Una planta … ¿de 30.000 años?

En Rusia han vuelto a la vida una planta que dicen tiene 30.000 años. Un equipo resucitó un fruto de una madriguera de la ardilla ártica en el permafrost siberiano, haciéndola crecer hasta formar toda una planta que produce semillas viables. Esta es la edad más antigua que se alega, por un orden de magnitud, de material vegetal que se ha hecho revivir. Otros científicos se sienten sobresaltados acerca de que un material vegetal se pudiera mantener viable durante tanto tiempo, por cuanto las células tienen que reparar su ADN de forma continua.

Unos frutos preservados en madrigueras de la ardilla Spermophilus parryi en el permafrost siberiano, han germinado dando su planta Silene stenophilla. Fotografía cortesía de Pfinge

Este reportaje apareció en BBC News, PhysOrg, New Scientist y Live Science el pasado 20 de febrero. El equipo ruso no consiguió hacer germinar las semillas encontradas en la madriguera, pero usando hormonas de crecimiento, indujeron «tejido placentario» de un fruto para que creciese hasta formar toda una planta con flores y frutos portadores de semillas. La planta, Silene stenophylla, sigue creciendo en la región en la actualidad. Los científicos observaron sólo ligeras diferencias entre las plantas modernas y las que se creía que habían estado en un estado de hibernación por congelación durante 28.000 a 32.000, según estimaciones por datación radiocarbónica.

Había desacuerdo entre los artículos acerca de si el anterior récord era el de un loto de 1.300 años de edad, o semillas de palmera procedentes de Masada antes de su destrucción en 70 d.C. El reavivamiento de un organismo preservado en permafrost suscita la posibilidad de resucitar otras especies vegetales, y quizá incluso ADN de animales. Live Science preguntó a una biólogo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) acerca de esto. «La mayoría de las semillas de plantas mueren al cabo de pocos años, dijo. Pero unas cuantas especies robustas, incluyendo el loto de 1.300 años de edad y la S. stenophylla tienen mecanismos incorporados que o bien preservan o reparan el ADN de las plantas». Quizá, piensan algunos, los genéticos podrían aprender los trucos de las plantas para dilatar la longevidad del ADN humano.

En una noticia relacionada, Live Science comunicaba el 18 de enero que unos arqueólogos están reconstruyendo un jardín bíblico usando granos de polen descubiertos en Ramat Rahel, una colina al sur de Jerusalén. «Su reconstrucción, que se apoya en análisis de polen excavado, revela un paraíso de plantas exóticas», decía el artículo. Los visitantes del jardín de este palacio se hubieran encontrado con plantas como sauces, álamos, «mirtos y nenúfares; árboles frutales autóctonos, incluyendo parras de uvas, higueras y olivos, y limoneros importados, nogales de Persia, cedros del Líbano y abedules». Muchos de estos árboles tuvieron que ser importados de países lejanos y hubieran necesitado sistemas de irrigación para subsistir. Este jardín data del período persa, entre los siglos quinto y sexto a.C. (hace unos 2.500 años).

Jardín arqueológico de Ramat Rahel, Israel, cerca de Jerusalén. Fotografía cortesía de Avishai Teicher

En otras noticias acerca de botánica,

Paleontólogos chinos están reconstruyendo un bosque fósil exquisitamente preservado en carbón pérmico, según informaba PhysOrg.
PhysOrg comunicaba la existencia de datos sobre transferencia lateral de genes en las plantas, lo que potencialmente arroja confusión sobre la construcción de árboles filogenéticos.
A la vez que pregonaba al pretendido antecesor común de algas y plantas, Science Daily se preocupaba acerca de las implicaciones para la tesis evolutiva.
Un biólogo de la Universidad de Arkansas dice que «los organismos primitivos no siempre son simples». ¿Encontró evolución o devolución? «El antecesor común de las Plantae fue un organismo con células muy complejas y un complejo ciclo de vida», decía [Fred] Spiegel. En tanto que algunos miembros del supergrupo Plantae pueden tener células y ciclos de vida de menor complejidad, esto no significa que sean anteriores al antecesor común: «Son más simples porque perdieron componentes, no porque se originasen de esta manera».

Finalmente, horticultores y estudiantes se podrían beneficiar del conocimiento del mundo subterráneo de las plantas con un detalle sin precedentes. «Los botánicos y los analistas de sistemas informáticos pueden ahora estudiar el mundo subterráneo de las plantas con mayor exactitud y claridad», informaba Science Daily acerca de trabajos realizados en la Universidad de Nottingham. «Este revolucionario método mejorara nuestras capacidades para proceder a la crianza de mejores variedades de cosechas y mayores rendimientos.»

Los evolucionistas encallan en arrecifes y bajíos porque nunca ponen en duda su esquema de dataciones. ¿Sobrevivió esta planta intacta durante 30.000 años? ¿No es mucho más probable que no tenga ni de lejos una edad tan grande? Sabemos bien las fechas de Ramat Rahel porque podemos corroborarlas mediante registros históricos humanos. Cuando uno va más allá de los relatos escritos, incluyendo Génesis, entra en el Libro de Nunca Jamás, donde reina la imaginación. Incluso las dataciones radiocarbónicas son cuestionables, basadas en supuestos falibles. Nadie observó que el cronómetro se pusiera en marcha hace 30.000 años. Esta fecha es una extrapolación en base de procesos presentes, a condición de que nada hubiese alterado las condiciones iniciales ni intervenido desde entonces. Hay buenas razones para creer que el carbono atmosférico no ha sido constante. Por ejemplo, se ha encontrado carbono radiactivo todavía desintegrándose en minas de carbón, y que debiera haber desaparecido hace largo tiempo en base de la semivida del carbono 14.

La noticia de la planta rusa difumina la definición de fósil —lo que resulta en una anécdota interesante para los filósofos de la ciencia. ¿Se trata de un fósil, si puede ser devuelto a la vida? Las semillas no pudieron ser reavivadas: ¿son fósiles, entonces, mientras que el material del fruto junto a ellas, parte de la misma planta, era un organismo viviente? Las últimas tres noticias son más malas noticias para la tesis evolucionista. Una exquisita preservación; una transferencia lateral de genes; una complejidad original —nada de ello concuerda con los supuestos darwinistas. Pero los darwinistas nunca parecen incomodarse con los datos incongruentes que van apareciendo.

——————————————————————————–
Fuente: Creation·Evolution Headlines – Is This Plant Really 30,000 Years Old? 20/02/2012
Redacción: David Coppedge © 2012 Creation-Evolution Headlines – http://crev.info/
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2012 – http://www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para SEDIN – NOTAS y RESEÑAS el 3/02/2012 06:37:00 PM

Published in: on +00002012-03-02T14:37:49+00:0031000000bFri, 02 Mar 2012 14:37:49 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm03  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2012/03/02/una-planta-de-30-000-anos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. ¿y? Esto a sentido espiritual a que lo traduce usted. Seria interesante saberlo.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s