Divorcio ¿qué dice Dios? (Tercera parte)

 

HPIM2714CONTINUANDO CON LA HISTORIA DE ALBERTO Y LAURA (Tercera parte)

PASTOR: “Si continúan con la decisión de divorciarse solo se acarrearán mas problemas y sufrimientos. No podemos rebelarnos contra las leyes de Dios y esperar que nos vaya bien. “… el camino de los transgresores es duro” Proverbios 13:15b. Nunca encontraremos paz o felicidad buscándola. Tampoco alivio a los sufrimientos  huyendo de ellos. Estas son consecuencias que escapan a quien las persiguen. La Paz y felicidad solo pueden venir para los que los que, en vez de buscarlas a su manera, se ENFOCAN en complacer a Dios y no a sí mismos. Si se arrepienten del pecado que han cometido en su corazón con la determinación de divorciarse y si me permiten ayudarles a aprender como hacer lo que Dios dice, alegría y paz vendrán mas pronto de lo que se imaginan.

Pero déjenme advertirles algo: No pueden hacer lo que Dios manda solo para aliviar sus sufrimientos; tienen que hacerlo primero y sobretodo por complacer a Dios.”

“Bueno, nosotros queremos complacer a Dios, por eso hemos venido a hablar con usted porque en el fondo sabíamos que el divorcio, sin bases, está mal. Esperábamos que pudiera ayudarnos a llevarlo a cabo en nuestro caso. Pero no puede ser ¿cierto?

“No, Laura, no puede ser, pero aprecio tu honestidad por lo que acabas de decir” dice el pastor.

”Pero ¿cómo es posible enmendar un caso tan malo como el nuestro?” pregunta Alberto. Claro que eso es lo que desearíamos sobre todo pero no parece realístico. ¿No está prometiendo algo que es imposible llevar a cabo?”. “Sé que esto suena casi imposible Alberto, pero si determinas andar en serio con Dios y lo obedeces, en un periodo de seis a ocho semanas puedes tener un matrimonio nuevo y feliz”.

“Eso suena totalmente imposible” dice Alberto. “Lo sé” responde el pastor, “pero lo he visto suficientes veces para saber que es cierto. Pero os advierto que no sucederá intentando dialogar, razonar o prometer no volver a hacer tal o cual cosa. Dios no se va a conformar con eso, Dios quiere acciones de cambios reales. Mucho de ello será difícil de llevar a cabo y no os gustará lo que Dios os diga qué tenéis que hacer. Pero tenéis que hacerlo de todas formas simplemente porque Dios lo dice—-para complacerle. Hay cosas concretas que tenéis que hacer y la primera es pedirle perdón por siquiera considerar el divorcio. Y después pediros perdón el uno al otro. ¿Qué os parece?”

“Supongo que no hay otro camino…Quiero intentarlo; en verdad nunca quise un divorcio” dicen los dos.

”Muy bien, pero dejadme dejar perfectamente claro la dinámica bíblica básica del amor. El amor verdadero NO es primero tener sentimientos románticos hacia la otra persona como hemos visto. Más bien el amor verdadero se manifiesta por medio de dar. Los sentimientos románticos se enfocan en uno mismo, son egoístas.

Prestad atención a lo que dice Juan 3:16…”Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda más tenga vida eterna”. “Él me amó y se dio a sí mismo por mí” Gálatas 2:20: y recordad el versículo de Efesios que contiene las palabras ‘… como Cristo amó a la iglesia y se dió asimismo por ella’. En cada uno de esos pasajes vitales concernientes al amor de Cristo, el cual es el modelo de amor para cada marido y mujer, el amor está vinculado al dar, no a sentir algo especial. Con eso, por tanto, es por donde hay que empezar; tenéis que aprender a dar.

Debeis dar al otro todo lo que tengáis que el otro necesita. No va a ser siempre fácil porqué habéis adoptado patrones de querer, esperar y demandar del otro en vez de patrones de dar. Todo eso tendrá que cambiar. Tendréis que dar aún cuando el otro no está siendo muy agradable o amoroso hacia ti. Recordad, Jesucristo se dio a sí mismo por pecadores, rebeldes, enemigos. Sabéis que podéis hacerlo también porque Él nos dice: Haced el bien a vuestros enemigos. ‘Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber’…dale, dale. No dijo: Primero ten buenos sentimientos hacia él y entonces dale. No, simplemente dijo: dale. Tenéis que hacerlo con ganas o sin ganas (sentimientos buenos)”.

”Pero, responden, no nos hace eso ser hipócritas sin hacemos cosas por el otro sin ganas?” “No” responde el pastor…”de nuevo estáis pensando de acuerdo a la cosmovisión actual de actuar bien cuando se tienen buenos sentimientos hacia el otro. La hipocresía no se determina por si tienes ganas de hacer algo o no. A pesar de lo que digan muchos hoy día, debes hacer lo que Dios te dice que hagas para agradarle, tengas ganas o no las tengas”.

Continuaremos con la Cuarta Parte muy pronto.

 

 

Published in: on -12002019-10-05T22:37:48-12:0031000000bSab, 05 Oct 2019 22:37:48 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm10  Comments (1)  

¿Te quieres divorciar pero eres cristiano? (Segunda parte)

6e0dc-descarga

YA HEMOS VISTO LA PRIMERA PARTE DE ESTE ESTUDIO. VAMOS A SEGUIR ESTUDIANDO ESTE TEMA QUE SEGURO ASOMBRARÁ A TODOS.

TENEMOS A UNA pareja llamados Alberto y Laura. Son creyentes bíblicos pero les va mal en su matrimonio. ¿Que se puede hacer en un caso como este para resolver el dilema de acuerdo a las enseñanzas de la Palabra de Dios? ¿Hay esperanzas?

Continuando con esta historia…

”Bueno, esto ciertamente NO es lo que esperaba oírle decirnos” responde Alberto. “Ni yo” responde Laura. “De hecho dudo sobre lo que nos está recomendando; ¿cómo vas a enseñarle a alguien a amar? ¿Y qué significa aprender a amar?”

“Dejadme empezar explicando un poco primero lo que significa el amor bíblico y cómo se puede aprender. Para empezar notemos que por toda la Biblia Dios nos manda amar. No manda tener ciertos sentimientos ¿verdad?”… ”Bueno…” empieza Laura. “Por ejemplo, Laura, si yo te diera la orden de enfadarte así como así ¿a qué no podrías?” …”Supongo que no” dice Laura.

”Entonces escucha estos versos de la Biblia: Amarás a tu Dios con todo tu corazón…y al prójimo como a ti mismo! Estos son mandamientos; Dios manda amar. Si amar fuera sentimientos primero, no podría ser ordenado. ¿Lo ves ahora?”.

“Creo que empiezo a verlo” dice Alberto. “Pero ¿qué tiene que ver esto con nosotros?” Contesta el pastor: “Todo, Alberto. Dios te manda amar a tu mujer. Mira lo que Él escribió por medio del apóstol Pablo: ‘Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5:25). Recuerda, Cristo murió en la Cruz por la Iglesia”. Responde Alberto: “¿Me quiere decir que tengo que amar a mi mujer hasta el punto de estar dispuesto a morir por ella?”. “Exacto!”responde el pastor. “Entonces olvídelo, nunca podría aprender a amarla a ella de esa forma”.

“No, no podemos olvidarlo porque Dios lo manda así. Pero a lo mejor podemos empezar a un nivel más bajo. La Biblia también nos manda amar al prójimo y Laura es el prójimo que tienes más cercano. Comes con ella, duermes con ella…”

”Ni siquiera podría amarla de esa forma” responde Albert. Laura responde lo mismo. “Siento mucho oír esto, pero todavía hay esperanzas, os queda una cosa” continua el pastor. “La Biblia todavía insiste en el amor, veamos su nivel más bajo. Dios manda:  “Amad aun a vuestros enemigos. Como veis no hay escapatoria posible. Debéis aprender a amaros el uno al otro. Dios lo demanda”… “Oh no…” dicen los dos.

”Sí, de hecho hay mucha esperanza para vosotros” dice el pastor “porque Dios os manda amaros y Él nunca manda a Sus hijos a hacer algo sin darnos también la manera y el poder para hacerlo”.

“Pues vaya…vinimos aquí con la esperanza de que nos ayudara a encontrar una salida a este desastroso matrimonio y en vez de eso nos ha atado aún más. ¡Menuda ayuda!” concurren los dos.

”Tranquilos, no he terminado. Si realmente queréis salir de la pesadilla en la que estáis, os puedo ayudar” continua el pastor. “Pero nunca saldréis de ella rompiendo vuestro matrimonio. De hecho, vais camino de mayores problemas si seguís con la idea del divorcio”.

Published in: on -12002019-10-04T21:45:24-12:0031000000bVie, 04 Oct 2019 21:45:24 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm10  Comments (1)  

¿Tu matrimonio está a punto de fracasar y el divorcio está en tu mente? (Primera parte)

8C8223E4-69B7-4026-AA6C-8FC2950352AC

EL PROBLEMA DEL DIVORCIO es muy serio y común hoy día aún entre creyentes. Muchos no saben que DIOS siempre tiene solución a todos nuestros problemas, incluido un mal matrimonio.

AQUÍ TENEMOS UNA HISTORIA QUE PUEDE SERVIR DE EJEMPLO.

Alberto y Laura no habían solicitado ayuda al pastor de la iglesia sobre los problemas en su matrimonio aunque habían llamado para pedir información sobre consejería matrimonial. En verdad ya se habían decidido—se iban a divorciar. Eran Cristianos y sabían que el divorcio estaba mal, en su caso, porque no tenían razones bíblicas para llevarlo a cabo. No existía adulterio, ni abandono; sólo muchos sufrimientos. “Si solo podemos convencerlo de que seguir con éste matrimonio es imposible” pensaban, “entonces puede que nos muestre que en nuestro caso Dios hará una excepción a sus leyes”. Así es como razonaban en su interior mientras explicaban su historia al pastor.

“Así que como ve” concluía Laura “ya no queda nada de este matrimonio. No siento nada por Alberto; no queda nada sobre qué edificar”. De igual forma se expresó Alberto el cual terminó diciendo: “Bueno, supongo que hace mucho tiempo que no oye una historia como la nuestra, pastor. Y aunque no estamos de acuerdo en muchas cosas, puedo decir que Laura lleva razón cuando dice que no queda nada de nuestro matrimonio—cada destello de amor que había tenido por ella se ha esfumado”. Los dos se recostaron en sus sillones incómodamente, sabiendo en su interior que el divorcio  era malo pero seguros de haber dicho la última palabra sobre su situación. Después de todo ¿que podía aconsejar el pastor después de todo lo dicho si ya no quedaban sentimientos, ni amor, ni nada de nada?

Esperaron que fuera el pastor el que diera el veredicto final en vez de ellos: “Si no queda nada de vuestro matrimonio supongo que no queda nada más que hacer que divorciarse”. Esperaban que el oír al pastor hacer una declaración como esa sus malos sentimientos impulsados por una mala conciencia desaparecerían. Lo que realmente deseaban era un bálsamo para sus almas.

“Siento mucho de verdad saber lo mal que lo estáis pasando y el estado en que os encontráis en estos momentos. Puedo comprender por qué habéis venido a buscar ayuda. Cuando un matrimonio se vuelve amargo y experimentáis que todos vuestros esfuerzos de intentar endulzarlo de nuevo fracasan, entonces necesitáis ayuda. ¿Decís que ya no queda nada de amor o de sentimientos el uno por el otro? Eso es serio. Si no hay amor entre vosotros, solo os queda una cosa que hacer. (“Aquí viene” pensaron; “Aconsejará el divorcio.”) Tendréis que aprender a amaros el uno al otro.

“¿Aprender a amarnos? Contestaron casi simultáneamente. “¿Qué quiere decir aprender a amarnos?” preguntó Alberto tan pronto como pudo reponerse del asombro. “Sí” contesta Laura cínicamente. “¿Cómo podemos aprender a hacer eso? No se pueden reproducir esos sentimientos a la fuerza.

“Yo no estoy hablando de sentimientos” dijo el pastor. “Hablaba de amor. Son dos cosas distintas a pesar que Hollywood, la televisión y las novelas digan otra cosa. El amor no es sentimientos primero. Antes que nada está la determinación de hacer el bien por la otra persona porque es lo que Dios te manda hacer. El amor comienza con el deseo de complacer a Dios. El amor hacia otro se inicia dando a la otra persona lo que sea que tú tengas y que él/ella necesita, porque sabes que es lo que Dios quiere que hagas. Donde hay verdadero amor, los sentimientos se producirán.

Published in: on -12002019-10-04T08:17:02-12:0031000000bVie, 04 Oct 2019 08:17:02 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am10  Comments (4)  

¿Cuál es tu cosmovisión en cuanto al sexo antes del matrimonio? El amor verdadero espera.

Hollywood nos ha lavado el cerebro. La gente es adoctrinada diariamente por ateos que odian a Dios y tienen una agenda: Propagar el “amor” libre y la degeneración del verdadero amor. El dar rienda suelta al sexo es idolatría. Por pecados como este castigaba Dios al pueblo de Israel muy a menudo. Dios ha hablado claro en cuanto a esto.

El verdadero amor es amor Agape, amor sacrificado, no amor egoísta y calculador. Este es el Amor de Dios, el cual se sacrificó por nosotros y tiene nuestros mejores intereses en mente siempre. El hombre que quiere que su novia tenga sexo con ella para demostrarle su amor está siendo egoísta y pensando solo en su propia satisfacción.

¿Por qué digo esto? Pues porque sabemos que el sexo fuera del matrimonio trae muchas malas consecuencias. ¿Cuáles pueden ser? Embarazo no deseado, enfermedades venéreas, efectos secundarios de la píldora y otros medicamentos necesarios para afrontar las enfermedades contraídas, problemas en las relaciones con los padres y otros familiares, e inseguridad sobre tu autoestima si eres mujer. Por último, la posibilidad de contraer el SIDA y un más alto porcentaje de divorcios.

Las chicas jóvenes no entienden la diferencia entre los hombres y las mujeres en cuanto a los deseos sexuales. Ellos no necesitan amor para tener sexo. Las chicas sí necesitan sentir que están enamoradas, lo cual no quiere decir que tengan verdadero amor.  Los chicos lo saben y por eso no dudan en decir “te amo” cuando muchas veces lo que quieren decir es “te deseo” físicamente”.

Dios sabe cuánto daño el sexo fuera del matrimonio hace a las personas, especialmente a las mujeres, aunque los hombres tampoco escapan las consecuencias.

Se suele decir:

“Una chica da sexo para recibir amor; un chico dar amor para recibir sexo”.

Pero las chicas deben entender que no pueden recibir verdadero amor dando sexo. La clase de amor que un hombre da para conseguir sexo NO es amor verdadero.

Decide decir NO antes de salir con alguien. Si esperas a que tengas que decidir, puede que no sepas qué hacer cuando llegue el momento. Prepárate ahora y determina respetarte a ti misma si quieres que otros te respeten. No debes dejar nunca que alguien te presione a hacer lo que sabes no es la voluntad de Dios ni es conveniente para ti. El hombre que te respete de verdad no querrá hacerte daño ni usarte egoístamente. Muchas veces las mujeres toman decisiones fatales que les hace perder su pureza y su novio.

De igual forma los chicos deben tener cuidado con quien van a relacionarse. La mujer que se vista de forma provocativa, con faldas cortas y escotes grandes no es una mujer que conoce a Dios, sino que tiene una cosmovisión promovida por Hollywood y es posible que no tenga altos valores morales. Eso no quiere decir que no pueda ser una buena persona, pero sus valores no son bíblicos y por tanto no está preparada para el matrimonio. No es necesario vestirse así para ser atractiva y deseable. Las mujeres que se visten de esa forma están atrayendo a los hombres por su cuerpo, no por su personalidad y carácter ejemplar.

Muchas chicas no se dan cuenta de qué forma tan descarada hacen pecar a los hombres y son de piedra de tropiezo para muchos chicos que están intentando vivir de acuerdo a los mandamientos del Señor.

¡Cuidado chicas como os vestís! Tenéis una responsabilidad muy grande de no hacer pecar a los hombres.

Hebreos 13:4

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios”.

Santa Biblia, vs. Reina Valera

Published in: on -12002011-10-03T05:15:11-12:0031000000bLun, 03 Oct 2011 05:15:11 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am10  Comments (33)