Historia del preso Joaquín y cómo vino a la Fe en Cristo

Joaquín nació en México. Fue abandonado por su madre junto con sus seis hermanos cuando era muy pequeño, solo tenía cinco años. Fue milagroso como el Señor los sacó adelante. Su padre se había venido a Estados Unidos y aquí se juntó con una buena mujer que acepto a sus hijos y los crió. Su padre alcohólico terminó suicidándose.

Joaquín creció y de alguna forma salió adelante, pero con el tiempo cayó en la tentación del tráfico de drogas con su pandilla. A pesar de ello se casó y tuvo varios hijos. Hacía muchas fiestas a las que invitaba a sus hermanos y vivía a lo grande comprándose coches de último modelo casi todos los años. Pero pasado un tiempo Joaquín también cayó en el alcoholismo y terminó en la cárcel.

Un día, después de meditar en su situación y estando al borde de la desesperación, recordó las palabras de una de sus hermanas que se había convertido al Señor Jesús y siempre le testificaba de su necesidad de ser salvo. Esta hermana había muerto hacía poco y su recuerdo no le dejaba tener paz. Hasta entonces se había resistido a rendirse a Dios, pero ese día el Espíritu Santo le reveló que era lo que necesitaba hacer.

Cayó de rodillas al suelo de su celda y llorando amargamente clamó al Señor Jesucristo pidiéndole perdón por la vida de pecado que había llevado. Derramó su corazón ante él y al poco rato sintió un gran alivio y paz que llenó todo su ser. Cuando Joaquín se levantó del suelo era una nueva persona.  El Espíritu de Dios había entrado en él y había nacido de nuevo por la fe en Jesucristo.

Con el permiso de Joaquín relato parte del contenido de su última carta.

“Sabe, todo esto que estoy pasando es muy duro y para una persona común es mucho mas, pero ahora que yo le he entregado mi vida al Señor, no es duro porque tengo todo lo necesario con él y lo más importante es el amor de él.

Mi fe es muy grande y yo he aprendido que todo lo que nuestro Señor nos pone enfrente son pruebas de él. Yo lo único que puedo hacer es dejar que él haga su voluntad y luchar por seguir Su palabra y luchar por ayudar a los que no saben del Señor y a los que estén a mi alcance.

Yo tengo todo lo necesario aquí porque tengo el Amor y cariño del Señor y la razón por la que yo trato de buscar a mis hermanas es para que ellas puedan conocer al Señor y para ellas también sepan del Amor que él tiene para nosotros y luchar por tratar de traerlas junto con nuestro Señor.

Yo entiendo que ellas estén molestas conmigo porque por una parte se sienten como que las hubiera defraudado porque yo era el único hombre de la casa y el que los mantenía juntos a todos, pero lo que ellas no entienden es que yo ahora estoy viviendo y que no estoy viviendo en pecado, sino que vivo para nuestro Señor.

Yo lo único que puedo hacer es rezar mucho por ellas y dejar que el Señor haga su trabajo y esperar que el Señor mande a sus ángeles a que trabajen en el corazón de ellas y que les puedan abrir los ojos así como el Señor me los abrió a mí.

Gracias por haberse tomado el tiempo de llamar a mis hermanas por teléfono. Esto se lo agradezco de todo corazón. Lo que me parte el corazón es que se olvidan del Señor y lo único que les importa es el dinero, cuando todo lo que tienen es gracias a él”.

Esto es lo que sucede cuando persona nace de nuevo. Estas palabras no se pueden inventar, nacen de un corazón regenerado y que ha experimentado el amor del Señor Jesucristo. Joaquín me ha dicho que cuando salga quiere ser pastor para volver a la carcel a ayudar a los otros presos.

Espero que el testimonio de Joaquín le toque el corazón a alguien que lo lea.

Published in: on +00002010-07-30T14:04:41+00:0031000000bFri, 30 Jul 2010 14:04:41 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 pm07  Comments (9)  

The URI to TrackBack this entry is: https://logos77.wordpress.com/2010/07/30/la-historia-del-preso-joaquin-y-como-vino-a-la-fe-en-cristo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. Hermoso el testimonio de Joaquín. Solo nos queda unirnos en oración para que sus propósitos sean prosperados, y que su libertad física implique también la plena libertad espiritual, para poder ser un útil instrumento en las manos de Dios.

    Una cosa es por demás clara para mí: Quien puede exponer una experiencia de este tipo, y ha sido bendecido con la salvación de Dios, verdaderamente puede hacerlo.

    Que sigan las bendiciones para él.

  2. Hola Jose Luis,

    Muy buena tu observación. Al igual que me pasa a mí, la salvación se evidencia por el amor a los perdidos y por querer ayudarlos a encontrar esa salvación para que no se pierdan eternamente.

    Parece algo increíble pero más de un preso me ha dicho que prefieren estar presos y en libertad del pecado, que fuera y perdidos. ¿Te imaginas lo que dice Joaquín? Le dice a sus hermanas “ahora vivo, antes estaba muerto en pecados”. Ahora vive, aunque encerrado entre cuatro paredes y en una celda.

    El que niegue que Jesús salva, está ciego porque quiere estarlo. Eso es lo que dice claramente Romanos 1.

    Seguire trayendo historias y testimonios de estas personas que han sido privilegiadas por el Señor al ser mandadas a la carcel para poder llegar a conocerlo.
    La respuesta a esto es el arrepentimiento sincero que experimentan porque reconocen su pecado y saben que necesitan un Salvador. La tragédia son los que se consideran buenos y sin necesidad de arrepentimiento.

    Oremos que el Señor les abra los ojos por medio de Su palabra.

    Un abrazo

  3. Logos77, crees -a juzgar por sus acciones y escritos- que Martín Lutero era un cristiano renacido?

    Si -como parece ser- jamás tuvo un encuentro personal con Cristo, qué deberíamos hacer los protestantes, ignorar su obra y legado?

    Mancha su mal actuar la Verdad que Dios nos reveló a través suyo…?

    😐

  4. Renton,

    Te contesto a tus preguntas. “¿Consideras a Lutero renacido?” y “¿qué deberiamos hacer con Lutero, ignorar su obra y legado?”

    Con Lutero me he llevado un gran desengaño. Yo no sabía hasta hace poco que había actuado tan mal, lo mismo que tampoco sabía lo de Calvino. Pero pensandolo bien no me extraña del todo. Ellos representaron la religión estatal de su región y como tal ya sabemos lo que pasa con ello. Fue politica igual que la del Papa.

    No considero que un llamado verdadero creyente nacido de nuevo pueda hacer las cosas que hicieron estos dos. Ahora dudo que la Reforma Protestante haya sido realmente la bendición que creía antes.

    Lo que sí creo es que siempre han existido creyentes que no han doblado la rodilla ante los religiosos de turno y aunque hayan vivido clandestinamente, el Cristianismo verdadero nunca dejó de existir. La prueba está en la Inquisición.

    Ahora entiendo que los perseguidos Anabautistas, perseguidos por gente como Calvino por cierto, eran los verdaderos Cristianos de esa época, que se oponian al bautismo de infantes por ser antibiblico, entre otras cosas. Ellos tienen toda mi admiración.

    Teniendo la Palabra de Dios en nuestras manos y al Señor Jesucristo en el corazón, no necesitamos hombres que nos enseñen nuevas doctrinas, especialmente doctrinas como la Calvinista que trae tantas divisiones en la igleisa.

    Veo que el Juicio Final va a ser muy interesante.

  5. ¿Podrías contarme algo mas sobre el bautismo de infantes? ¿Se rechaza en la biblia?

    Gracias

  6. Yo creo que Lutero estaba convertido.
    El justo por la fe vivira,fue este pasaje el que le trajo paz con Dios.
    Pero recordemos que ellos no fueron reformadores radicales como los anabaptistas.
    ELlos no llegaron a liberarse de toda la levadura del romanismo.Lamentablemente.
    EL libro “La santidad de DIos”, de R.C.Sproul cita mucho a Lutero y sus experiencias con Dios y la santidad de Dios.
    Saludos

  7. Hola Pedro,

    Gracias por tu pregunta.

    La Biblia no menciona nada sobre el bautismo de infantes. Los infantes se circumcidaban a los ocho años y a los doce años se presentaban al Señor en una ceremonia. Eso es lo que hicieron con Jesús sus padres. Todos los bautismos que vemos en la Biblia son de personas adultas y convertidas sin excepción.

    El bautismo es una demostración visible de lo que ha sucedido en el corazón; la regeneración del espíritu.
    Al bautizarnos nos identificamos con Cristo en su muerte y resurrección (Romanos 6).

    Saludos y bendiciones

  8. Paulo,

    Si Lutero era convertido o no lo sabremos con seguridad cuando estemos en el cielo con el Señor. Pero la conducta de Lutero y de Calvino deja mas preguntas que respuestas, especialmente el estar involucrado en la política de forma parecida a la del Papa. Desde luego no se parecían mucho a los cristianos del primer siglo, ni a los de el resto de los siglos, incluidos muchos de los que viven ahora, sino mas bien a los lideres de la Iglesia Católica.

    Bendiciones

  9. Gracias por ese lindo testimonio ayudo mucho ami vida fue una gran bendición l


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s