buys that one”.

That is what happens to anyone who finds God’s kingdom. That pearl becomes the greatest treasure he has. That is why that person is willing to give all for it.

La perla de gran precio

Mateo 13:45-46

“También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró”.

Así le sucede a cualquiera que encuentra el reino de Dios. Esa perla se convierte en el tesoro más grande que posee. Por eso la persona está dispuesta a darlo todo por dicha perla.

¿Sabes adonde vas? ¿Tienes el billete?

Santa Biblia, vs. Reina Valera

The Holy Bible

Published in: on +00002011-11-27T07:54:15+00:0030000000bSun, 27 Nov 2011 07:54:15 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am11  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2011/11/27/albert-einstein-no-sabia-adonde-iba-lo-sabes-tu-albert-einstein-did-not-know-where-he-was-going-do-you/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. “Dios no juega a los dados”…Es una de las famosas frases de Einstein, que lo caracterizan al menos, como creyente…
    -Pero en los tiempos, y en los lugares donde Einstein se educó, existía todavía una conciencia social sobre la religión. Ello no significa que haya sido un cristiano perfecto, pero tampoco me parece que amerita sospechar de su destino final…Tú dices: “Pero, ¿cuál fue su destino final?: Podemos imaginarlo”. Estás hablando como lo hacen los que creen, literalmente, que “sólo se salvarán 144.000 justos”…Si eso fuese cierto, sería un fracaso monumental de la misericordia divina: Recuerda, que en este momento hay en el mundo 7.000 millones de seres humanos, y en toda la historia de la humanidad existieron al menos, 50.000 millones…¿Y sólo un puñado tan exiguo de esos seres, se salvarán? Si crees, ante todo que Dios es misericordioso, no puedes suponer, sin conocerlo, cual fue el destino final del sabio…¿Acaso tu puedes condicionar la voluntad de Dios?…La Biblia, en todo caso debería ser tomada como un manual de consejos para la vida…
    Pero ello no elimina la última voluntad de Dios sobre el destino de las almas…Dios tiene siempre la última palabra…Saludos…

  2. Palabra

    “Dios no juega a los dados”…Es una de las famosas frases de Einstein, que lo caracterizan al menos, como creyente…”

    ¿Qué quieres decir con “al menos como creyente”? ¿Hay alguna diferencia para tí entre ser creyente y ser cristiano?

    “Estás hablando como lo hacen los que creen, literalmente, que “sólo se salvarán 144.000 justos”…Si eso fuese cierto, sería un fracaso monumental de la misericordia divina”:

    Los 144.000 que se salvarán son judíos que se convierten durante la gran tribulación y que serán misioneros testificando de Jesús al mundo. Lo vemos en Apocalipsis 7 donde se describe que serán 12.000 de cada una de las doce tribus de Israel. Son los testigos de Jehová los que creen lo que has dicho.
    Los cristianos verdaderos, los que hemos nacido de nuevo ya no estaremos aquí pues seremos arrebatados y llevados al cielo con el Señor antes de eso.

    “¿Y sólo un puñado tan exiguo de esos seres, se salvarán? Si crees, ante todo que Dios es misericordioso, no puedes suponer, sin conocerlo, cual fue el destino final del sabio…¿Acaso tu puedes condicionar la voluntad de Dios”

    Jesucristo dijo que la puerta de entrada en el cielo es larga y estrecha y muy pocos son los que la hallan.

    Y sí, Dios es muy misericordioso, por eso permitió que mataran a su Hijo en nuestro lugar. No existe mayor misericordia que esa, y por eso mismo, porque ya ha hecho lo máximo que se podía hacer por nosotros, no va a permitir que menosprecien a su amado Hijo. Todo el que lo haga pagará las consecuencias. Muy graves consecuencias, y además eternas. La gente que vive para el momento no sabe lo caro que le va a costar.

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s