¿Vas a perder tu casa debido a la crisis económica? No es el fin del mundo. Yo perdí la mía y puedo decir que el Señor nunca nos abandona

Algunos se sorprenderán al ver esta entrada y pensarán ¿qué tiene esto que ver con los temas habituales de este blog? Bueno, pues, les explico.

Estamos viviendo en tiempos peligrosos y de una crisis como no se ha visto en muchas décadas. Seguramente estamos a punto de entrar en la Gran Tribulación profetizada en la Biblia. Como consecuencia de esto muchas familias están perdiendo sus empleos y viviendas. El perder la vivienda no es algo que no ha sucedido antes a muchos, aún en tiempos menos difíciles. La diferencia es que ahora las están perdiendo muchas familias al mismo tiempo, pero la situación es la misma para al que le toca sea el tiempo que sea.

Como he dicho en el titulo de la entrada, yo me vi en esa situación hace unos años. Tenía una casa muy bonita y las cosas nos iban bien, hasta que nos mudamos de residencia a otra ciudad y pusimos la casa en venta. Esperamos un año a que se vendiera pero no se vendió, y finalmente la perdimos. No puedo decir que fue algo agradable o que no me causó ningún sufrimiento. Siendo creyente y confiando en el Señor y en las promesas de Su Palabra, un versículo en particular me ha dado siempre mucho consuelo. El versículo es Romanos 8:28.

“Y sabemos que a los aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados”.

Este pasaje tan importante del libro de Romanos dice: “todas las cosas nos ayudan a bien”. No dice que las cosas buenas nos ayudan a bien, sino “todas las cosas” (las buenas y las malas) nos ayudan a bien a los que amamos a Dios. En inglés dice “everything works together for good”.

Esto es algo que a simple vista no se entiende, no tiene sentido. ¿Cómo va a ayudar a bien algo malo como es perder tu casa?

Dios nos da una pista en Isaías 55:8-9

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos; ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Dios sabe muchas cosas que nosotros no sabemos. Su forma de ver las cosas es muy diferente a la nuestra. Usualmente nuestros pensamientos son contrarios a los de Dios. Incluso si somos creyentes estamos en periodo de crecimiento espiritual y siempre estamos aprendiendo lecciones necesarias e importantes. Tenemos mucho que aprender para llegar a la santificación necesaria sin la cual “nadie verá al Señor”, dice la Biblia.

Entre las lecciones que aprendí cuando perdí mi casa está la de que no es el fin del mundo perder la casa, aunque te sientas como si lo fuera. No literalmente, claro, pero sí en tu entorno personal. Incluso cuando oré y oré para que la casa no se perdiera,  el Señor no lo impidió. Tengo que reconocer que la casa no estaba pagada ni eran los ahorros de toda la vida, pero de todas formas era algo duro.

Pero una vez más aprendí que Romanos 8:28 es absolutamente cierto. Podemos confiar en el Señor aunque no entendamos qué está haciendo en nuestra vida en un periodo específico. Con el tiempo todo resultó para bien y hoy día estoy aquí para dar ánimos a los que están pasando por esta misma prueba.

Vuelvo a tener una casa bonita a pesar que en esos tiempos pensaba que económicamente iba a terminar muy mal. Resulta que la Palabra de Dios se ha cumplido de nuevo y todo ha sido para bien. Dios es poderoso para hacer que Su Palabra sea cierta aún cuando nos  parezca imposible y todo lo veamos negro.

¡Qué paciencia tiene Dios con nosotros! ¡Nos cuesta tanto vivir por fe! Si sólo fuéramos fieles y recordáramos el sacrificio que Jesús hizo por nosotros cuando dejó Su reino en los cielos para nacer pobre y salvarnos. ¡Qué ejemplo nos dio! La Biblia dice: “El Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza”.

Jesucristo nunca tuvo una casa propia en todo el tiempo que vivió aquí con nosotros. ¡Imagínense! El dueño y Señor de toda la Creación no tenía casa propia. Esto nos debe hacer recapacitar y dejar de preocuparnos por lo material. Dios nos ha prometido que nunca nos abandonará ni nos dejará. Estoy aqui para dar testimonio de esta verdad.

He aprendido a confiar en la promesa de Romanos 8:28. Ahora sé por experiencia, no solo porque la Biblia lo dice, que las promesas de Dios son todas ciertas. Las he experimentado muchas veces y doy testimonio de ello. Romanos 8:28 se ha convertido en uno de los pasajes más importantes de la Biblia para mí.

También sé ahora que Dios usa a los creyentes que pasan por ciertas pruebas para ayudar a otros en el futuro que estén pasando por las mismas pruebas que ellos ya han pasado dándoles ánimos para no desmayar.

2 Corintios 1:3-4

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”.

Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on +00002012-01-02T14:49:03+00:0031000000bMon, 02 Jan 2012 14:49:03 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm01  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2012/01/02/vas-a-perder-tu-casa-debido-a-la-crisis-economica-no-es-el-fin-del-mundo-yo-perdi-la-mia-y-puedo-decir-que-el-senor-nunca-nos-abandona/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Yo me encuentro en la misma situación, tengo una casa que estoy pagando al banco y desde hace 2 años mi suerte cambio, perdí mi empleo y no he podido levantarme económicamente, al contrario cada día estoy peor, y lo que gano en mi actual trabajo no me alcanza, he dejado de pagar ya que solamente me alcanza para comer. Sé que en breve tendré que dejar esta casa, me siento triste, fracasado, angustiado y deprimido. Al igual que tú oro día a día a Dios pidiéndole su ayuda pero no hay respuesta, no me queda más que aceptar la voluntad de Él, y esperar a donde me lleva su mano en el futuro.

    Soy Cristiano y la prueba ha sido larga, pero Pablo dice que “felices los que estan en prueba”, ya que significa que estamos bien ante Dios y Satanás nos esta atacando para hacernos caer, si soportamos, Dios será complacido por nosotros, y eso es lo que realmente importa.

  2. Gonzalo dices:
    “Yo me encuentro en la misma situación, tengo una casa que estoy pagando al banco y desde hace 2 años mi suerte cambio”

    Dices que eres creyente y pareces serlo, pero por otra parte hablas de la suerte, cosa que no concuerda con el Cristianismo, pues los hijos de Dios no vivimos de acuerdo a la suerte, sino sabiendo que nuestro Padre celestial está en control de todo lo que nos pasa.

    Todo lo que Dios permite en las vidas de sus hijos es para su bien, y lo mejor es aceptarlo POR FE aunque no lo entendamos en ese momento. El mejor pasaje que nos explica esto es Romanos 8:28 que dice:
    “Y sabemos que a los que aman a Dios TODAS LAS COSAS LES AYUDAN A BIEN, esto es; a los que conforme a su propósito son llamados”.

    Fijate que no dice que todo va a ser bueno, sino que todo nos va a ayudar (lo bueno y lo malo) para nuestro bien. Saber esto es muy reconfortante, pues si podemos confiar en el Señor cuando las cosas nos van aparentemente mal, estamos viviendo POR FE, y eso agrada al Señor. Quiere decir que de verdad CONFIAMOS en Él.

    Dios te bendiga

  3. Excelente testimonio. Dios nos ama y sus promesas son verdaderas. Espiritualmente considerando, todas las cosas ayudan a bien para sus elegidos.

  4. Antonio, gracias por tu visita. Llevas razón en lo que has dicho. Nosotros los hijos de Dios tenemos un privilegio que no tienen todos.

    Las promesas de Dios son para sus hijos, por tanto no se pueden aplicar estos principios y promesas de Dios a todos los que tienen problemas.

    La Biblia dice que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan para bien, pero es solo para LOS QUE AMAN A DIOS.

    Los elegidos son los que creen en Jesucristo y or tanto aman a Dios,

    Dios te bendiga


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s