Interpretación del sermón del monte

 

Mateo 5:1-12

“Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose vinieron a él sus discípulos. Y les enseñaba diciendo: Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de la cielos”.

¿Quienen son los pobres de espíritu? ¿Son gente humilde que no tiene opiniones y son mustios y apagados? No, no es éste el significado. De acuerdo a la enseñanza bíblica los pobres de espíritu son aquellos que buscan a Dios porque reconocen que no son nada sin Él y que necesitan ayuda. Los demas son orgullosos que se sienten autosuficientes.

“Bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación”.

Esto se refiere al lamento de los hombres por sus pecados cuando se  arrepienten sinceramente de ellos confesándolos a Dios para recibir perdón. Así lo hizo el Rey David cuando cayó en pecado con Betsabé, la mujer de uno de sus generales.

Salmo 51:1-2

“Ten piedad de mi, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado”.

“Bienaventurados los mansos porque ellos recibirán la tierra por heredad”.

¿Quien son? ¿Los débiles que se dejan pisotear? No, la mansedumbre es lo contrario a estar fuera de control. Mateo 5:22 Jesús nos dice lo siguiente:

“Pero yo te digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga necio a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego”.

Es lo más difícil—crucificar la carne con sus pasiones y deseos. Es quien puede controlarse de los placeres del mundo, se auto controlan para no hacer el mal sino el bien.

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”.

Estos son los que buscan la justicia de Dios y no la suya propia como hacían los fariseos (Romanos 10:1-4). Ignorando la justicia de Dios y procurando establecer la suya propia. Los que buscan la justicia de Dios serán saciados.

“Bienaventurados los misericordiosos porque ellos recibirán misericordia”.

Si dais misericordia a otros recibiréis misericordia de nuestro Padre. Lo que se siembra se recoge.

 

Santa Biblia, vs. Reina Valera 1960

 

 

 

 

 

Published in: on +00002017-08-22T09:17:06+00:0031000000bTue, 22 Aug 2017 09:17:06 +0000UTC 23, 2008 at 11:59 am08  Comments (2)  

2 comentariosDeja un comentario

  1. Es cierto, el Salmo 51 y sus versículos orientan a la purificación de mis pecados con arrepentimiento de corazón y alma, es decir,le pido al Señor me perdone mis pecados, no es una práctica en los cristianos el estar pecando, sin embargo, no estamos libres. La mansedumbre ayuda bastante sobre todo en un hogar cuando no son todos cristianos por más que se respeten los credos, siempre hay que dialogar y la mansedumbre es pieza principal para el buen entender.
    ¡¡BENDICIONES EN EL SEÑOR JESUCRISTO!!

  2. Gracias hermano Daniel porque siempre deja un comentario edificador. Usted es un fiel hermano.

    Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s