Hay pecados y pecados (no todos son iguales)

Tu guardarás en completa paz aquel cuyo corazón en ti persevera

 

Estamos viviendo en tiempos de apostasía y se hace cada vez mas difícil saber quién es un cristiano verdadero. Hay muchas iglesias y denominaciones porque estamos en los últimos días y seguramente en la última generación antes de los ultimos siete años, la semana de la Gran tribulación y la Segunda Venida de Jesús. La Biblia había predicho lo que estamos viendo ya.

Estamos llegando a un punto en que la apostasía hace que el evangelio de Jesucristo no se predique en verdad y que las iglesias enseñen falsa doctrina. Muchos han sido engañados. Por eso es que vemos a tantos que se denominan cristianos que no lo son. Estos llamados creyentes viven vidas carnales, no se diferencian de los no creyentes.

Un creyente verdadero va a seguir pecando hasta el ultimo día, pero sus pecados no van a ser iguales que los de los no creyentes. Un verdadero creyente, por ejemplo, no va a vivir una vida de immoralidad sexual. Tampoco va a ser idólatra, arrodillandose ante imágenes y rezando a ellas. No va a ser un criminal ni un ladrón.

Entonces ¿a qué clase de pecados nos referimos que podemos continuar haciendo a veces sin darnos cuenta y sobretodo en los primeros años de conversion? Pues hay muchos que la gente ni los piensa. Uno que es muy grande hoy día es el pecado de la codicia y en el que caemos casi todos. Es parte del problema económico del mundo en el que estamos ahora. Todos gastan mas de lo que pueden y esto trae la consecuencias que vemos.

Otros pecados involuntarios que a veces cometemos son: la ira, el orgullo, el  egoismo, la pereza, la glotonería, la borrachera, la maldicencia, el chismorreo (¿de veras es eso un pecado?) pues sí. ¿Quien no cae de vez en cuando en  estas cosas?

Sin embargo el Cristiano que vive sirviendo a Dios va a ir dejando todas estas cosas a medida que crece en su vida Cristiana. Si no lo hace Dios lo disciplina y lo castiga por su bien y para que sea un buen hijo y buen representante de su Padre celestial.

Hebreos 2:1

“Por tanto es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído no sea que nos deslicemos”.

¿Qué pasa si no hacemos lo que dice ese versículo? ¿Si no atendemos diligentemente a la Palabra de Dios y la obedecemos? Seremos disciplinados y la disciplina no es agradable para nada. Podemos deslizarnos y empezar a vivir una vida indisciplinada la cual no da gloria a Dios. Entonces vamos a sufrir las consecuencias.

 

Published in: on +00002016-08-04T05:12:48+00:0031000000bThu, 04 Aug 2016 05:12:48 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am08  Dejar un comentario  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s