Tejido blando de dinosaurios confirma predicción creacionista

Una lectura del artículo original muestra a los descubiertos entusiasmados pero sorprendidos. Los creacionistas se sienten entusiasmados y satisfechos.

El anuncio que difundíamos ayer (ver entrada anterior de este blog) de tejido blando en Nature Communications realizado por científicos del Imperial College de Londres establece un nuevo y más exigente criterio para los críticos. No se trata realmente de una novedad, porque los tejidos blandos en huesos de dinosaurios han sido comunicados ya por más de una década (véase la lista de artículos de revistas preparada por Bob Enyart).  Pero el nuevo artículo que reseñamos es digno de mención por los muchos aspectos en que desafía a los negacionistas:

  1. El equipo estudió huesos ordinarios y comunes procedentes de especímenes de museos. «Los modelos propuestos para explicar una preservación de esta naturaleza indican que debería ser la excepción, y no la regla», según observaban ellos. «… Aquí, examinamos ocho huesos de dinosaurios del período cretáceo, ninguno de los cuales está excepcionalmente conservado».
  2. El exterior de los huesos no daba indicación alguna de lo que estaba en el interior. «Cosa increíble, ninguna de las muestras mostraba indicaciones externas de una preservación excepcional, y esto sugiere intensamente que la conservación de tejidos blandos e incluso de proteínas es un fenómeno más común de lo que se aceptaba previamente.»
  3. Los huesos que estudiaron procedieron de ambas clases principales de dinosaurios. «Se escogieron especímenes representando los dos principales claros de dinosaurios (Ornithischia [pelvis aviana] y Saurischia [pelvis de lagarto]) y diferentes elementos osteológicos.»
  4. Los huesos procedían de diferentes partes de la anatomía. «… una garra ungueal de un dinosaurio terópodo indeterminado …», «… una tibia de un hadrosaurido», «un astrágalo de un hadrosáurido», y otros.
  5. El equipo adoptó grandes precauciones para impedir toda contaminación. «Las secciones se obtuvieron del interior de cada muestra, excluyendo toda contaminación superficial actual». Una vez más, «este método excluye la posibilidad de contaminación moderna, porque la superficie expuesta queda inaccesible a cualquier contaminante».
  6. El equipo usó múltiples métodos para la observación: SEM, TEM, espectroscopía de rayos X por dispersión de energía, y espectrometría de masas de haz de iones focalizados (FIB por sus siglas en inglés). «Esos resultados muestran que para determinar la presencia de tejidos blandos en fósiles se tiene que aplicar un nuevo planteamiento sinérgico donde se empleen métodos micro/nanoanalíticos en todo su potencial.»
  7. Usaron controles realizando las mismas pruebas con huesos de conejo, otro hueso que carecía de las fibras, sangre de emú, y una reja de cobre. «Se obtuvieron secciones de una aglomeración de estructuras semejantes a eritrocitos y de cemento rodeando las mismas del espécimen NHMUK R12562, sangre fijada de emú, tres fósiles exhibiendo fibras calcificadas (NHMUK R4493, NHMUK R4249, NHMUK R4864), hueso de conejo y un fósil que no presentaba señales de fibras calcificadas (NHMUK R12562). Como control, se obtuvo también un espectro de masas de la reja de cobre que soportaba las muestras.»
  8. Seis de las ocho muestras contenían tejido blando. «… en este estudio, se observó un supuesto tejido blando (bien estructuras semejantes a eritrocitos, estructuras fibrosas semejantes a colágeno, o estructuras amorfas enriquecidas en carbono (Fig. suplementaria 7) en seis de nuestros ocho especímenes de dinosaurios (Tabla suplementaria 1).»
  9. Se comunicaron dos clases distintas de tejido blando: colágeno y glóbulos rojos. «En una muestra, observamos estructuras consistentes con restos endógenos de fibras de colágeno … Además, observamos estructuras consistentes con restos de supuestos eritrocitos que exhiben espectros de masas similares a la sangre entera de emú
  10. La estructura de colágenos no se había degradado; seguía exhibiendo la estructura cuaternaria característica de una configuración de triple hélice. «Una muestra (NHMUK R4493) también mostró, por primera vez en un hueso de dinosaurio, una clara banda de ~67 nm, típica de la banda que se observa en colágeno (Fig. 3e), para la longitud de la fibra preservada». Las fibras aparecen claramente en las micrografías electrónicas que aparecen en el artículo y en los reportajes.
  11. Se detectaron aminoácidos característicos del colágeno: «El espectro de masas positivo obtenido de NHMUK R4493 mostraba picos correspondientes a fragmentos de los aminoácidos glicina, alanina, prolina y otros. … La detección de fragmentos de los aminoácidos que normalmente se encuentran en el colágeno respalda los resultados obtenidos de análisis TEM donde la banda de ~67 nm es congruente con la potencial preservación de la estructura cuaternaria original de la proteína».
  12. Se encontraron glóbulos rojos. Aunque disminuidos de tamaño, esto confirma la afirmación original de Schweitzer de que había encontrado glóbulos rojos. «Los espectros obtenidos de cuatro regiones diferentes del hueso de dinosaurio que contenía estructuras parecidas a eritrocitos son sorprendentemente similares a los espectros obtenidos de sangre de emú». ¿Por qué iban a ser más pequeños los glóbulos de los dinosaurios? «Dentro de las muestras de dinosaurios, en promedio, las estructuras parecidas a eritrocitos tienen una longitud de ~2 μm. Esto es algo inferior a los eritrocitos de las aves, que oscilan entre 9 y 15 μm de longitud; los glóbulos rojos del emú en nuestra muestra tenían 9 ± 2 μm (n = 17). Las estructuras consistentes con supuestos eritrocitos en el fósil podrían haber quedado deformadas y es muy probable que esas estructuras han experimentado algún encogimiento durante la fosilización.»

Otra característica típica de este artículo es su trasfondo de emoción. Los artículos científicos suelen ser ponderosos y atenuados en su tono. Esos científicos usan «fascinante» dos veces, y un rociado de otras palabras expresivas de «sorpresa»:

  1. Por tanto, la observación de una banda de ~67 nm en las estructuras fibrosas de las muestras fosilizadas aquí es muy fascinante, porque es congruente con una conservación de la ultraestructura de supuestas fibras de colágeno durante un período de 75 millones de años. Antes de este descubrimiento, el colágeno subdegradado registrado más antiguo (basado en secuenciado con espectrometría de masas e identificación de péptidos) era de 4 millones de años.
  2. La conservación común de tejidos blandos podría abrir el camino a investigaciones celulares de animales extintos, y arrojar luz sobre aspectos de la fisiología y de la conducta que han estado hasta ahora inaccesibles para los paleontólogos, e inauguraría una nueva y fascinante manera de hacer paleontología.
  3. Inesperadamente, en tres de las muestras (NHMUK R4493, NHMUK R4249 y NHMUK R4243), las micrografías TEM exhibieron unas obvias estructuras fibrosas (Fig. 3a, b, c y Fig. suplementaria 10) que contenían carbono.
  4. Los espectros obtenidos de estructuras parecidas a eritrocitos son sorprendentemente similares a los espectros obtenidos de la sangre entera de un emú actual.

Es un artículo oportuno, a la vista de que la última película de dinosaurios, «Jurassic World» llega ahora a los cines. Los periodistas, hasta ahora, se mantienen firmes en su versión de que los datos sencillamente demuestran que el tejido blando puede durar 75 millones de años. Pero esta estimación es alrededor de 18 veces más larga que la admitida por la anterior opinión de los «expertos» acerca de la longevidad del colágeno, especialmente en su estructura cuaternaria. ¿Se puede dar por supuesto este gigantesco salto en el tiempo? Cuatro millones de años era ya mucha tensión para muchos que decían que los tejidos blandos se degradan rápidamente después de la muerte. Además, creían que su preservación durante 4 millones de años sólo podía tener lugar bajo unas condiciones de conservación excepcionales —no en huesos comunes en colecciones de museos.

Otro descubrimiento digno de mención en el artículo reseñado es el de «estructuras enriquecidas en carbono». Escriben: «Un análisis elemental usando espectroscopía de rayos X por dispersión de energía (EDS) estableció que todas esas estructuras están enriquecidas en carbono, en contraste con el tejido/cemento circundante más denso». Esto suscita la posibilidad de realizar ensayos de carbono-14 sobre las muestras. Ninguno de los autores o periodistas mencionados en este paso consiguiente que es bien obvio. Si los huesos tienen más de alrededor de 100.000 años, no debería aparecer ningún resto de carbono-14, debido a su semivida de 5.730 años.

Bob Enyart analiza este artículo con el editor de CEH David Coppedge en una edición especial de su programa de radio del 10 de junio).

Bob Enyart mantiene una lista de objetos que contienen carbono-14 y que no deberían tener nada del mismo, como carbón, diamantes y otros fósiles de «la era de los dinosaurios». Hace pocos años estuvo hablando con el famoso cazador de dinosaurios Jack Hornera, que fue la inspiración para el científico en Jurassic Park, y consultor en todas las películas de Spielberg sobre dinosaurios. Cuando Enyart le ofreció 23.000 dólares para realizar una prueba de datación radiocarbónica sobre el tejido blando en su T. rex, rehusó la generosa donación para su museo. Reconociendo que Enyart es creacionista, reveló su verdadera razón para la negativa: «El sesgo que le imprimiríais vosotros a esto», admitió: «no nos ayudaría para nada». ¡Pero no sería ningún sesgo! Se trata de un ensayo científico. ¿Quién está interesado en conseguir datos fehacientes, en contraste con imprimir sesgos? El lector interesado que conozca inglés podrá oír toda la conversación aquí.

Los científicos líderes del mundo son menos objetivos que este pastor en Denver. Enyart mantiene listas de predicciones realizadas por científicos creacionistas, muchas de las cuáles han resultado confirmadas. Este artículo confirma ahora la nº 2 de sus predicciones sobre tejidos blandos de dinosaurios: «Por ahora, los tejidos de dinosaurios se encontrarán no sólo en raras ocasiones, sino más bien con facilidad, esto es, cuando se busquen». ¡Predicción confirmada! Dio en el blanco. ¿Acaso los evolucionistas secularistas habían predicho tal cosa? ¡Desde luego que no! Se sintieron completamente sorprendidos (véase las reacciones en la entrada publicada ayer en este mismo blog). Sus listas también exponen que ya se ha encontrado ADN de dinosaurios, en contra de lo que están diciendo los periodistas que cubren la presente noticia.

Más tarde o más temprano, alguien realizará un ensayo de carbono 14 en un tejido blando de dinosaurio. Si se encuentra ningún C-14 en el mismo, esto desmoronará la columna geológica con su «Edad de los dinosaurios» acabada hace millones de años. No hay razón para la perplejidad si la edad determinada es de decenas o centenares de miles de años, porque las barras de error salen fuera de control más allá de las fechas que pueden contrastarse con la historia conocida, y los creacionistas esperamos diferentes condiciones atmosféricas y concentraciones de carbono 14 en el mundo anterior al diluvio. El argumento central es que el C-14 debería brillar por su total ausencia en los huesos de dinosaurios si los mismos murieron hace millones de años, y su presencia determinaría que murieron hace sólo miles de años. Esta es la predicción que se deriva en base de la historicidad del Diluvio del Génesis. ¿Qué resultado dará el ensayo de las muestras, si se realiza?

Queremos ver una batería de ensayos de carbono-14 bien realizados, imparciales, de tejidos blandos de dinosaurios. Adelante. Veamos quién está interesado en realizar ciencia empírica.

Para una excelente introducción a la cuestión de las dataciones con Carbono 14 y unos resultados documentados que respaldan la realidad de la Historia Bíblica, véase:

Crédito de la imagen: «ESI TOF» por Kkmurray – Trabajo propio. Licenciado bajo CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesDino Soft Tissue Confirms Creationist Prediction  10/06/2015

Redacción: David Coppedge © 2015 Creation-Evolution Headlines – http://crev.info/  Traducción y adaptación: Santiago Escuain, publicado en sedin-notas.blogspot.com.es

© SEDIN 2015 – www.sedin.org
— Publicado por Santiago Escuain para <b>SEDIN – NOTAS y RESEÑAS</b> el 6/16/2015 01:33:00 p. m.

Published in: on +00002015-06-16T02:16:31+00:0030000000bTue, 16 Jun 2015 02:16:31 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am06  Comentarios desactivados en Tejido blando de dinosaurios confirma predicción creacionista