El volcán St Helen demuestra que la ciencia oficial no enseña siempre la verdad

7f633-399px-msh80_eruption_mount_st_helens_05-18-80

 

Mt. St. Helen — refutación de un paradigma 18 mayo 2010 — Hace treinta y cinco años, el 18 de mayo de 1980, el Monte St. Helens, en el estado de Washington, EE. UU., estalló en una gigantesca convulsión volcánica. Su catastrófica erupción no sólo conmocionó la región alrededor de la montaña, sino que sacudió a los científicos llevándolos a la conciencia del poder de la geología catastrofista. El entusiasmo generado por aquella erupción suscitó una abundancia de nuevas vocaciones, con lo que la profesión se renovó con una multitud de jóvenes geólogos. Un tema instructivo en este aniversario es la diferencia de parecer entre creacionistas y evolucionistas acerca de las lecciones que nos ofrece el Monte St. Helens. Monte St. Helens, un día antes del estallido. Fotografía: USGS Live Science nos proporciona la mayor cobertura del aniversario. Como aperitivo, tenemos en Live Science una serie de imágenes de satélite que nos muestra los alrededores del monte antes y después de la erupción, y su apariencia ahora, 30 años después. La cantidad de vegetación que ha vuelto a colonizar el suelo es extraordinaria. También encontramos una galería de imágenes en Live Science contrastando el panorama antes y después de la erupción. La primera imagen nos enseña el pintoresco cono simétrico del monte visto desde el lago Spirit antes de la catástrofe; todo esto cambió súbitamente aquella mañana del 18 de mayo, como se enseña en el resto de las fotografías. National Geographic siguió pronto con su propia galería; Las primeras dos páginas bien valen el precio de admisión. En otra comunicación de Live Science, Karen Rowan respondía a la pregunta: «¿Por qué el Monte St. Helens fue tan destructivo?». El estallido – monte St. Helens, 18 de mayo de 1980. Fotografía: USGS Considerando los efectos ecológicos de la catástrofe, Andrea Thompson proporcionaba en Live Science un inventario bastante amplio de las plantas y animales en la zona del fenómeno, junto con un recuento de cómo han derivado desde la erupción. Jeremy Hsu escribía para Live Science que el Monte St. Helens permanece como un enigma hasta el día de hoy. Finalmente, Remy Melina daba una lista en Live Science de los volcanes más peligrosos en los EE. UU. en la actualidad. Los que estén familiarizados con la literatura geológica creacionista están sin duda familiarizados con el hecho de que el Monte St. Helens ha llegado a ser casi un icono del catastrofismo por el apoyo que presta para cambios rápidos durante la creación y el Diluvio. En particular, los trabajos del doctor Stephen A. Austin han ejercido una gran influencia en los círculos creacionistas. El doctor Austin visitó la montaña en numerosas ocasiones después de la erupción, e incluso dirigió a un equipo de submarinistas en el Lago Spirit para estudiar los efectos de los árboles saturados de agua hundiéndose en los sedimentos de turba en el fondo. Algunas de las lecciones extraídas del Monte St. Helens para la geología catastrofista diluvialista quedaron resumidos en su artículo monográfico de 1986, «Mt. St. Helens and Catastrophism», publicado por ICR. También ha producido un video (véase un clip del mismo en YouTube, en inglés) y adicionales escritos en revistas creacionistas. Sus hallazgos incluyen: 1.Un gigantesca corriente de fango produjo un modelo del Gran Cañón a escala 1/40 en un solo día. 2.Este cañón incluía un río relicto que evidentemente no había formado el cañón. 3.El cañón incluye cañones laterales y otras formaciones semejantes a las del Gran Cañón. 4.Flujos piroclásticos produjeron depósitos sedimentarios laminares en horas, no en siglos ni en milenios. 5.Los depósitos sedimentarios exhibían cambios repentinos en las formas de las capas, causados por velocidades de flujo y materiales de origen, no por largas eras. 6.La topografía del tipo badlands a lo largo del río Toutle se formó en días, no en miles de años. 7.Troncos desarraigados por el estallido estaban siendo plantados en posiciones verticales en el fondo del lago Spirit, ofreciendo la apariencia de que habían crecido en aquella posición. Esto recuerda a los bosques fosilizados de Yellowstone. 8.Una capa de turba sepultada en el lago Spirit tiene la textura y apariencia de un depósito de carbón en formación. Parece que descubrimientos de esta magnitud deberían impulsar a un cambio de paradigma de todo el campo de la geología —y puede que esto haya sucedido incluso en algún círculo profesional secular. Y tampoco es posible que su trabajo pueda ser descartado sin más, sólo porque Austin sea creacionista. Tiene un doctorado ganado en geología en una institución acreditada, y su trabajo de campo en la montaña fue de alta calidad. Pero, cosa extraña, Nature News no mencionaba ninguno de estos aspectos. Janet Fang escribía así en su artículo «Hot science from a volcanic crisis [Ciencia caliente procedente de una crisis volcánica]», que «La erupción del Monte St. Helens en 1980 dejó una impronta indeleble en el campo de la volcanología». Desde luego. Pero ella se centraba en unas lecciones totalmente distintas. Observaba que los vulcanólogos de todo el mundo quedaron sacudidos y tomaron nota el 18 de mayo de 1980, y después del estallido hubo otro estallido, pero de financiación y de intensificación de los estudios de investigación. Fang menciona descubrimientos acerca de la predicción de erupciones. Menciona una nueva clase de depósito de turbidez que se observó después del estallido y que arrojaba luz acerca de depósitos semejantes en Japón. Menciona nuevas teorías acerca de cómo el magma asciende a la superficie a través de conductos, y una nueva conciencia acerca del poder de los corrimientos de tierra y de los estallidos laterales durante las erupciones. Pero no dice nada de los extremos que Steve Austin encontró tan interesantes acerca del Monte St. Helens. Tampoco mencionan nada de todo esto los redactores de Live Science o de National Geographic. ¿De veras estuvieron examinando la misma montaña? Para las más recientes observaciones de Austin acerca de las lecciones que se desprenden de este estallido volcánico, remitimos al lector que conozca inglés a su artículo de este mes en ICR, «Supervolcanoes and the Mount St. Helens Eruption». Creation Wiki tiene una respuesta a las críticas de sus observaciones acerca del «mini-Gran Cañon» en el volcán, y ofrece imágenes adicionales del cañón. En este monte tenemos una observación presente que refuta el concepto del actualismo como clave de la trama geológica de la tierra. Monte St. Helens y región colindante, desde el espacio. Fotografía: NASA/USGS •George Grinell: Los orígenes de la moderna teoría geológica •Henry M. Morris: ¿Actualismo o Diluvialismo? •Henry M. Morris: Sedimentación y el Registro Fósil ——————————————————————————– Fuente: Creation·Evolution Headlines – Mt St Helens Recalls Overturned Paradigms 18/05/2010 Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris – http://www.creationsafaris.com Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 – http://www.sedin.org

Published in: on +00002015-04-26T23:56:35+00:0030000000bSun, 26 Apr 2015 23:56:35 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm04  Comentarios desactivados en El volcán St Helen demuestra que la ciencia oficial no enseña siempre la verdad  
A %d blogueros les gusta esto: