Jesucristo vendrá a la hora que no pensáis

Cristo viene

“De cierto, de cierto os digo: No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”

El Evangelio de Mateo contiene esta declaración de Jesús en cuanto a la generación de su Segunda Venida. En Mateo 24 leemos que los discipulos de Jesús van a él y le preguntan cual será la señal del fin de todas las cosas y Jesús responde:

Jesús predice la destrucción del templo

(Mr. 13.1-2; Lc. 21.5-6)

24 Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.

2 Respondiendo él les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

Señales antes del fina

(Mr. 13.3-23; Lc. 21.7-24)

3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.

5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

8 Y todo esto será principio de dolores.

9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

19 Mas !ay! de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a]

21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

25 Ya os lo he dicho antes.

26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

La venida del Hijo del Hombre

(Mr. 13.24-37; Lc. 21.25-36; 17.25-36; 12.41-48)

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

 

Aqui en Mateo 24 vemos que el Señor Jesús dió un relato de como serían las cosas en el futuro para el pueblo Judío. Primero predijo que el templo donde estaban en ese momento sería destruído y que no quedaria piedra sobre piedra; que habría persecución y muchos vendrían en su nombre y serían engañados. El versículo 6 dice: “Y oireís de guerras y rumores de guerras; mirad que no turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; PERO AUN NO ES EL FIN. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino (guerras mundiales). Y habrá hambres y pestes, terromotos en diferentes lugares Y TODO ESTO SERÁ PRINCIPIO DE DOLORES. Entonces os entregarán a tribulación y OS MATARÁN Y SEREIS ABORRECIDOS POR CAUSA DE MI NOMBRE.

Hasta aqui todo lo que Jesús dijo se refería a lo que iba a pasar en los proximos años, en el primer siglo, y así mismo sucedió. Los discipulos en su mayoría fueron perseguidos y matados por predicar Su nombre. En el año 70 del primer siglo, el emperador Tito arrasó Jerusalen y destruyó el templo Judío; no quedó piedra sobre piedra tal como Jesús anunció. Israel rechazó a su Mesias y Salvador y perdió el favor de Dios. Ellos perdieron el estatus de pueblo favorecido y a partir de la conversión del apóstol Pablo Dios se volvió a los Gentiles, nosotros, y ahora estamos en otra dispensación: La de la Gracia.

Pero cuando llegamos al versículo 27 y en adelante, vemos que ya estamos en otra época y siglo. Entonces es el fin de todas las cosas. Muchos confunden esto y no interpretan bien las cosas. Eso se sabe porque en los versículo 29-34 Jesús menciona cosas que nunca han pasado en la historia.

26-27

“Así que si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

PORQUE COMO EL RELÁMPAGO QUE SALE DEL ORIENTE Y SE MUESTRA HASTA EL OCCIDENTE, ASÍ SERÁ TAMBIÉN LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE”.

29

“E INMEDIATAMENTE DESPUÉS de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas”. ¿Cuando ha sucedido esto? Nunca.

30

“Entonces aparecerá LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE EN EL CIELO” ¿cuando ha sucedido esto? Nunca.

“y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con PODER Y GRAN GLORÍA”. ¿Cuando ha sucedido esto? Jamás.

Por tanto cuando dice:

Vs 34

“De cierto, de cierto os digo: QUE NO PASARÁ ESTA GENERACIÓN HASTA QUE TODO ESTO ACONTEZCA, sabemos que esa generación no era la de la primera parte de Mateo 24. Jesús hablaba de dos generaciones diferentes separadas por muchos siglos.

Muchos se confunden con este pasaje de la Biblia y es por no interpretarlo de forma correcta prestando la suficiente atención a lo que leen.

 

Santa Biblia, vs. Reina Valera

 

 

 

Published in: on -12002020-04-10T12:01:41-12:0030000000bVie, 10 Abr 2020 12:01:41 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm04  Comments (1)  

One CommentDeja un comentario

  1. A hecho muy bien Logos 77 La Gracia de Dios, enseñarme que no solamente uno debe referirse al Libro . Capítulo y Versículos, ademas de ello, se debe desarrollar el contenido en el comentario ejecutado.

    Pues bien, espero y deseo no estar equivocado a quienes está dirigido en principio el Libro La Epístola a los Hebreos y siento que es para todos los veteranos (tercera edad) y empecemos con 10:32-.Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos. 10:37. Porque aun un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. 10: 38-39. Mas el justo vivir´s por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. 11: 1-3. Es pués, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

    Para este Converso sería de bendición recibir una respuesta del Blog con referencia al concepto mío en referencia a que ha sido Inspirado por el Espíritu Santo en principio para quienes estamos ahora viviendo la advertencia del Señor, en otras palabras, lo que nos consideramos los antiguos.
    ¡¡¡FESTEJEMOS ANTE TODO LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO YA QUE ES LA PIEDRA PRINCIPAL PARA EL CONVERSO!!!!!! .


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s