No todo lo que dicen los evangelios del Nuevo Testamento es para todos (2)

Foto de Israel

Continuando con esta reflexión del estudio de la Palabra de Dios vemos que toda la Biblia es provechosa para nosotros pero no toda está dirigida a todos los grupos de creyentes. No vamos a descartar ninguna parte de la Biblia porque toda ella en su totalidad está inspirada por Dios y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, y para instruir al hombre en toda justicia. Todo es aprovechable pero hay que saber interpretar. La misma Biblia confirma o rechaza cualquier doctrina que se quiera enseñar.

Muchos se sorprenderán al saber que no todo lo que dijo el Señor Jesucristo es para nosotros los que no somos judíos.  El creer esto ha dado lugar a mucha confusión a través de los siglos.

El apóstol Pablo tuvo una confrontación pública con el apóstol Pedro porque por un tiempo no se ponían de acuerdo en qué era el evangelio para los gentiles y qué era el evangelio para los recipientes del reino de los cielos: los judíos (Gálatas 2).

Hay dos grupos diferentes de creyentes a los cuales Dios ha estado intentando alcanzar: Israel primero, y después los demás (Mateo 10:5-7). Los doce apóstoles no fueron enviados a predicar a todos, si no solo a los judíos primero porque Jesús vino a cumplir la ley Mosáica bajo la cual nosotros los Gentiles nunca hemos estado (Mateo 10:5).

Muchos de nosotros al leer los evangelios nos encontramos con textos que nos dejan perplejos y sin entendimiento a cómo aplicarlo a nuestras vidas. Así me sucedía a mí antes de entender lo que estoy intentando explicar. Jesucristo vino a cumplir la ley judía y su mensaje era inicialmente para ellos. Por eso cuando leemos cosas como “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y anda reconcíliate primero con tu hermano y entonces ven y presenta tu ofrenda.” Mateo 5:23-24, o “más los hijos del reino serán echados  a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” Mateo 8:12.

Cuando Israel rechazó a su Mesías/Salvador, Dios dejó a esa nación de lado y se volvió a los Gentiles.  Entonces en el libro de los Hechos de los apóstoles leemos cómo Jesús se aparece a Paulo de Tarso, el cual era un perseguidor de los cristianos y le revela el misterio escondido desde antes de los siglos. Esto es algo también de lo que voy a hablar más adelante (Efesios 3).

Hay dos dispensaciones sobre las que leemos en el Nuevo Testamento y dos grupos de creyentes. Los pertenecientes al futuro reino de Dios, y los pertenecientes al Cuerpo de Cristo: La iglesia.

Como veis nuestro Libro es mucho más interesante y profundo de lo que muchos piensan, por lo que hay que estudiarlo constantemente porque se trata de estudiar la mente de Dios. La Palabra de Dios no tiene fondo, y el estudiarla diligentemente con la ayuda del Espíritu Santo es un mandamiento del Señor para nosotros el cual tiene promesas de bendición.

Así que hermanos no descuidemos el estudio personal de la Palabra de Dios porque es un mandamiento de las Escrituras para los creyentes y si no lo hacemos estamos desobedeciendo a Dios, lo cual es un pecado y trae consecuencias a largo plazo. perderemos muchas bendiciones que el Señor nos quiere dar. Si alguno no tiene interés en estudiar y conocer la mente de Dios, mas vale que se examine y vea si realmente ha nacido de nuevo y la simiente de Dios está en él.

Nosotros pertenecemos ahora a la familia de Dios y lo natural es que queremos estar con nuestra familia y conocer lo mas possible todo lo relacionado con nuestra familia ¿no es cierto? Así que hay que leer el Libro de la familia.

Mediten en estas cosas
Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on +00002014-03-01T04:04:01+00:0031000000bSat, 01 Mar 2014 04:04:01 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am03  Comentarios desactivados en No todo lo que dicen los evangelios del Nuevo Testamento es para todos (2)