El divorcio se debe y se puede evitar de esta forma (Cuarta parte)

CBB8466F-DCC3-4B9D-B85D-A9B32F6E09DC

 

CONTINUANDO CON LA HISTORIA DE LOS PROBLEMAS EN EL MATRIMONIO DE ALBERTO Y LAURA

Continua el pastor: “Como he explicado, no se es un hipócrita si hacemos cosas que no sentimos que queremos hacer. Por ejemplo, la primera cosa que hice hoy que no sentía que quería hacer, algo que no quería  hacer —-fue levantarme de la cama temprano pero lo hice. ¿Me hace eso ser un hipócrita?” “Claro que no” contesta Alberto. “Pues tampoco te hace ser hipócrita si das en amor a otro cuando no tengas ganas. Yo sería un hipócrita si fuera por ahí diciéndoles a todos que disfruté levantándome temprano. No es hipocresía hacer lo que Dios nos manda hacer”.

Laura comenta: “Yo nunca había visto esto de esa forma. Pero usted nos ha dicho que debemos empezar por perdonar. Suponga que yo no siento que quiero perdonar a Alberto, ¿también se aplica a esto esa regla?”. El pastor responde “sí, estás empezando a entender. El perdón no es tampoco tener sentimientos primero. Es fundamentalmente una promesa. Cuando pones tu fe en Cristo, Dios promete no volver a recordar tus pecados. Eso no significa que los olvida; Dios no olvida nada. Lo que significa es que no los saca contra ti de nuevo. Cuando os perdonáis el uno al otro, por lo tanto, estáis prometiendo hacer tres cosas:

1. No las usaré contra ti en el futuro.

2. No les hablaré a otros de ello.

3. No voy a obsesionarme con ello.

Por supuesto, no estamos hablando de si se ha hecho daño físico, ni algo ilegal, ni inmoral como el adulterio; estamos hablando de los problemas normales en los matrimonios. En Lucas 17:4 el Jesús nos dice que debemos perdonar a un hermano siete veces al día si viene arrepentido a pedir perdón. ¿Os queda esto claro? Tenéis el Espíritu de Dios morando en vosotros. Filipenses 4:13 dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Los dos Alberto y Laura dicen que están dispuestos a intentarlo. Que no sabían que Dios ya había anticipado estos problemas en los matrimonios y que ha provisto en Su palabra el camino a las soluciones. El pastor les da instrucciones y  tarea que deben hacer durante la semana, comenzando con pedirse perdón el uno al otro y también a Dios por haber pecado de esa forma.

Entonces, el pastor se dirige a Alberto y le dice: “Quiero volver a recordarte lo que dice Efesios 5:25. ¿Recuerdas que Dios manda a los hombres a amar a sus mujeres como Cristo amó a la Iglesia? En ese pasaje esto se repite varias veces. No es a la mujer a la que se le manda amar. Si no hay amor en  vuestro hogar, Alberto, es principalmente culpa tuya y es tu responsabilidad que el amor se genere, se mantenga y crezca. El hombre es la cabeza de la familia como Cristo es la Cabeza de la Iglesia. Ser la Cabeza es tener autoridad pero el tenerla empieza con las responsabilidades de crear amor en el hogar. Este liderazgo debe seguir el modelo de Jesús en sus acciones hacia su iglesia. En resumen, todo creyente casado tiene las dos cosas, el privilegio y la responsabilidad de mostrar la relación de Cristo y la Iglesia.

Y Laura, no creas que vas a escapar tus responsabilidades. Dios le ha dado a Alberto el liderazgo del hogar pero tu tienes que respetarlo y tratarlo como también dice Efesios 5:33…”y la mujer respete a su marido”. En el vs. 22 dice: “Someteos unos a otros en el temor de Dios”.

La Biblia tiene las soluciones a todos los problemas en el matrimonio. 2 Pedro 1:3 dice: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas para que por ellas llegaseis a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo…”

Habeis leído lo suficiente para saber que hay esperanza para los problemas del matrimonio. Alberto y Laura son solo dos de los miles que cada años encuentran ayuda y soluciones con sus problemas matrimoniales por medio de la verdadera y excelente consejería bíblica como esta.

Que estos consejos les sirvan de ayuda a los que los necesiten ya que nuestro Dios es más que capaz de solucionarlos y nos ha dado todo lo que necesitamos para conseguirlo.

Saludos y bendiciones

Published in: on -12002019-10-07T01:04:50-12:0031000000bLun, 07 Oct 2019 01:04:50 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am10  Comments (1)  

One CommentDeja un comentario

  1. A manera de continuación con el tema del divorcio y tratar de entender las contradicciones de Laura y Alberto he tenido que entrar al Libro de Deuteronomio 24:1-4. y observar que Moisés se vió obligado a dar cartas de Divorcio por la dureza del corazón de la pareja; pasé a Malaquías 2: 13 – 16. y comprendí la acción de la Consejería Pastoral, sin embargo, nuestro Señor aceptó que esta actitud venia desde la Creación del mundo, condenó esta situación y colocó al matrimonio como una unión sagrada.
    Para mi es esencial el amor en la pareja y sobre todo, la confianza; repito, la Consejería Pastoral es indispensable para todos los casos y de diferente índole; La Palabra de Dios es orientadora y llena de verdad, por ello. Oración.
    «Señor Jesús, como dijeron tus Discípulos,
    ¿A quien yo más recurriría? Tu tienes las Palabras de la vida eterna, por muy desafiante que sea tu llamado, te amaré y te seguiré, porque eres mi única esperanza». Así Sea. Amén.
    LAUS DEO. ALABADO SEA DIOS.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s