¿Cuál Debería Ser la Relación entre Teología y Ciencia?

 

Las respuestas a esta pregunta tan discutida pueden dividirse básicamente en dos grandes campos: quienes insisten en que no hay conflicto posible entre la ciencia y la teología, y aquellos que consideran que dicho conflicto es posible. Los cristianos deberían ser cautelosos antes de aceptar la respuesta fácil del primer campo.

Es muy tentador para los creyentes religiosos tratar de evitar todo el problema y afirmar que la religión y la ciencia nunca pueden entrar en conflicto, no hay nada de qué preocuparse.

Pero esta respuesta puede ser considerada inaceptable una vez que la examinamos con más detenimiento, porque cualquiera que  opte por esta primera respuesta, debe sostener una teoría de la doble verdad, según la cual algo puede ser científicamente falso pero teológicamente verdadero; o que son complementarias, que la ciencia y la teología son dos campos que no se superponen (la ciencia se refiere a los hechos  y la teología nos da el marco de los valores y el sentido). Sin embargo, la teoría de la doble verdad es incoherente, dado que hay una verdad objetiva en cuanto a la realidad. (Afirmar: “No hay verdad objetiva”, sería en si una verdad objetiva y, por lo tanto, ¡estaría refutando lo que pretende afirmar!). Pero si hay una verdad objetiva acerca de cómo es el mundo, no es lógico afirmar, por ejemplo, que mientras, desde el punto de vista científico, es verdadero que el universo es eterno y no fue creado, no obstante, desde el punto de vista teológico, es verdad que tuvo un principio y que fue creado.

 

Con respecto a que se traten de dos disciplinas complementarias, la aproximación popular demasiado a menudo no es más que una excusa velada para desestimar los postulados de verdad de la religión, como es evidente en el comentario cándido de Freeman Dyson: “A fin de cuentas, la ciencia trata de cosas y la teología trata acerca de palabras”.

 

La idea de que sean dos campos complementarios también es inaceptable, porque la fe cristiana hace afirmaciones históricas, y la historia tiene, desde un punto de vista epistemológico, la misma jerarquía que la ciencia, como es evidente especialmente en las ciencias históricas como la paleontología y la cosmología. Por lo tanto, no se puede evitar la posibilidad de verdades conflictivas entre la ciencia y la religión. Debemos reconocer el riesgo que esto implica para la fe cristiana: la verdad del cristianismo estaría en peligro. Sin embargo, ahí radica también su grandeza, porque el mundo que ambos campos tienen en común y que hace posible el conflicto también ofrece la posibilidad de verificar las verdades preconizadas por el teología cristiana.

Ref. William Lane Craig “¿Quién creo a Dios?

 

Forest Flowers

Published in: on -12002009-07-26T08:47:44-12:0031000000bDom, 26 Jul 2009 08:47:44 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Comments (6)  
Tags:

Basura Genómica

DockBasura genómica» que actúa como control del tráfico aéreo de la célula

20 julio 2009 — Los linc-RNAs (por las siglas en inglés de grandes ARNs no codificantes intercalados) han ascendido de moléculas basura a controladores de tráfico aéreo. Está en proceso de explicación el misterio acerca de estas transcripciones del ADN que no se traducen a proteínas.

La ignorancia de las funciones del ADN que no codifica proteínas llevó en décadas pasadas a los científicos de convicción materialista a considerarlos como basura resultante de largas eras de evolución. El creciente conocimiento lleva a la identificación de importantes funciones de regulación y control, añadiendo maravilla a maravilla. Fotografía: FAA


Science Daily
informaba acerca de trabajos en el Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC) y el Instituto Broad que descubrió que estas moléculas de ARN desempeñan una tarea vital. «Los linc-RNAs, antes descartados como “basura genómica” – desempeñan una función global en la regulación del genoma, transportando proteínas para asistir a su regulación en regiones específicas del genoma.» Los resultados se publicaron en el número del 14 de julio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

«Los contemplo como controladores de tráfico aéreo genético», explica el coautor principal John Rinn, PhD, Profesor Auxiliar de Patología en la Facultad de Medicina de Harvard en el BIDMC y Miembro Asociado del Instituto Broad. «Durante mucho tiempo ha sido un misterio cómo proteínas ampliamente expresadas conforman el destino de las células. ¿Cómo sabe la misma proteína cómo regular un sitio genómico en una célula del cerebro y regular una región genómica diferente en una célula hepática? Nuestro estudio sugiere que de la misma manera en que los controladores de tráfico aéreo organizan los aviones en el espacio aéreo, los lincRNAs pueden estar organizando complejos claves de cromatina en la célula.»

Se ha sabido durante algún tiempo que pequeñas transcripciones de ARN están implicadas en la regulación génica, pero los link-RNAs tienen a menudo una longitud de miles de pares de bases. El artículo decía que «parecían más rarezas genómicas que actores esenciales», hasta ahora. «Con estos últimos descubrimientos, que también han desvelado una cantidad adicional de 1.500 lincRNAs, queda claro que estas moléculas de ARN no son meras mensajeras —han demostrado que pueden desempeñar y desempeñan una función principal.»

Refiriéndose a las diferencias en las células del cerebro y las del hígado, otro artículo en Science Daily hundía un paradigma: «El ADN no es el mismo en todas las células del cuerpo: Se desvelan diferencias genéticas fundamentales entre células de la sangre y de tejidos». Un descubrimiento realizado por científicos de Montreal «pone en tela de juicio uno de los supuestos más fundamentales de la genética humana: que cuando se trata del ADN, cada célula del cuerpo es esencialmente idéntica a cada otra célula». Parece que biólogos y genetistas están encontrando nuevas complejidades en la manera en que los genes están distribuidos y son regulados en las células del cuerpo. Estos descubrimientos pueden llevar a una mejor comprensión de los factores que hacen que las células en diversos tejidos parezcan y se conduzcan de forma diferente.

Ninguno de estos artículos tiene ningún trasfondo evolutivo. Cuando la tendencia en los descubrimientos científicos es la de desvelar más y más complejidad, regulación y función hasta el punto de que la analogía que se presenta a la mente es la del control del tráfico aéreo, el diseño inteligente «se hace innegable como la explicación más adecuada», como bien lo ha expresado Jonathan Wells. El piloto Charles Darwin, que prefiere procesos sin dirección, parece abocado a una caída en barrena.


Fuente: Creation·Evolution Headlines“Genomic Junk” Is Cell’s Air-Traffic Control 20/07/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 7/24/2009 07:27:00 PM

Published in: on -12002009-07-24T07:45:13-12:0031000000bVie, 24 Jul 2009 07:45:13 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Comments (11)  
Tags:

Sobre la Formación del Sistema Solar

Desert LandscapeUna «interpretación completamente diferente» acerca de la formación del Sistema Solar

20 julio 2009 — «¿Fueron los planetas formados por unas enormes bolas de fuego?», pregunta New Scientist. Una nueva teoría «pone en duda la opinión de que el sistema solar comenzase como un plácido mar de motas de polvo que simplemente se fueron acumulando para formar planetas». Si se acepta, «hace una interpretación completamente diferente de lo que sucedió en el primitivo sistema solar en sus primeros 2 millones de años».
Las teorías naturalistas del origen del Sistema Solar se debaten
en la irrelevancia. La teoría de la acreción de planetas a partir de
polvo frío, que se representa en esta interpretación artística de la
NASA, carece de base, y la alternativa de las enormes bolas de
fuego tampoco explica los interrogantes más fundamentales. Véase
también Construyendo planetas: No se puede, ¡pero deprisa, deprisa!
Imagen: NASA
Ian Sanders (Trinity College, Dublín) propone que una cercana estrella moribunda lanzó violentamente grumos de magma del tamaño de asteroides a través del sistema solar. La radiactividad mantuvo fundidos estos grumos de magma. Esto llevó a la formación de los enigmáticos cóndrulos, que contienen restos de núclidos radiactivos de período corto. El material en colisión formó también los componentes básicos de los planetas.

Otros encuentran esta idea atrayente pero problemática. Los grumos debieran haberse diferenciado en capas químicamente distintas —lo que no sucede en los cóndrulos. Esto también impactaría en las creencias acerca del origen y de la singularidad de la vida. PhysOrg citaba a la Dra. Maria Lugaro (Universidad de Monash), miembro del equipo internacional de astrofísicos que proponía esta nueva teoría: «Necesitamos saber si la presencia de núcleos radiactivos en los sistemas planetarios jóvenes es un acontecimiento común o especial en nuestra galaxia, debido a que su presencia afectó a la evolución de las primeras grandes rocas (los cuerpos matrices de los asteroides y de los meteoritos) en el sistema solar», decía. «Se cree que estas son la fuente de mucha del agua de la tierra, que es esencial para la vida.»

Este sesgo completamente diferente es bastante oblicuo, desde luego. Así que ahora Neil Armstrong y Buzz Aldrin deberían aceptar la opinión de que, hace 40 años, eran polvo de estrellas caminando sobre polvo de estrellas, sólo grumos de protoplasma caminando sobre viejos grumos de lava despedida violentamente. Suponiendo que el sello de la condición humana es la racionalidad, esto suena como un gigantesco salto hacia atrás para la humanidad.

Aunque es grato ver que alguien se atreve a pensar desde fuera de la caja en el ámbito científico, esta idea parece muy fantasiosa. A los evolucionistas probablemente no les gustará. Para empezar, hace el origen de la tierra al azar mucho más dificultoso, si esto fuera posible. Por otra parte, tiende a refutar la creencia largamente aceptada de que la acreción de polvo es suficiente para construir planetas. Pero, ¿dónde están los datos de una estrella grande y cercana en la posición adecuada, con la cantidad justa de material para sembrar nuestro sol con los componentes básicos cuando resultaron necesarios? ¡Qué conveniente introducir el material justo a tiempo mediante un envío especial! Hagamos la pregunta lógica de seguimiento. ¿De dónde consiguió la estrella moribunda sus grumos de tamaño de asteroides, si la acreción ya no sirve?

«Grandes bolas de fuego» suena más bien a concierto de rock que a un laboratorio científico. Esta propuesta debería llevar a plantear si imaginar «opiniones» después del hecho es realmente ciencia. ¿Vamos a contemplar ahora a los científicos dedicados a inventar opiniones? (opinión f. Dictamen, juicio o parecer que se forma acerca de una cosa que admite distintos puntos de vista y apreciaciones). Uno creía que la ciencia tenía que ver con poner teorías a prueba mediante los datos. La opinión, en esta comunicación, es poco más que una especulación ad hoc inventada para salvar la vieja opinión de las anomalías que la contradicen. Se trata de pseudociencia materialista, por mucho que la propaganda quiera hacerlo pasar como actividad científica.


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesA “Completely Different Slant” on Solar System Formation 20/07/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 7/23/2009 07:49:00 PM

Published in: on -12002009-07-23T07:45:55-12:0031000000bJue, 23 Jul 2009 07:45:55 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Dejar un comentario  
Tags:

Legado Antibíblico

Humpback WhaleGeología histórica, Génesis y la historia de los hombres

18 julio <!–[if !vml]–><!–[endif]–>2009 – El legado antibíblico del darwinismo comenzó antes que Darwin escribiese una sola palabra sobre evolución. En The Great Turning Point [El gran vuelco] (Master Books, 2004), el doctor Terry Mortenson exponía «el gran error de la iglesia acerca de la geología —antes de Darwin». Cierto, fue en el campo de la llamada geología histórica donde comenzó el rechazo de la autoridad de la Biblia. Pero, ¿fue forzado este rechazo debido a datos de campo? Que nadie se deje engañar. A partir de fuentes históricas poco conocidas, Mortenson demuestra dos cosas sorprendentes que los estudiantes nunca oyen en la actualidad en las clases de geología: (1) los geólogos de finales del siglo 18 y principios del 19 decidieron rechazar el registro bíblico del diluvio a pesar de los datos que lo sustentaban, y (2) una docena más o menos de geólogos bíblicos con sólidas credenciales académicas y trabajo de campo escribieron unas obras convincentes en contra del deslizamiento hacia la geología uniformista, o actualista.

 

Sir Charles Lyell, abogado, ideólogo, criptopolítico, desempeñó un papel esencial en la imposición de la interpretación materialista de la historia de la trama geológica de la Tierra.

Mortenson proporciona biografías de siete de los geólogos bíblicos. Los modernos académicos bíblicos, tentados a comprometer la autoridad de las Escrituras en lo relativo a la ciencia y a la historia de la tierra, deberían prestar atención a sus argumentos. El punto clave de Mortensen son las cartas de Lyell que descubrió que desvelan una conspiración deliberada para minar la participación de los teólogos en la ciencia de la geología (en castellano, el lector puede consultar un artículo fundamental y anterior, por el historiador George Grinnell, donde se documenta este mismo punto: Los orígenes de la moderna teoría geológica). Esto Lyell lo consiguió mediante puros subterfugios —no por los datos extraídos de las rocas, como lo reconoce el ya fallecido Stephen Jay Gould, el célebre paleontólogo y geólogo materialista de Harvard:

«Charles Lyell era un abogado, y su libro [Fundamentos de Geología, 1830-1833] es uno de los más brillantes alegatos que jamás haya publicado un abogado…. Lyell se apoyó en verdaderas astucias para establecer su perspectiva actualista como la única verdadera geología. Primero erigió un hombre de paja para demolerlo … De hecho, los catastrofistas tenían un enfoque mucho más empírico que Lyell. El registro geológico parece desde luego demandar cataclismos; las rocas están fracturadas y contorsionadas; hay faunas enteras que han sido aniquiladas. Para evitar esta apariencia literal, Lyell impuso su imaginación sobre la evidencia. El registro fósil, argumentó él, es extremadamente imperfecto y hemos de interpolar en él lo que podemos inferir de manera razonable pero no podemos ver. Los catastrofistas eran los tenaces empiristas de su época, y no unos ciegos teólogos apologistas.»

Gould, Stephen Jay. «Catastrophes and Steady-State Earth»,
Natural History, febrero de 1975, págs. 16-17

«El gradualismo nunca fue “demostrado mediante las rocas” ni por Lyell ni por Darwin, sino que fue impuesto como un sesgo sobre la naturaleza. … ha tenido un impacto profundamente negativo al obstaculizar las hipótesis y al cerrar las mentes de toda una profesión hacia alternativas empíricas razonables al dogma del gradualismo. … Lyell ganó mediante retórica lo que no podía conseguir mediante los datos.»

Gould, S. J., Toward the vindication of punctuational change.
In: W. A. BERGGREN & J. A. VAN COUVERING (Eds.):
Catastrophes and Earth History: The New Uniformitarianism,
Princeton University Press, Princeton (New Jersey), págs. 14-16, 1984.

De modo que el método de Lyell y de los uniformistas fue tomar decisiones filosóficas que determinarían cómo se iban a interpretar los datos. La consecuencia es que hemos padecido casi 170 años de cuentismo, en el que la llamada geología histórica ha presentado modelos que fuerzan sus propias presuposiciones naturalistas sobre el mundo antes que los datos tengan siquiera la oportunidad de hablar (véanse La elevación de una titánica meseta y ¿Están ya preparados los geólogos seculares para considerar un Diluvio Universal? como ejemplos recientes).

 

Jean André DeLuc advirtió de los peligros de aceptar una filosofía materialista como punto de partida para negar el registro cataclísmico de la trama geológica de la tierra y para reinterpretar la historia de la Tierra desde una previa exclusión de Dios.

La tragedia es que la iglesia del siglo 19, en general, simplemente se acomodó y se echó a dormir mientras se daba este crucial debate. Defirieron a los «científicos» como Lyell (un abogado), y comprometieron el relato histórico de la Biblia —la historia del mundo, reafirmada por Jesucristo y los apóstoles. Los geólogos bíblicos comprendían lo que estaba sucediendo. Dieron argumentos sólidamente fundamentados —filosóficos, textuales y probatorios— en su intento de despertarlos, pero los dirigentes cristianos rehusaron prestar atención. En la actualidad se están dando debates y transigencias como en el pasado. Mortenson proporciona al conocedor de la lengua inglesa un valioso y erudito estudio que documenta la clase de «vuelco» en la historia intelectual que puede tener unas drásticas consecuencias. Y se está llegando ya a ser casi demasiado tarde para despertar y aprender la lección. Y todo esto no es nada nuevo. Jean André De Luc ya advertía en el siglo xviii/xix:

La mayor parte de las otras ciencias especulativas no interesan de manera propia más que a los que se interesan en ellas … pero la historia de la Tierra es inseparable de la del hombre… Antes de todos los sistemas aventurados que se ha visto surgir durante el siglo pasado, la geología era cosa inútil para los hombres: judíos, cristianos y musulmanes tenían en Génesis la historia de la Tierra y la de los hombres; y si los paganos no participaban de esta instrucción formal, tenían sin embargo en sus mitologías unos rasgos tan evidentes que era imposible no reconocerlos como descendientes de Noé, como a todas las otras naciones. Eso corroboraba el Génesis para aquellos que tenían la bendición de poseer esa historia precisa del origen y de los principales acontecimientos del género humano.

Así, los hombres no carecían de los conocimientos esenciales a este respecto …

Pero la geología [es decir, la interpretación histórica de la trama geológica de las rocas de la Tierra, Ed.] produjo un profundo cambio. Todos los que han erigido sistemas geológicos han pretendido establecerlos sobre hechos tocantes a la historia de la Tierra: y ello incidía necesariamente en la historia del Génesis y en la de los hombres relacionada con este libro, y pronto se llegó a la conclusión de que si la geología era contraria al Génesis, que este libro no podría ser más que una fábula. Es inútil tratar de eludir esta conclusión: se hace evidente a todos los espíritus, y no se puede rehusar admitir que la geología, ciencia de los «hechos» y de las «deducciones» rigurosas, habiendo adquirido todo el carácter de «verdad», cuando se opone a lo que Génesis relata acerca de los acontecimientos físicos de la Tierra que tienen que ver con la raza humana, la historia de la misma llega a ser incierta. Ésta es una consideración que presento a todos aquellos cuyas funciones los llaman a enseñar y a defender la Religión revelada. Las armas de los atacantes han cambiado, y es necesario adaptarse para la defensa. Se la ataca por la geología, y ésta es una ciencia que los teólogos deben adquirir de manera tan necesaria como la de las lenguas antiguas… 1


1. Deluc, o Luc, J. A. de. Traité élémentaire de Geologie (Ed. francesa, París, 1810). Citado en la obra de Dominique Tassot, A L’Image de Dieu — Préhistoire Transformiste ou Préhistoire Biblique? (Editions Saint-Albert, Annelles 1991), págs. 15-17.


Lecturas adicionales:

por Arthur C. Custance:

por Frank Cousins:


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesAdaptación del suelto sobre la obra de Mortensen con fecha de 18/07/2009
Redacción: David Coppedge / Santiago Escuain © 2009 Creation Safaris / www.creationsafaris.com / © SEDIN 2009 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 7/22/2009 04:38:00 PM

Published in: on -12002009-07-22T04:36:11-12:0031000000bMie, 22 Jul 2009 04:36:11 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Dejar un comentario  
Tags:

Sobre el Origen de la Vida

CraterInvestigadores sobre el origen de la vida sorprendidos jugando

7 julio 2009 — Una «sopa primordial virtual» guisa la vida en un programa informático en un «universo de juguete», según la periodista Leslie Mullen en Space.com. Dice lo siguiente: «La potencia del procesamiento informático podría un día resolver el enigma del origen de la vida».

 

¿Simulación mediante ordenador del origen de
la vida en una sopa primordial?
Imagen cortesía de ICR

EvoGrid es «un concepto informático de la creación que sería una versión digital de la sopa primordial», escribe Mullen. Fue «soñado por un grupo de consultores internacionales y Bruce Damer, el fundador de una compañía de investigación que crea simulaciones de naves espaciales y de misiones espaciales en 3D para la NASA y la comunidad espacial». Cuando no está simulando misiones espaciales reales, se dedica a «la construcción de un modelo de un “universo de juguete” que tiene las propiedades aproximadas de los océanos primitivos de la Tierra».

El comentario de Mullen de que el procesamiento informático podría algún día resolver el origen de la vida parece contraintuitivo.1 ¿Acaso los procesadores informáticos no están construidos mediante un diseño inteligente? En realidad, Damer sueña con dos versiones de EvoGrid:

Damer contempla dos posibles versiones de Evogrid: una versión de «Origins» exenta de intervención, y una edición experimental de «Diseñador Inteligente» que permitiría a la gente manipular la simulación. Damer dice que la edición de DI de Evogrid podría incluir un «módulo de milagros» que permitiría a los usuarios a jugar a Dios en sus intentos de crear la protovida. Pero la edición Origins sería el centro científico, con unos controles estrictos para proteger el experimento de cualquier influencia conductora humana.

Puede que ya sea demasiado tarde para ello. Tiene también visiones de expandir EvoGrid a versiones ajustadas a la astrobiología y a SETI. No explicaba cómo un programador puede ajustar el programa sin ninguna influencia conductora humana. Pero no lo deja ahí: quiere que los biólogos del futuro traduzcan sus organismos digitales a verdaderos seres vivos. Luego quiere crear formas de vida ciberfísicas que puedan colonizar otros planetas.

Pero construir verdaderos animales a partir de modelos de juguete puede que sea una difícil tarea para procesos carentes de conducción. Damer parece comprender esto hasta cierto punto. «La vida es más que la suma de sus partes, y uno no puede simplemente mezclar los productos químicos necesarios y esperar que emerja una forma de vida», dijo. Mullen no quería dejar esto así: «Sin embargo, los investigadores están trabajando duro intentando recrear todas las etapas bioquímicas necesarias para sintetizar una especie de protovida en el laboratorio, de modo que quizá esta posibilidad no esté en un horizonte muy lejano». ¿Y por qué no? Mullen especulaba que «otras civilizaciones inteligentes en el universo probablemente aprovechan el poder de la evolución para resolver problemas difíciles».


1. El origen de la vida tal como se contempla aquí es materialista: un producto al azar de procesos físicos y químicos.

Aquí tenemos el uso de principios de diseño inteligente, pero se quiere hacer pasar fraudulentamente como evolución no dirigida. Y luego decir que la evolución es un poder que puede ser aprovechado hace de los argumentos de Mullan una doble falacia.

El lector habrá observado que la versión de «Origins» de EvoGrid (es decir, la llamada versión «científica» en oposición a la «versión Diseño Inteligente») también tiene un Módulo de Milagros. Pero Damen lo esconde debajo de la alfombra. Pero es imprescindible. Sin este módulo el ordenador se quedaría ahí inútil y se enmohecería. Él juega con EvoGrid como si fuese una especie de theremín (un viejo instrumento musical que los solistas tocan moviendo las manos en el aire). Puede parecer que mantenga las manos fuera del instrumento, pero aunque está dedicado aparentemente a sólo agitar las manos, la influencia del diseño inteligente está controlando todo lo que hace el ordenador.

El público debe saber que aquí lo que tenemos es un juego de ilusionismo y no de ciencia. Estos científicos desencaminados deberían salir de la Tierra de la Fantasía y dedicarse a un trabajo bien fundamentado. Y reconocer abiertamente que el origen y el desarrollo de los seres vivos exige un propósito ejecutado de forma deliberada.

(Cortesía de Randy L. Wysong, The Creation-Evolution Controversy)

 


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesOrigin-of-Life Researchers Caught Playing With Toys 7/07/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 – www.sedin.org


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 7/16/2009 04:49:00 PM


Lecturas adicionales recomendadas

Published in: on -12002009-07-21T04:08:59-12:0031000000bMar, 21 Jul 2009 04:08:59 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Comments (3)  
Tags:

La Explosión Cambrica

Wedding SunflowersVerde que te quiero verde — la Explosión Cámbrica

9 julio 2009 — Algunos científicos han propuesto la idea de que unas simples plantas verdes pueden haber invadido la tierra antes de lo que se creía, y que esto puede haber ayudado a acelerar la aparición de los animales en la Explosión Cámbrica. «Las plantas eran sólo diminutos musgos y hepáticas, pero hubieran ejercido un profundo efecto sobre el planeta», decía New Scientist. «Transformaron en verde la tierra hasta entonces estéril, crearon los primeros suelos y bombearon oxígeno a la atmósfera, echando los fundamentos para que los animales evolucionasen en la explosión Cámbrica que se inició hace 542 millones de años.» Science Daily se unía al coro, diciendo que los científicos «creen que han encontrado el detonador para la explosión Cámbrica».

El musgo … ¡apareció! ¡Así de sencillo! — Así se pasa
por alto que la complejidad de la estructura de las
plantas, y de la misma función clorofílica, hacen
imposible su origen excepto como producto de un plan
plasmado deliberadamente por la sabiduría del Dios omnipotente.
Fotografía: KirinX

Los científicos son Paul Knauth (Universidad Estatal de Arizona) y Martin Kennedy (Universidad de California en Riverside). En su artículo en Nature,1 ni tan siquiera mencionan la explosión Cámbrica ni tampoco la evolución de los animales. Aquí tenemos la única referencia críptica a la misma:

Los datos isotópicos en contraste entre hace 850 millones de años y el Neoproterozoico sugieren que la expansión terrestre de las comunidades fotosintetizadoras precedieron a las significativas perturbaciones climáticas de las glaciaciones tardías del Precámbrico, y que fue seguida por un aumento del O2 (ref. 26) y por un cambio secular en la composición sedimentaria terrestre. El comienzo de una erosión terrestre significativa potenciada bióticamente hubiera aumentado el flujo de elementos nutrientes litófilos y de minerales de arcilla a los márgenes continentales. Esto hubiera aumentado la producción y la preservación por enterramiento de C orgánico hacia los valores actuales, y por consiguiente facilitó el aumento gradual del O2 atmosférico necesario para soportar los organismos multicelulares. La expansión terrestre de una biota terrestre simple y extendida indicada por los datos isotópicos podría haber sido así un paso crucial en la transición desde el mundo Precámbrico al del Fanerozoico.

La afirmación que hacen de que las plantas colonizaron la tierra antes de lo que se creía se basa totalmente en datos de isótopos en calizas —no en ningunos fósiles de plantas. En el mismo número de Nature,2 Eric Hand admitía que esta es una afirmación polémica. Al principio les daba el beneficio de la duda: «Según sugiere un nuevo estudio, una gruesa alfombra verde de vida fotosintética, de una magnitud como la que vemos ahora, explotó a través de la Tierra hace 850 millones de años —mucho antes de lo que se creía». De modo que no sólo no ofrece una solución para la Explosión Cámbrica de los animales, sino que añade una segunda explosión de plantas. Esto parece ser otro obstáculo para la teoría darwinista.

También atribuía a Knauth y Kennedy la conclusión de que «El verdeado de la Tierra antigua podría ser así indirectamente responsable de la repentina evolución, comenzando hace unos 600 millones de años, de animales respiradores mayores, con células hambrientas de oxígeno», pero luego reconoce que sólo hay indicios indirectos.

Hand recuerda a sus lectores que otros estudios contradicen la aparición de las plantas en época tan temprana. «El estudio contradice otras investigaciones que consideran los océanos, en lugar de la tierra, para justificar los mismos datos isotópicos.» Esta tesis también se enfrenta a la extendida posición del escenario «Tierra bola de nieve» que postula glaciares en los trópicos para la misma época en que Knauth y Kennedy dicen que las plantas estaban invadiendo la tierra. Y da una lista de otros problemas: (1) «no hay muchos datos de una vida vegetal extendida hasta hace alrededor de 400 millones de años, y (2) «para tener el efecto sobre el registro de carbonato que ellos ven, la antigua vida fotosintética tendría que haber estado funcionando a la escala en que lo hace hoy —una alfombra verde a escala mundial». ¿Dónde están los datos? Una alfombra así hubiera dejado su traza en el registro fósil —«algo para la posteridad», como dice Hand. Un paleobiólogo dijo que hubiera sido inevitable que las plantas dejasen sus trazas en las rocas.

A pesar de estos problemas, la prensa popular hizo resaltar la impresión de que Knauth y Kennedy habían solucionado el problema de la Explosión Cámbrica. Science Daily decía que el verdeado de la tierra «virtualmente estableció el trasfondo para la posterior explosión de vida mediante el desarrollo de un suelo primitivo que retenía carbono, que llevó a la acumulación de oxígeno y que permitió la evolución de formas superiores de vida». En este «mundo feliz» de oxígeno libre, Kanuth «explicaba» que «los animales primitivos hubieran estado encantados de respirar al extenderse a través del océano de este nuevo mundo». New Scientist observaba un par de problemas que significaban la proverbial «mosca en el perfume» para su idea, pero seguía dándole un sesgo favorable: «Transformaron en verde la Tierra hasta entonces estéril, crearon los primeros suelos y bombearon oxígeno a la atmósfera, echando las bases para la evolución de los animales en la Explosión Cámbrica que comenzó hace 542 millones de años».

Science Daily hace un par de comentarios que los historiadores y filósofos de la ciencia podrían querer analizar: «Un elemento clave de este escenario es no tanto lo que los investigadores vieron en los datos, sino lo que estaba ausente» (esto se refiere a un vacío en las gráficas de los datos de isótopos en la caliza que Knauth y Kennedy interpretaron como significativos del momento de la llegada de las plantas terrestres). El artículo también citaba estas palabras de Knauth: «Nuestro trabajo presenta una tesis alternativa simple de los miles de mediciones de isótopos de carbono que se habían aceptado como indicio de cataclismos geoquímicos en el océano». ¿Qué deben estar pensando de esta reinterpretación los científicos que realizaron estas mediciones?


1. L. Paul Knauth y Martin J. Kennedy, «The late Precambrian greening of the Earth», publicación en línea adelantada de Nature 8 julio 2009 | doi:10.1038/nature08213; Received 20 June 2008; Accepted 18 June 2009; Published online 8 July 2009.

2. Eric Hand, “When Earth greened over,” Nature, 460, 161 (2009), doi:10.1038/460161a, July 8, 2009.

Knauth dice: «Los isótopos están chillando que esto sucedió en el Neoproterozoico.» No. No es esto lo que están chillando. Lo que chillan es: «¡Basta de deducciones injustificadas!» Es injustificable decir que esto «virtualmente estableció el trasfondo para la posterior explosión de vida». ¿Qué clase de cuento chino es éste? Nos presentan a Doña Fortuna como una camarera que va anunciando: «¡Tenemos una ensalada de chiripa, y para primer plato azar con verduras! ¡Luego coma algo de carbono crudo condimentado con oxígeno, y se transformará en un trilobite!» El origen de las plantas y en particular de su actividad fotosintética es un problema irresoluble apelando al azar y a la ley natural, pero se recurre a tapar el problema bajo un manto de silencio. Véase La evolución de la fotosíntesis: Una teoría en crisis. y en general bajo la etiqueta fotosíntesis.

El proceso mediante el que el público ha recibido esta información en los medios populares es una descarada tergiversación de lo que el artículo original decía realmente (y lo que los datos daban en realidad). Sucede que dos científicos repletos de filosofía darwinista usaron unos datos indirectos, basados en vacíos, que iban en contra de miles de mediciones por parte de otros, y los estiraron mediante una larga serie de «quizás», «posiblementes» y «pudieras» para dar un escenario acerca de cuándo las plantas verdes colonizaron la tierra, todo ello basado en una relación incestuosa entre la teoría de la evolución y la geología evolutiva, que luego cocieron y sirvieron como un fundamento para explicar la Explosión Cámbrica. Una verdadera manipulación.

Esto es un cuento contado con abundancia de imaginación exenta de pruebas. Pero consideremos lo que los medios de comunicación, totalmente consagrados al materialismo, dicen sin ningún fundamento: que estos dos autores «han encontrado el detonador» para la repentina aparición de animales complejos; como si encontrar algunos ladrillos tirados por el suelo nos proporcionase la explicación de la existencia de un rascacielos. Aquí tenemos como se gasta el dinero público. Toda esta actividad propagandística fue financiada por la NASA y la Fundación Nacional de la Ciencia.

Los reporteros de New Scientist y de Science Daily aceptaron sin más todo lo que estos dos científicos dijeron, sin primero aplicar ningún criterio para ver si estaba fundamentado o no. Luego sencillamente repitieron maquinalmente lo que el comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Arizona, en un ejercicio de autobombo, proclamaba para honrar a los suyos, y añadieron su propia salsa para hacer más asimilable el cuento. Como táctica de propaganda, tenemos una lección magistral. Pero la Explosión Cámbrica sigue en pie, como refutación de la tesis darwinista en particular, y del evolucionismo en general.


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesGreening the Cambrian Explosion 9/07/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris – www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 – www.sedin.org

<!–[if !vml]–><!–[endif]–>


Poco antes de morir a sus 100 años, el legendario paladín de la teoría de la evolución, Ernst Mayr, narraba algunas de las batallas evolucionistas que había luchado —contra otros evolucionistas. Léase el artículo Ernst Mayr cuenta las batallas evolutivas del siglo XX donde él describe la aceptación de la síntesis neodarwinista como una conquista en un campo de batalla.


Publicado por Santiago Escuain para Boletín de SEDIN el 7/17/2009 12:15:00

Published in: on -12002009-07-20T03:31:38-12:0031000000bLun, 20 Jul 2009 03:31:38 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Dejar un comentario  
Tags:

Paz Interna. La Ciencia de Dios, la Biblia, nos dice como conseguirla.

La paz. Que palabra tan importante. La paz es lo que todos buscan y no lo saben. La paz interior, el tesoro mas grande que podemos tener, no viene en cápsulas. El estrés, que es la ausencia de paz interna, puede causar tensión alta, bocio, migrañas, artritis, enfermedades del corazón, ulceras gastrointestinales, y todo tipo de enfermedades mentales. La paz con Dios puede curar estas enfermedades.

Los médicos pueden prescribir fármacos pero no pueden hacer mucho sobre la causa que genera las enfermedades, especialmente si no se trata el espíritu que es el componente más importante.

Paz. Que palabra tan importante. Hablamos de la paz interior, no la ausencia de guerra. Aunque esto es también una guerra, en el corazón.

La Biblia tiene mucho que decir sobre la paz. Nosotros tenemos mucho que aprender sobre esta palabra.

Donde hay estrés no hay paz. La falta de paz interior es la causa # 1 de casi todos nuestros problemas de salud. Esto parece una exageración pero si se analiza detenidamente a la luz de la palabra de Dios, vemos que el conseguir tener paz duradera es el beneficio más grande que podemos alcanzar en esta vida. Ninguna otra cosa se puede comparar con ella.

Pero la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento no es tan fácil conseguirla.

Filipenses 4:6-7 dice:

“Por nada estéis afanosos (ansiosos, preocupados) sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios, con toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la PAZ DE DIOS, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

Necesitamos más que una píldora para los problemas de estrés en los que se encuentra el hombre que ha perdido todos sus ahorros en la crisis económica, para la mujer que ha sido abandonada por su marido, y para el hombre que maquina por la noche en su cama como va a vengarse del que es responsable de sus problemas.

Dios prometió al pueblo judío que si andaban en obediencia a sus estatutos los protegería de toda enfermedad, cosa que la medicina moderna no puede prometer con todas sus medidas preventivas.

“Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, NINGUNA ENFERMEDAD DE LAS QUE ENVIÉ A LOS EGIPCIOS TE ENVIARÉ A TI; porque yo soy Jehová tu sanador.

Hoy día tenemos no una epidemia, sino una pandemia de problemas psiquiátricos causados por vivir una vida ignorando las leyes de Dios. El fruto y beneficio más grande que resulta de tener una relación con Dios por medio de la fe en su Hijo Jesucristo, es la paz.

El problema principal que tienen los que sufren de depresión, de ansiedad, de tensión, de temores infundados, etc. es la falta de paz. El hombre no se da cuenta de que la conciencia pesa mucho. Está inconsciente del papel que esta juega en todos estos problemas físicos. Pero el subconsciente es muy real.

La Biblia dice:

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

Pero hay buenas noticias. Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a traernos la paz.

En Juan 14 leemos:

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay. Voy a preparar lugar para vosotros y volveré y os llevaré allí”.

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

Juan 14:6

“Yo soy en camino…”

“El que a mí viene, no le echo fuera. Venid a mi para que tengáis vida en abundancia”.

Palabras de Jesucristo. Palabras de vida. Jesucristo es el camino a la paz duradera.

logos77

Published in: on -12002009-07-18T14:07:21-12:0031000000bSab, 18 Jul 2009 14:07:21 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm07  Comments (39)  
Tags:

Ciencias Históricas y Ciencias Experimentales/El caso para el Diseño Inteligente

Stephen Meyer, el director del Discovery Institute, y portavoz principal del movimiento Diseño Inteligente, en su maravilloso y ultimo líbro “Signature in the Cell”, nos revela algo muy interesante.

Parece ser que después de todo estamos llegando a un entendimiento sobre lo que se puede considerar hoy día como disciplina científica.

Según ciertos sectores del mundo científico, la ciencia se puede clasificar de dos formas. Unas pueden ser clasificadas de “ciencias históricas” y otras como “ciencias experimentales”. Entre las primeras se encuentra la geología, la biología evolutiva, y la paleontología. Entre las segundas, la física, la química, y otras.

Las ciencias históricas se basan en conocimientos o evidencias previas, pero no necesariamente en pruebas falsables de laboratorio. Ese es el caso de las ciencias descritas arriba, entre las que se encuentra la TE. Así fue  como esta llegó a legitimizarse al enfrentarse a los que cuestionaban su credibilidad.

Stephen J. Gould argumentó que las teorías científicas históricas eran falsables, pero no necesariamente por experimentos de laboratorios. Este famoso científico enfatizó que las ciencias históricas demostraban sus teorías evaluando su poder de explicación basado en ciertos datos históricos del pasado.

Meyer, en sus años de estudios en Cambridge empezó a descifrar como los investigadores estudian el pasado y examinó también a los filósofos de la ciencia que fueron los primeros en usar estos métodos. Esto nos lleva a los maestros: Charles Darwin, su tutor Charles Lyell y otros menos conocidos que fueron pioneros en este método científico. Esto explica como la TE llegó a considerarse ciencia. Pertenece a las ciencias históricas.

Y ¿qué del Diseño Inteligente? Veamos.

En el capitulo seis del último y excelente libro de Stephen Meyer, “Signature in the Cell” aprendemos los siguiente:

HPIM0502El Origen de la Ciencia y la Posibilidad del Diseño que se encuentra en la molécula del ADN nos lleva a los famosos científicos James Watson y Francis Crick descubridores de su extructura.

¿Cómo alcanzaron estos brillantes científicos tal hazaña? No lo hicieron siguiendo los métodos tradicionales establecidos por la clase dirigente, la cual requiere una serie de publicaciones en revistas de investigación basadas en largos años de experimentos personales e investigaciones, sino en evidencia preexistente presentada en una nueva forma con más coherencia y usando diferentes métodos científicos.

Esta es la corriente que sigue el Diseño Inteligente, el cual se puede clasificar como ciencia histórica.

Ref.  “Signature in the Cell” Stephen Meyer, 2009.

****************************************

Published in: on -12002009-07-13T06:58:03-12:0031000000bLun, 13 Jul 2009 06:58:03 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am07  Dejar un comentario  
Tags:

Las Cuatro Preguntas Más Difíciles De Contestar (Primera Parte)

  1. ¿Quien Soy?
  2. ¿Por qué estoy aquí?
  3. ¿Por qué hay tanta maldad en el mundo?
  4. ¿Cómo se pueden cambiar las cosas?

Frangipani FlowersCada persona viviente se hace estas preguntas. Son preguntas de difícil respuesta pero son las más importantes que podemos hacernos.

Como contestarlas.

 1. ¿Quien soy.

Nuestra cultura dice que eres un accidente. Un error. Un mono glorificado. El resultado de procesos evolutivos al azar. Eso es todo. Sin propósito. Sin meta. Eres nada. Este es el patético panorama que pintan los evolucionistas. Si llevamos esto a su conclusión lógica, en realidad no vales ni más ni menos que una rata. Si ésta fuera una especie en extinción que vive en tu entorno, ¿adivina quien tendría que mudarse para dejarle sitio?

La Biblia dice:

“(Cristo) Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él”.

Quizás ahora te preguntes que tiene que ver este texto con la pregunta ¿quién soy? La respuesta es que no puedes saber quién eres hasta saber quien es él. Jesús es la imagen del Dios invisible. Él es Dios con nosotros. El Todopoderoso.

¿Qué cosas creó Jesús? Todas las cosas en el cielo y en la tierra. Tronos, dominios, autoridades—todas las cosas fueron hechas por El.

Así que, ¿quién soy? ¿quién eres? Génesis dice: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra, y todas las cosas que hay en ella¨.

Mientras que nuestra cultura postmoderna dice que somos el resultado de procesos al azar, la Biblia dice que soy la joya de la creación de Dios, (Salmo 8:5). No soy un accidente, no soy el resultado de procesos al azar sin dirección.

La Biblia dice: “Porque tú me formaste en mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre”. (Salmo 139:13).

 2. ¿Por qué estoy aquí?

Nuestra cultura dice: Estás aquí para consumir y pasarlo bien. Disfruta todo lo que puedas porque cuando mueras se acaba todo. Para eso estás aquí. Eso es lo único que cuenta.

Cuando se juntan el consumo y el placer, se llega a resultados desastrosos.

Si no hay razón ni lógica en esta existencia, si solo soy el resultado de procesos naturales, y existo solo para consumir y pasarlo bien, lo único que importa es que yo sea más importante que tú y si tienes algo que yo necesite para mi placer. Esta es la mentalidad de nuestra cultura, dentro de algunas iglesias y fuera de ellas.

Pero ¿que dice la Biblia sobre esto?

Todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas por él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia. (Colosenses 1:16b-18).

La Biblia contesta a la pregunta de por que estoy aquí de forma muy diferente a nuestra cultura. Volvemos a la supremacía de Cristo. El propósito supremo de todas las cosas es traerle gloria al Señor Jesucristo.

Eso dice Colosenses “todo fue creado por medio de él y PARA ÉL.

¿Por qué estoy aquí?  No para consumir y disfrutar, sino para traerle gloria y honor al Señor Jesucristo. Para eso existo. Para eso existes, para eso nos inculcó aliento de vida. Para eso nos creó.

Ref. Answers in Genesis

**************************************************************************************

Published in: on -12002009-07-02T15:21:12-12:0031000000bJue, 02 Jul 2009 15:21:12 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 pm07  Comments (5)  
Tags: