La maldad del mundo viene del corazón del ser humano

HPIM2714

Existe la idea errónea de que hay hombres buenos y hombres malos. Más aún, la gente suele creer que la mayoría de la gente es buena. Es realmente curioso esto cuando vemos la maldad del mundo, no solo en casos extremos sino hasta en los detalles más mínimos. Solo hay que ver el egoísmo humano.

La Biblia no deja duda: Dios dice, no ya que somos malos, sino que nuestro corazón es perverso.

Jeremías 17:9

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”.

¿Qué le parece esto? ¿A que no lo sabía? ¡Y usted pensaba que era bueno!

No cabe duda que hay unas personas que aparentan ser mejores que otras, pero la cuestión es ¿lo son? Hay mucho que es engañoso, ya lo dice el verso de Jeremías “el corazón es engañoso”.

Por lo tanto aunque algunos parezcan ser buenos es solo apariencia. Lo que hay en el fondo del corazón de cada uno está escondido y a veces es difícil descubrirlo. Todos queremos presentar la mejor imagen posible en público, pero la maldad está en nosotros.

De nuevo la Biblia nos revela nuestra verdadera condición.

Efesios 2:1-

“Y él os dio vida a vosotros cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este siglo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne. . . y éramos por naturaleza hijos de ira lo mismo que los demás”.

Según la palabra de Dios no se escapa ninguno. TODOS nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne . . .y éramos por naturaleza hijos de ira lo mismo que los demás. Aunque todos estamos en la misma condición inicialmente, unos hemos salido de esa condición al nacer de nuevo por la fe en Cristo y ahora somos nuevas criaturas (2 Corintios 5:17).

Así que nadie puede decir “esa persona es mala pero yo soy buena”. El que diga o piense eso se equivoca de lleno y se engaña a sí mismo. Unos tienen ciertos pecados más acusados y otros tienen otros pero no hay ninguno bueno. Algunos pecados están escondidos y nadie los ve excepto la misma persona y Dios. El día del Juicio Final los pecados que estaban ocultos se descubrirán, Dios juzgará a todos y nadie escapará.

Por eso Dios manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan. Hechos de los Apóstoles 17:30

“Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda A TODOS LOS HOMBRES en todo lugar QUE SE ARREPIENTAN; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, DANDO FE A TODOS con haberle levantado de los muertos”.

No hay excusa. Dios ha dado FE A TODOS al resucitar a Jesucristo de los muertos. Esta es la prueba de que Jesús era El Hijo de Dios que vino a salvarnos.

¿Ya lo conoces como tu Salvador? Si no te has arrepentido de tus pecados quieres recibir el perdón por medio de la fe, ve a Jesús. Te espera.

«He aqui yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye me voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo» (Apocalipsis 3:20).

Es tu decisión. Dios te ha hecho libre y no te va a forzar a ir a él. Pero te llama y te espera.

Ref. Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on -12002022-06-16T08:47:16-12:0030000000bJue, 16 Jun 2022 08:47:16 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am06  Comments (1)  

One CommentDeja un comentario

  1. Toda acción, actitud o pensamiento contario al carácter de Dios se originó en el pecado. De ahí nace la maldad de los hombres, por tanto, somos pecadores y al recibir la gracia de Jesucristo por fe, Él nos perdona y somos Hijos de Dios.

    A través de Adán, la heredada inclinación al pecado entró en la raza humana y los seres humanos se volvieron pecadores por naturaleza. Cuando Adán pecó, su naturaleza interior fue transformada por su pecado de rebelión, acarreándole la muerte espiritual y la depravación, la cual pasaría a todos aquellos que fueran después de él.

    Los humanos se volvieron pecadores, no porque ellos hayan pecado; ellos pecaron, porque eran pecadores. Esta es la condición conocida como – la herencia del pecado. Así como heredamos características físicas de nuestros padres, así también heredamos nuestra naturaleza pecaminosa de Adán.

    El rey David lamentaba esta condición de la naturaleza humana caída en el Salmo 51:5 “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.

    Gálatas 6:7,8 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu

    Finalmente, el pecado es descrito en la Biblia como la trasgresión a la ley de Dios (1 Juan 3:4) y rebelión contra Dios (Deuteronomio 9:7. Es cierto que el relato como comentario se estructura en base a los estudios bíblicos.

    Apoyemos con fe el Avivamiento Cristiano en todo el mundo, se siente la mano del Señor debido a su advertencia y por ello, démosle La Gloria y amémonos, unos a otros……

    ¡¡DIOS ILUMINE A LOS COMENTARÍSTAS DEL BLOG!!


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s