El evangelio de Pedro y el evangelio de Pablo no eran iguales (Primera parte)

 

Foto de Israel

A algunos les sonará extraña esta declaración sin embargo quiero demostrar con la Biblia en mano la veracidad de esta afirmación. Además cuando puedan entender y aceptar esto entenderán otras muchas cosas.

El evangelio que predicó Pedro el día de Pentecostes iba dirigido exclusivamente a Judíos y esa experiencia fue única. Podemos leerlo en Hechos 2:1-13.

De repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que llenó toda la casa donde estaban sentados y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentandose sobre cada uno de ellos. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas.

La iglesia de Pentecostes y los doce apóstoles que la componían y dirigían eran todos Judíos. Cuando Pedro y los demás apóstoles llenos del Espíritu Santo se dirigieron a la multitud que se había reunido en Jerusalén para celebrar la fiesta judía,  les predicaron a Jesucristo.

La ciudad se había preparado para la fiesta y habían llegado Judíos de todas las naciones que hablaban lenguas diferentes a la d ellos. Estás lenguas eran las que el Espíritu Santo les dió a los apóstoles para que les predicaran a dichos judíos visitantes. Entonces Pedro, el líder de la Iglesia de esa dispensación judía, se dirigió a ellos con el mensaje de Hechos 2:14-38.

Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones JUDIOS y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio y oíd mis palabras . . . Más esto es lo dicho por el profeta Joel: En los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños. . . Varones ISRAELITAS, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis. . . Sepa ciertisimamente toda la casa de ISRAEL, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Al oír esto, se compugieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo, porque para VOSOTROS ES LA PROMESA Y PARA VUESTROS HIJOS . . .

Este es el evangelio que predicaban Pedro y los demás Apóstoles:

“ARREPENTIOS Y BAUTÍCESE cada uno PARA PERDÓN de los pecados”.

¿Es este el evangelio que predicó Pablo?

Published in: on +00002017-05-23T09:27:02+00:0031000000bTue, 23 May 2017 09:27:02 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am05  Comentarios desactivados en El evangelio de Pedro y el evangelio de Pablo no eran iguales (Primera parte)