El Señor Jesucristo en Su Gloria

YO ESTABA EN EL Espíritu en el día del Señor y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves y envíalo a las siete iglesias que están en Asia; a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, y Laodicea.

Y ME VOLVÍ PARA ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro, y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro.

SU CABEZA Y SUS cabellos eran blancos como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo d muchas aguas.Tenia en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

CUANDO LE VI caí como muerto a sus pies. Y ÉL PUSO SU DIESTRA sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, Amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

ESCRIBE LAS COSAS que has visto, y las que son y las que han de ser después de estas.

APOCALIPSIS / Santa Biblia, Reina Valera

 

Published in: on +00002017-02-12T13:19:36+00:0028000000bSun, 12 Feb 2017 13:19:36 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm02  Comentarios desactivados en El Señor Jesucristo en Su Gloria