¿Estamos produciendo fruto que permanezca para vida eterna?

Tulips

Juan 15
“Yo soy la vid, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará para que lleve mas fruto. Permaneced en mi y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo si no permance en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros soís los pámpanos; el que permanence en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.

¿Cómo hacemos para permanecer en la vid? La Palabra dice que si no permanecemos en Jesús, nada (de valor espiritual) podemos hacer. Jesús es nuestro ejemplo, y la mejor manera de permanecer en él es leyendo, estudiando y poniendo en práctica Sus palabras.

Por tanto hay que establecer la costumbre diaria de separar unos minutos para leer una porción de la Palabra de Dios, empezando primero con los Evangelios, de uno en uno y una vez leidos y estudiados los cuatro (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), leer el resto del Nuevo Testamento por ordén hasta terminarlo todo.

“Lampara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” Salmo 119:105

“La ley de Jehová es perfecta que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo” Salmo 19:7

Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on +00002015-10-10T02:57:59+00:0031000000bSat, 10 Oct 2015 02:57:59 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am10  Comentarios desactivados en ¿Estamos produciendo fruto que permanezca para vida eterna?