¿Hay algo que te impide aceptar la salvación que Jesús te ofrece? Descubre qué es

Blue flowers

Si has comprendido bien lo que significa creer en el Señor Jesucristo y recibirlo y aún no eres salvo, hay una razón. La razón es que no estás dispuesto a entregarle tu corazón al Señor. No estás dispuesto a obedecerle.

Para ayudarte a comprender lo que te impide ser salvo, estudia detenidamente las preguntas siguientes:
•¿Hay algún pecado en tu vida que no estés dispuesto a abandonar?
•¿Estás involucrado en alguna relación pecaminosa y no estás dispuesto a dejarla?
•¿Estás guardando rencor o amargura en tu corazón contra alguien y no estás dispuesto a perdonar y arreglarlo?
•¿Hay algún rasgo de orgullo que no estés dispuesto a dejar para venir a Cristo?
•¿Has cometido algún pecado contra alguien que no estés dispuesto a enmendar?

Cualquier cosa que pueda haber en tu vida, si no estás dispuesto a obedecer a Dios, significa que no te has arrepentido. No serás salvo a menos que cambies la actitud de tu corazón y te arrepientas. El Señor Jesús dijo:

“Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (San Lucas 13:3).

Necesitas volver tus pensamientos a ese Salvador que te amó tanto como para morir por tí. El Señor Jesús no sólo derramó Su sangre preciosa por nosotros, sino que derramó muchas lágrimas por nuestros pecados (Lucas 19:41-44) . Amorosa y fervientemente nos advirtió sobre las consecuencias terribles de morir sin ser perdonados de nuestros pecados. Ahora lee San Marcos 9:43-48. Permite que Dios hable a tu corazón.

Es posible que estés diciendo: “Sí, Dios está señalando cierto pecado en mi vida, pero no sé como dejarlo”. Pero aún hay esperanza para ti, si te acercas a Jesús. ¡El es amigo de los pecadores!

Jesús dijo: “El que a mí viene, no le echo fuera” (San Juan 6:37).

Ven a Jesús tal como eres. Arrodíllate ante El y dile la verdad sobre ti mismo. Si no estás dispuesto a abandonar tus pecados, díselo a El. Y si quieres que El te haga dispuesto, díselo también. No tengas miedo de decirle al Señor Jesús cualquier cosa, con tal que sea la verdad. Sé completamente sincero con El.

No endurezcas tu corazón. Al contrario, pon tu vida en las manos de Jesús. El puede cambiarte. El dijo:

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no le echo fuera”, (Juan 6:37).

JOYA DESCUBIERTA

Un cristiano es una persona en la cual vive Cristo.

Ref. Escuelas “Fuente de Luz”

Published in: on -12002013-04-12T11:33:05-12:0030000000bVie, 12 Abr 2013 11:33:05 -1200-12:00 23, 2008 at 11:59 am04  Comments (3)  

3 comentariosDeja un comentario

  1. Es cierto, pasan muchas cosas, convertidas en pecado, algunas, no se llega a saber ¿que es un pecado?. Debemos entregarnos al Señor en oración y reconocer que Él nos dio a su hijo unigénito para que muriera en la Cruz y con su Sangre, pagar por mis pecados, una muerte horrible, pero tenemos que tener conciencia que con su sangre limpió mis pecados ,pasados, presentes y futuros, pero no quiere decir que sigamos pecando, si así fuera, habría que revisar nuestra vida y preguntarnos por cual camino andamos ¿el ancho que lleva a la destrucción o el angosto que va camino al Cielo?. Un Versículo que nos debe guiar siempre es «La fe es por el oír y el oír por la Palabra de Dios» Romanos 10: 17. Una anécdota mía, se me tubo que explicar que oír es escuchar, leer y meditar. A partir de ello, tome la Biblia que es el Libro más leído en el Mundo y que contiene la Verdad desde hace siglos y por los siglos, Amén.

  2. Muy buen artículo: sencillo y directo. Es fiel a la última orden de Cristo poco antes de su ascensión, en Mateo 28:19-20:

    «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE MANDADO; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

    Pero me gustaría hacer una puntualización: Según recoge Marcos, Jesús dijo sobre su regreso :

    «A quien tiene, se le dará más , pero a quien no tiene, aun lo que PIENSA tener la será quitado».

    De modo que, el Señor perdona nuestro pasado; y quizás incluso algo de nuestro presente… si ve que nos esforzamos en cambiar, que luchamos con nuestras debilidades. Pero ese mensaje de que siempre nos perdona (también nuestro futuro) pude llevar a la complacencia:
    «Bueno, el Señor sabe que soy imperfecto… el siempre me perdonará…»

    Y eso es peligroso, porque todos tendremos que responder por lo que hacemos después de habernos entregado a Él, de haber hecho compromiso con Él. Si seguimos viviendo relajados, sin tomar en serio nuestro pacto después de haber sido limpiados de pecado, y además trasmitimos ese mensaje de laxitud al resto, entonces estaremos trayendo condenación sobre nosotros: ni nos esforzamos para cumplir nuestro compromiso… ni permitimos que quienes nos escuchen se esfuercen en ser fieles.

    El último mensaje de Jesús antes de la ascensión fue claro:

    “…enseñándoles que GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE MANDADO”

    Y esa es la clave: bautismos para perdón de pecados, nuevo pacto con el Señor… y obediencia. De no hacerlo así, no lo estaremos tomando en serio, y el Señor no nos tomará en serio a nosotros.

    ¿“Por qué me llamáis ‘Señor, Señor,’ y no hacéis lo que yo os digo»?

    Un saludo a todos. Felicidades Logos, no solo por este artículo, sino por toda tu dedicación al Evangelio del Señor.

  3. Hola Jolimu

    Es cierto lo que dices, debemos mostrar la realidad de nuestra Fe por la forma en que vivimos si de verdad hemos llegado a tener la experiencia de un encuentro personal con Cristo.

    Nuestras buenas obras DESPUÉS de eso serán evaluadas por el Señor para dar recompensas de acuerdo a qué clase de obras hayamos hecho.

    1 Corintios 3 nos lo explica muy bien.

    «Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo, como perito arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. 11 Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 12 Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y hojarasca, 13 la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará. 14 Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.»

    Primero, la salvación por la fe en Jesucristo vs. 11. Ese es el fundamento o cimiento.

    Segundo, las obras que se edifican sobre el fundamento, vs. 12-15.

    Gracias por tu aportación, siempre bienvenida.

    Bendiciones


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s