El evangelio Calvinista ignora el Amor de Dios, su atributo principal (Segunda parte)

Charles Spurgeon, el famoso pastor Inglés, llamó a esta forma de enseñar el evangelio “ultra-Calvinismo”. Estos calvinistas llaman a la soberanía de Dios “El tema central” y muchos lo enfatizan a expensas y exclusión del amor de Dios.

El amor que nosotros debemos manifestarnos unos a otros debe venir de Dios, pues nosotros en la naturaleza con la que nacemos somos incapaces de amar de esa forma. Con el amor que Dios nos da debemos amar a todo el mundo, incluidos nuestros enemigos, y debemos perdonar a cualquiera que nos haga daño–¿sin embargo Dios no ama a todos ni perdona a todos? El Calvinismo CALUMNIA a Dios al negar la misma esencia de Su naturaleza, la cual es el Amor.

Cristo nos manda (Mt. 5.38-48; 7.12)

27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;
28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.
29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues.
30 A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.
31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.
32 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman.
33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo.
34 Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto.
35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.
36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Los que creen que Dios es “misericordioso con todos” (Romanos 11:32) serán impulsados por Dios para “tener misericordia de todos”.

Nuestra teología y conducta le trae gloria a Dios o se la niega. Dios es llamado “el Dios de amor” (2 Corintios 13:11). Nosotros debemos andar “en amor” (Efesios 5:2) y seguir “el amor” (1 Timoteo 6:11). Dios nos ha dado “el espíritu de. . . amor” (2 Timoteo 1:7). ¿No va Él a amar a todos los hombres? ¿Cómo no podría hacerlo?

El primero de los Diez Mandamientos es: “Amarás Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5). La persona que Dios ha predestinado al infierno eterno, ¿debe amarlo con todo su corazón? A la humanidad se le recuerda repetidamente que ame a Dios con todo su corazón y con toda su mente. Claramente el amor debe venir de forma voluntaria y requiere el poder elegir, pero el Calvinismo niega al hombre esta capacidad.

Fuentes:
Santa Biblia, vs. Reina Valera / Dave Hunt

Published in: on +00002012-07-19T09:29:12+00:0031000000bThu, 19 Jul 2012 09:29:12 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am07  Dejar un comentario  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s